text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Diamela Eltit, la diversidad en la literatura

      
Diamela Eltit junto a Marcela Albornoz
Diamela Eltit junto a Marcela Albornoz
¿Quieres saber qué eventos realizan las universidades hoy?

La Dirección de Extensión inició un ciclo de “Tertulias culturales musicales” y para dar el vamos invitó a la escritora y ensayista Diamela Eltit, quien junto a la directora Marcela Albornoz y al público asistente, desarrolló una intensa conversación.

La actividad se desarrolló el 27 de julio en el Centro de Extensión de la Universidad de Talca y en la ocasión el diálogo fue acompañado por la música del grupo juvenil “Pura Madera”.

La escritora manifestó su asombro y espanto ante las señales de la tragedia del 27/2 que observó al llegar a la VII Región. Para la novelista, la literatura es una forma de respuesta a la realidad, incluyendo situaciones dramáticas como las que enfrentamos en Talca. “En situaciones como éstas se crean relatos épicos, de resistencia, de sobrevivencia, que dan sentido a la vida. Son experiencias abismales que también a muchos los dejan sin palabras”, expresó.

Recordando sus inicios literarios en la década del 70 reconoció que encontró su voz con la publicación de “Lumpérica”, cuyo título nace de la combinación de las palabras “lumpen” y “América”.

Para la creación literaria valoró su experiencia de largos años como profesora de enseñanza media en diversos liceos de Santiago, todos ellos ubicados en barrios populares.

“La literatura tiene un misterio, se hace de cara a la historia, a los acontecimientos, pero adquiere autonomía, vida propia. Muchas veces los textos sorprenden al propio autor, los personajes se escapan y soy partidaria de dejarse llevar con la más absoluta libertad”, dijo Eltit.

La literatura traslada al autor a una zona de libertad donde hay espacio para las obsesiones y los fantasmas. “Escribo para suspender la vida, tengo ese privilegio y todavía tengo algunas fantasías pendientes que espero convertir en literatura”, agregó.

Consultada sobre el estado actual de la narrativa chilena manifestó su admiración por la nueva generación de escritores que transitan entre los 40 y los 50 años. Denunció la cultura machista que, como en casi todos los ámbitos de la realidad, relega a las mujeres a un lugar menor.

Y respecto al Premio Nacional de Literatura al cual fue candidata, dijo que no estaba disponible para postularse, “a ése ni a ningún premio, pues me distrae de mi objetivo fundamental que es escribir”.

Una visita importante de una mujer que no tiene miedo de ser diferente y cuyo nombre estará en el canon de las obras más notables de estas décadas.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad de Talca
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.