text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Reportaje

Preuniversitarios, cuando la ayuda viene de las propias universidades

      
Pasado el proceso de la Prueba de Selección Universitaria para quienes egresaron de Cuarto Medio el año pasado, ahora el turno de vivir la experiencia para una nueva generación. En este sentido no son pocos los que junto con el inicio de las clases en marzo están pensando en preparar en paralelo el examen de admisión que deberán rendir a fines de este 2012.

Si bien en la mayoría de las ciudades del país existen entidades con años de experiencia en esta materia, las universidades han ido ganando espacio entre los alumnos a la hora de elegir dónde preparar la PSU. Y es que junto con ofrecer estudiar en un ambiente de campus también suelen presentar una mejor alternativa económica por el carácter solidario de muchos de ellos.

Lo cierto es que un buen número de federaciones de estudiantes, centros de alumnos, facultades o departamentos han dado pie a iniciativas de este tipo con el objeto de mejorar el acceso a la universidad de los grupos sociales menos favorecidos y que no cuentan con una educación escolar de calidad.

En que fijarse para elegir

Como la oferta es tan amplia, quienes estén interesados en matricularse en un preuniversitario deben tener ciertos puntos en consideración para estar seguro que se ha elegido la mejor alternativa. Según el diario El Pingüino de Punta Arenas, para el jefe de psicología de la Universidad de Magallanes, Eduardo Pino, los preuniversitarios se deben entender como un complemento a lo aprendido en el colegio. En cuanto a lo que se espera de ellos recomienda fijar metas realistas y en línea con el rendimiento académico de cada uno.

Además aconseja fijarse en “la organización que le entrega al alumno para repasar y abordar los contenidos que se enfrentarán en la PSU, especialmente aquellos que después de cuarto medio optan por no entrar a planteles de educación superior y sólo prepararse para obtener un buen puntaje”, esto porque la mayoría de los jóvenes de esa edad no tienen la suficiente autonomía para crear planes de estudio y ser constantes “por lo que el asistir a clases y tener tareas que realizar les ayuda bastante”, dice el académico.

Continúa leyendo este reportaje



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.