text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

UC reúne a directores, investigadores y autoridades para analizar buenas prácticas de liderazgo

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Conoce la más completa guía de actividades universitarias del país</a><br/></strong><br/>Las más recientes investigaciones en el campo educacional orientadas a mejorar los resultados de los aprendizajes han posicionado el tema del liderazgo como uno de sus principales focos. Sin embargo, el desarrollo de estas capacidades en los directivos y en los profesores es un proceso que aún despierta muchas interrogantes no sólo en los establecimientos, sino también en las universidades y entre las autoridades encargadas de tomar las decisiones. <br/><br/>“Se habla mucho de liderazgo, pero ¿cómo se define? No se sabe realmente”, planteó la experta de la <a target=_blank href=https://www.ucla.edu>Universidad de California Los Angeles</a> (UCLA) Pat Martínez en el marco de un seminario sobre el tema organizado recientemente por la <a target=_blank href=https://www.uc.cl>Pontificia Universidad Católica de Chile</a>. “¿Qué es lo que hace posible que un grupo diverso de personas, todos con interés de ir en la misma dirección, tenga algún apoyo para hacerlo en sus propias condiciones, en sus salones de clase, en sus escuelas, en sus distritos?”, agregó. <br/><br/>La directora de facultad del School Management Program de la UCLA, trabaja en proyectos de mejoramiento educativo en escuelas de bajo rendimiento. Su objetivo es traducir los principios de liderazgo y teoría organizacional para su aplicación en este campo. También se busca entregar la experiencia en investigación y práctica para proveer procesos y protocolos que ayuden a las transformaciones. “Sabemos que la instrucción es importante pero igualmente importante es la capacidad de ser líder de los directores y de los docentes mismos”, señaló. <br/><br/>Pat Martínez expuso en el seminario Herramientas de liderazgo instruccional, organizado por la Facultad de Educación UC. En el encuentro intervinieron directores de colegio, investigadores de universidades y representantes del Ministerio de Educación. El decano de la Facultad de Educación UC inauguró la jornada y destacó la participación conjunta de los tres sectores claves del sistema. “He escuchado incluso a ex Ministros de Estado decir que la discusión académica no llega a la mesa de decisiones de política pública, o sea, que la mesa de decisiones de política pública no considera la evidencia que emerge de la investigación. Ese es el mensaje que yo recibo, esa es la historia, esa es la cultura. Esa cultura hay que cambiarla. Para que eso ocurra se necesita sinergia entre estos tres actores”, sostuvo. <br/><br/>Martínez explicó que después de 17 años de experiencia trabajando con las escuelas vulnerables hay algunas lecciones que se pueden sacar y que son aplicables a la realidad chilena. En primer lugar sostuvo que la gente suele tener ideas muy sencillas de cómo se deben resolver los problemas en educación, particularmente los que no trabajan en el sistema, pero las realidad es más compleja de lo que aparenta. <br/><br/>No existen programas, apoyados por la investigación o no, que por sí solos rectifiquen las dificultades, por famosos que sean, agregó. Eso no quiere decir que no vamos a comprar programas, aclaró. “Quiere decir que cuando los compremos los vamos a empezar a usar un poco distinto, vamos a empezar con mucha conversación entre los maestros, pensar en las metas que el programa debe alcanzar, crear nuevas metas nosotros mismos para nuestro alumnos (…) Y en esa investigación aprendemos también cómo hacer ese programa a nuestra manera”, afirmó. <br/><br/>En tercer lugar dijo que no hay expertos ni asesores externos con llaves mágicas para resolver los dilemas de una escuela específica. Por último, señaló que no se crea un futuro mejor concentrándose en resolver los problemas de hoy porque muchos de ellos son resultado de las soluciones pasadas. Sostuvo que el foco tiene estar puesto más bien en identificar éxitos. Hay que mirar dentro del propio municipio y la propia escuela y centrarse en quienes parecen estar haciéndolo mejor y cómo lo están haciendo. “Siempre hay grupos que pueden sacar mejores resultados que la mayoría y fijándonos en lo que llamamos las desviaciones positivas es donde vamos a encontrar qué podemos hacer en nuestra comunidad para llegar a lo mismo”, señaló. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Pontificia Universidad Católica de Chile</em>
Conoce la más completa guía de actividades universitarias del país

Las más recientes investigaciones en el campo educacional orientadas a mejorar los resultados de los aprendizajes han posicionado el tema del liderazgo como uno de sus principales focos. Sin embargo, el desarrollo de estas capacidades en los directivos y en los profesores es un proceso que aún despierta muchas interrogantes no sólo en los establecimientos, sino también en las universidades y entre las autoridades encargadas de tomar las decisiones.

