text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Música del filme Esmeralda 1879 es interpretada por Orquesta de la Usach

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Conoce la más completa guía de actividades universitarias del país</a><br/></strong><br/>“Cine se hace mucho en Latinoamérica pero no hay tradición de hacer música de película con un gran conjunto sinfónico”, aclara el director de la Orquesta Sinfónica de la <a target=_blank href=https://www.usach.cl>Universidad de Santiago de Chile</a>, David del Pino Klinge. Justamente ese desafío y lo novedoso del proyecto lo entusiasmaron para grabar los sonidos de Esmeralda1879, la película más cara que se haya realizado en Chile -con un presupuesto de 12 millones de dólares- y que aborda el heroísmo del Combate Naval de Iquique. <br/><br/>El director musical confiesa que le costó llegar a la perfección. “La característica de un concierto en vivo es que cada integrante de una orquesta sinfónica entrega todo su temperamento y su intención. El público recibe no sólo un producto musical, sino un espectáculo que combina lo artístico con lo espiritual y temperamental. ¿Puede ser perfecto un concierto en vivo? No. Justamente porque es tan bello e imperfecto como nuestra propia respiración. En cambio, cuando uno tiene una grabación es totalmente diferente, porque lo que vas a escuchar en un equipo electrónico no puede basarse en el temperamento, que en un concierto en vivo es un elemento que ilumina y hace que no te des cuenta de una posible imperfección. En la grabación adviertes todas las imperfecciones y la gracia de grabar un disco es hacerlo lo mejor posible”, asegura Del Pino. <br/><br/>Con ayuda de Félix Rodríguez, un técnico en sonido a quien elogia con entusiasmo, logró una versión inmejorable de sonidos. “Esta partitura simple funciona para el filme para el cual fue pensada porque la idea era que no compitiera con la densidad de las imágenes. La música es emotiva, con algunos brochazos de heroísmo, algunos momentos melancólicos y varios momentos enérgicos para las escenas de batalla, funciona muy bien con las imágenes marítimas de los barcos, sobre todo las aéreas van muy bien acompañadas por las partituras”, asegura. <br/><br/>Para lograr dicha perfección, el director de Esmeralda 1879, Elías Llano, se aventuró a mostrar las escenas de la película que iban a ser musicalizadas, mientras la orquesta de la Usach interpretaba. Esa mezcla imagen-sonido, hizo que todo funcionara aun mejor, cuenta Del Pino. <br/><br/><strong>Las obras de un Premio Nacional</strong><br/><br/>Pero la Orquesta de la Usach también se aventuró en otro proyecto, que está en pleno proceso de grabación: son dos obras sinfónicas concebidas por el compositor chileno Miguel Letelier Valdés, Premio Nacional de Música 2008. <br/><br/>Para el director del conjunto, este disco es la continuación de un producto Bicentenario, en el que ya se ha involucrado: “Yo participé como director el año 2003 en este proyecto para el Bicentenario de Chile, de un disco sinfónico por año, siempre con el respaldo de una institución histórica tan indispensable en nuestra vida republicana: la Academia chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile. Los primeros discos los hice con la Orquesta Sinfónica de Chile y esta grabación que estamos haciendo continúa en la línea. Es muy enriquecedor saber que ahora otra orquesta, la de la Usach, se suma a este trabajo que no es un proyecto más de grabación, sino que forma parte de toda un aporte al registro histórico de lo que ha sido el Chile musical del siglo XX”, enfatiza Del Pino. <br/><br/>Las obras del Premio Nacional de Música que graba la Orquesta de la Universidad de Santiago de Chile, son radicalmente opuestas. “Tramas” fue creada por Letelier en 1998 por encargo de la SCD, tras recibir el premio al compositor del año y presenta una estructura dramática. “La manera de enfocarla interpretativamente requiere de un viaje a profundidades psicológicas”, confiesa Del Pino. <br/><br/>La “Suite Scapin”, por su parte, está basada en las partituras jocosas y divertidas que compuso Letelier para una obra estrenada en 1962 por la Pontificia Universidad Católica de Chile: “Las travesuras de Scapin”. “Es una música muy fácil de escuchar. Ligera pero no frívola, con mucha ironía y sarcasmo, que resalta el carácter cómico de la obra de Molière, en la que narra las travesuras de un mayordomo viejo que trata de arreglar la vida amorosa de los jóvenes; y luego a él también le toca una aventura amorosa”. <br/><br/>Este trabajo, se va a presentar el martes 6 de julio en el concierto de gala con el que la Usach celebra su aniversario 161º y constituye un adelanto de lo que será el segundo disco que la orquesta Usach suma este año. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad de Santiago de Chile</em>
Conoce la más completa guía de actividades universitarias del país

