text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Nutrición

      

¿Cuándo te decidiste a estudiar esta carrera?

Decidí estudiar nutrición cuando estaba en enseñanza media. En segundo o tercero medio ya tenía claro que quería ser nutricionista y esto por una amiga que tuvo bulimia en el colegio. Ella me contaba sobre la labor que tenía el nutricionista en el tratamiento que recibió mientras estuvo internada. Fue ahí cuando dije yo quiero hacer eso.

¿Cuál fue tu experiencia en la universidad? ¿Qué fue lo más difícil?

Yo tenía una muy buena base en ciencias básicas por lo tanto el primer año se me hizo relativamente fácil. Todo lo que es biología, química, matemática no me costaron mucho, aunque todos los ramos son pasables. Si uno es constante y estudia no deberías tener problemas con las asignaturas. Ya en segundo y tercero los ramos empiezan a ser más de la carrera y si te gusta estudias con más ganas.

¿Qué nos podrías decir del campo laboral de los nutricionistas?

Es bastante amplio. No solo nos quedamos en el hospital o en el consultorio como es el caso de otras carreras del área de la salud. Nosotros además del trabajo en el área clínica, donde nos preocupamos de la alimentación del paciente y como a través de eso lo sacamos adelante, nos podemos desempeñar en el área de alimentación colectiva que tiene que ver con el trabajo que se desempeña en los casinos de las empresas. También está el trabajo en salud pública, donde trabajamos con pacientes ambulatorios. Esa es una labor rica en cuanto a educación, contacto y cercanía con el paciente. Hay otra área que está en expansión que tiene que ver con nutrición y actividad física, porque se ha visto que es importante el manejo nutricional del deportista si se quiere incrementar su rendimiento. Además nos podemos desempeñar en bromatología, que tiene que ver con el análisis de alimentos y siempre está la posibilidad de desempeñarse en investigación o docencia, como es mi caso.

- Y, ¿cómo llegaste al mundo académico?
- Yo egresé el 2007 ganándome el premio Universidad de Concepción a la mejor alumna de esa promoción. Eso me dio la opción de estudiar un magister que imparta la universidad. Empecé a investigar y encontré uno en Educación Médica pero para ingresar tenía que estar ligada a una institución de educación superior, entonces me contacté con una profesora que me hizo clases en la UDEC, al tiempo me llamó para decirme que necesitaban una persona en la Universidad del Desarrollo, donde ella también hacia clases, así que renuncié a mi trabajo en Huachipato y desde el 2009 estoy acá. Mi sueño fue siempre hacer clases, me encanta entregar conocimientos.

¿Cuáles son tus planes profesionales a futuro?

Terminando mi magister tengo ganas de irme a hacer un doctorado al INTA (Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos) de la Universidad de Chile, porque siento que aún hay mucho por descubrir en alimentación. La nutrición es una ciencia relativamente joven por lo que todos los días se están descubriendo cosas nuevas. Pienso seguir haciendo docencia, pero también investigación.

Con todo esto de la preocupación por la obesidad, ¿crees que sirva de impulso para la profesión?

Sin duda, es el minuto para el profesional nutricionista. Con la situación que está viviendo nuestro país, el Gobierno se ha dado cuenta de que no podemos seguir en estas condiciones. Si no revertimos esto vamos a ser un país enfermo, lleno de trabajadores diabéticos, con colesterol elevado o con hipertensión arterial que van a vivir pidiendo licencias médicas y a la larga eso le sale muy caro al Estado. Hay países que ya tuvieron su peak de obesidad y tuvieron que intervenir. Yo creo que nosotros vamos en ese camino.

Respecto a lo anterior, ¿cuál es tu opinión acerca de leyes como la del Super8? ¿No te parecen muy restrictivas?

Necesariamente tenemos que educar a la población. No sacamos nada con ponernos a restringir si no le enseñamos a la gente sobre los muchos mitos en torno a los alimentos. Por ejemplo, yo sería feliz si el día de mañana hubiese una nutricionista por colegio.

En resumen, ¿estás satisfecha con tu elección profesional?

Yo feliz, me encanta lo que hago porque además puedes ir poniendo en práctica tus conocimientos con tus más cercanos. Soy una enamorada de mi carrera.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.