text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Kinesiología

      

¿Qué te llevó a estudiar esta profesión?

Una fuerte vocación de servicio, el poder sentirme útil y ayudar a las personas. Eso es algo gratificante porque los pacientes se muestran agradecidos y eso para mí es muy especial, me siento parte importante de su recuperación. Quería una carrera que me hiciera entregar lo mejor de mí, de hecho otra de mis opciones era ingresar a la Escuela Militar.

¿Y eso fue lo que viste en kinesiología?

La verdad es que nunca pensé en kinesiología. Mi opción era enfermería, hasta que hablé con una niña de un stand y encontré bonita su experiencia, después investigué por mi cuenta en Internet, leí algunos afiches y conversé con kinesiólogos. Me di cuenta que son los profesionales de la salud que pasan más tiempo con los pacientes, cosa que ahora puedo confirmar. Con un solo paciente puedo pasar 40 minutos, porque tengo que ver cómo está, cómo se siente, examinarlo de pies a cabeza. Además, es una especialidad super integral porque hay que preocuparse de la parte ósea, respiratoria, neurológica. El paciente es un todo.

¿Qué fue lo más difícil que te tocó vivir en la universidad?

Lo más complicado fue reprobar un ramo. Eso para mí fue como el fin, me quería morir porque en la universidad un ramo es un año. Pensaba, hasta aquí llegué. Después me di cuenta que eso no era así, tuve el apoyó de mi familia que me animó a seguir y hablé con los profesores.

 

¿Cuál fue la principal diferencia entre la universidad y el trabajo?

La universidad es super teórico. Por ejemplo, en traumatología nunca vi un paciente. Cuando empecé a trabajar me preguntaba qué hago, no sabía que hacer, pero tenía la base que es lo importante. En esto uno tiene que practicar una y otra vez y seguir investigando. No todas las personas son iguales, no se puede emplear la misma técnica con todos los pacientes, hay que evaluarlos, tengo que descubrir que tienen, ver que síntomas presentan. Recién ahí uno dice me sirve esto, hago esto otro.

¿Cómo ves el campo laboral?

Se ve bastante amplio, cada vez se abren nuevos puestos y se hacen llamados a concurso. De hecho, hace poco supe de un llamado para trabajar en Penco-Lirquén en lo que llaman kinesiología integrada. Además, por el envejecimiento de la población han tomado fuerza las especialidades que se centran en los adultos mayores como traumatología en tercera edad o gerontología.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.