“Cine se hace mucho en Latinoamérica pero no hay tradición de hacer música de película con un gran conjunto sinfónico”, aclara el director de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Santiago de Chile, David del Pino Klinge. Justamente ese desafío y lo novedoso del proyecto lo entusiasmaron para grabar los sonidos de Esmeralda1879, la película más cara que se haya realizado en Chile -con un presupuesto de 12 millones de dólares- y que aborda el heroísmo del Combate Naval de Iquique.

El director musical confiesa que le costó llegar a la perfección. “La característica de un concierto en vivo es que cada integrante de una orquesta sinfónica entrega todo su temperamento y su intención. El público recibe no sólo un producto musical, sino un espectáculo que combina lo artístico con lo espiritual y temperamental. ¿Puede ser perfecto un concierto en vivo? No. Justamente porque es tan bello e imperfecto como nuestra propia respiración. En cambio, cuando uno tiene una grabación es totalmente diferente, porque lo que vas a escuchar en un equipo electrónico no puede basarse en el temperamento, que en un concierto en vivo es un elemento que ilumina y hace que no te des cuenta de una posible imperfección. En la grabación adviertes todas las imperfecciones y la gracia de grabar un disco es hacerlo lo mejor posible”, asegura Del Pino.

Con ayuda de Félix Rodríguez, un técnico en sonido a quien elogia con entusiasmo, logró una versión inmejorable de sonidos. “Esta partitura simple funciona para el filme para el cual fue pensada porque la idea era que no compitiera con la densidad de las imágenes. La música es emotiva, con algunos brochazos de heroísmo, algunos momentos melancólicos y varios momentos enérgicos para las escenas de batalla, funciona muy bien con las imágenes marítimas de los barcos, sobre todo las aéreas van muy bien acompañadas por las partituras”, asegura.

Para lograr dicha perfección, el director de Esmeralda 1879, Elías Llano, se aventuró a mostrar las escenas de la película que iban a ser musicalizadas, mientras la orquesta de la Usach interpretaba. Esa mezcla imagen-sonido, hizo que todo funcionara aun mejor, cuenta Del Pino.

Las obras de un Premio Nacional

Pero la Orquesta de la Usach también se aventuró en otro proyecto, que está en pleno proceso de grabación: son dos obras sinfónicas concebidas por el compositor chileno Miguel Letelier Valdés, Premio Nacional de Música 2008.

Para el director del conjunto, este disco es la continuación de un producto Bicentenario, en el que ya se ha involucrado: “Yo participé como director el año 2003 en este proyecto para el Bicentenario de Chile, de un disco sinfónico por año, siempre con el respaldo de una institución histórica tan indispensable en nuestra vida republicana: la Academia chilena de Bellas Artes del Instituto de Chile. Los primeros discos los hice con la Orquesta Sinfónica de Chile y esta grabación que estamos haciendo continúa en la línea. Es muy enriquecedor saber que ahora otra orquesta, la de la Usach, se suma a este trabajo que no es un proyecto más de grabación, sino que forma parte de toda un aporte al registro histórico de lo que ha sido el Chile musical del siglo XX”, enfatiza Del Pino.

Las obras del Premio Nacional de Música que graba la Orquesta de la Universidad de Santiago de Chile, son radicalmente opuestas. “Tramas” fue creada por Letelier en 1998 por encargo de la SCD, tras recibir el premio al compositor del año y presenta una estructura dramática. “La manera de enfocarla interpretativamente requiere de un viaje a profundidades psicológicas”, confiesa Del Pino.

La “Suite Scapin”, por su parte, está basada en las partituras jocosas y divertidas que compuso Letelier para una obra estrenada en 1962 por la Pontificia Universidad Católica de Chile: “Las travesuras de Scapin”. “Es una música muy fácil de escuchar. Ligera pero no frívola, con mucha ironía y sarcasmo, que resalta el carácter cómico de la obra de Molière, en la que narra las travesuras de un mayordomo viejo que trata de arreglar la vida amorosa de los jóvenes; y luego a él también le toca una aventura amorosa”.

Este trabajo, se va a presentar el martes 6 de julio en el concierto de gala con el que la Usach celebra su aniversario 161º y constituye un adelanto de lo que será el segundo disco que la orquesta Usach suma este año.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad de Santiago de Chile
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.