“Se habla mucho de liderazgo, pero ¿cómo se define? No se sabe realmente”, planteó la experta de la Universidad de California Los Angeles (UCLA) Pat Martínez en el marco de un seminario sobre el tema organizado recientemente por la Pontificia Universidad Católica de Chile. “¿Qué es lo que hace posible que un grupo diverso de personas, todos con interés de ir en la misma dirección, tenga algún apoyo para hacerlo en sus propias condiciones, en sus salones de clase, en sus escuelas, en sus distritos?”, agregó.

La directora de facultad del School Management Program de la UCLA, trabaja en proyectos de mejoramiento educativo en escuelas de bajo rendimiento. Su objetivo es traducir los principios de liderazgo y teoría organizacional para su aplicación en este campo. También se busca entregar la experiencia en investigación y práctica para proveer procesos y protocolos que ayuden a las transformaciones. “Sabemos que la instrucción es importante pero igualmente importante es la capacidad de ser líder de los directores y de los docentes mismos”, señaló.

Pat Martínez expuso en el seminario Herramientas de liderazgo instruccional, organizado por la Facultad de Educación UC. En el encuentro intervinieron directores de colegio, investigadores de universidades y representantes del Ministerio de Educación. El decano de la Facultad de Educación UC inauguró la jornada y destacó la participación conjunta de los tres sectores claves del sistema. “He escuchado incluso a ex Ministros de Estado decir que la discusión académica no llega a la mesa de decisiones de política pública, o sea, que la mesa de decisiones de política pública no considera la evidencia que emerge de la investigación. Ese es el mensaje que yo recibo, esa es la historia, esa es la cultura. Esa cultura hay que cambiarla. Para que eso ocurra se necesita sinergia entre estos tres actores”, sostuvo.

Martínez explicó que después de 17 años de experiencia trabajando con las escuelas vulnerables hay algunas lecciones que se pueden sacar y que son aplicables a la realidad chilena. En primer lugar sostuvo que la gente suele tener ideas muy sencillas de cómo se deben resolver los problemas en educación, particularmente los que no trabajan en el sistema, pero las realidad es más compleja de lo que aparenta.

No existen programas, apoyados por la investigación o no, que por sí solos rectifiquen las dificultades, por famosos que sean, agregó. Eso no quiere decir que no vamos a comprar programas, aclaró. “Quiere decir que cuando los compremos los vamos a empezar a usar un poco distinto, vamos a empezar con mucha conversación entre los maestros, pensar en las metas que el programa debe alcanzar, crear nuevas metas nosotros mismos para nuestro alumnos (…) Y en esa investigación aprendemos también cómo hacer ese programa a nuestra manera”, afirmó.

En tercer lugar dijo que no hay expertos ni asesores externos con llaves mágicas para resolver los dilemas de una escuela específica. Por último, señaló que no se crea un futuro mejor concentrándose en resolver los problemas de hoy porque muchos de ellos son resultado de las soluciones pasadas. Sostuvo que el foco tiene estar puesto más bien en identificar éxitos. Hay que mirar dentro del propio municipio y la propia escuela y centrarse en quienes parecen estar haciéndolo mejor y cómo lo están haciendo. “Siempre hay grupos que pueden sacar mejores resultados que la mayoría y fijándonos en lo que llamamos las desviaciones positivas es donde vamos a encontrar qué podemos hacer en nuestra comunidad para llegar a lo mismo”, señaló.

Edición: Universia / RR

Fuente: Pontificia Universidad Católica de Chile
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.