text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Descubren altas concentraciones de arsénico en aguas de consumo humano en la Región Metropolitana

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Conoce la más completa guía de actividades universitarias del país</a><br/></strong><br/>Concentraciones de arsénico en aguas superficiales y subterráneas superiores a lo permitido, según la norma chilena de agua potable (NCH 409. Of. 2005), es lo que descubrieron investigadores del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Facultad de Química y Biología de la <a target=_blank href=https://www.usach.cl>Universidad de Santiago de Chile</a> (Usach). <br/><br/>Las muestras del estudio, denominado “Análisis fisicoquímico y química de aguas subterráneas en la localidad de Lampa”, fueron realizadas a los cuerpos de agua El Humedal de Batuco y La Laguna Carén, pertenecientes a la cuenca hidrográfica de Chacabuco de la Región Metropolitana. <br/><br/>Si bien se trata de lugares geográficos que alojan a dos de los tres acuíferos que sustentan el consumo humano en las zonas norte y poniente de Santiago, la red de agua potable urbana no está comprometida por esta contaminación. <br/><br/>Además, se efectuaron muestras en pozos de consumo humano en las zonas de Lampa, Batuco y la Laguna Carén, las cuales revelaron que existen concentraciones de arsénico entre 4 y 12 veces por sobre la misma norma. Estos estudios fueron realizados en los períodos junio 2008 - abril 2009 y abril del 2010. <br/><br/>Una de las autoras de la investigación, la académica del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Usach, Dra. María Angélica Rubio, asegura que la contaminación por arsénico afecta principalmente el agua rural de pozos. Es por esto que la población debe estar informada sobre este asunto y adelanta que investigadores de la Usach ya están buscando soluciones al problema. <br/><br/>“Estamos trabajando en un sistema para capturar ese arsénico. Vamos a hacer pruebas con filtros Brita, los más comunes, para ver si lo capturan. Recién estamos en la primera fase, en donde se aplican muestras por varios pozos en distintos tiempos para informar los niveles de contaminantes”, explica. <br/><br/><strong>Innovador sistema de descontaminación</strong><br/><br/>El investigador Marcelo Rocco, también autor del estudio, señala que una de las grandes dificultades para solucionar el problema está en los costos de su aplicación. Si bien, el método más conocido corresponde a la denominada “osmosis inversa” – que actualmente se aplica en el norte de Chile – el gasto económico y la consiguiente alza en las cuentas de agua potable serían parte de las trabas que se sumarían. <br/><br/>Sin embargo, mediante el proyecto basal del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y Nanotecnología (CEDENNA) de la Usach, se trabaja en un sistema de descontaminación a través del uso de nanopartículas las que “a nivel de laboratorio, han demostrado alta eficiencia a la hora de capturar arsénico y otros elementos, como el plomo y el cadmio”. <br/><br/>“Nuestro problema ahora es poder retirar de manera eficaz las nanopartículas del agua para que éstas no sean ingeridas al momento de beber el agua”, comenta el investigador, teniendo en cuenta que el destino y el tratamiento que presentan hoy las aguas estudiadas, no eliminan los metales y menos el arsénico. <br/><br/>El arsénico es considerado uno de los metaloides más tóxicos conocidos y su exposición prolongada es extremamente nociva para la salud humana, propiciando diversos tipos enfermedades que pueden ir desde la irritación del estómago, intestinos y pulmones, disminución en la producción de glóbulos rojos y blancos, cambios en la piel hasta la posibilidad de desarrollar cáncer (piel, pulmón e hígado), causar infertilidad, pérdida de la resistencia a infecciones, perturbación en el corazón y daño al cerebro tanto en hombres como en mujeres. <br/><br/>Sin embargo, esos efectos sólo pueden generarse por la exposición prolongada. “No es que alguien se tome un vaso con agua y le vayan a venir todos los síntomas o se vaya a morir. El arsénico se va acumulando con el tiempo y propicia este tipo de enfermedades”, agrega la Dra. María Angélica Rubio. <br/><br/>Por último, el estudio concluye que la presencia del metaloide tiene relación con el proceso de diagénesis de algunos minerales sulfurados - tales como pirita, calcopirita y/o calcosita - todos ellos presentes en la cuenca de Santiago y Chile Central, lo que significa que este fenómeno seguirá ocurriendo en un futuro y que, por tanto, habrá que informar a la población y tomar las medidas necesarias para su solución. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Santa María</em>
Conoce la más completa guía de actividades universitarias del país

Concentraciones de arsénico en aguas superficiales y subterráneas superiores a lo permitido, según la norma chilena de agua potable (NCH 409. Of. 2005), es lo que descubrieron investigadores del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago de Chile (Usach).

Las muestras del estudio, denominado “Análisis fisicoquímico y química de aguas subterráneas en la localidad de Lampa”, fueron realizadas a los cuerpos de agua El Humedal de Batuco y La Laguna Carén, pertenecientes a la cuenca hidrográfica de Chacabuco de la Región Metropolitana.

Si bien se trata de lugares geográficos que alojan a dos de los tres acuíferos que sustentan el consumo humano en las zonas norte y poniente de Santiago, la red de agua potable urbana no está comprometida por esta contaminación.

Además, se efectuaron muestras en pozos de consumo humano en las zonas de Lampa, Batuco y la Laguna Carén, las cuales revelaron que existen concentraciones de arsénico entre 4 y 12 veces por sobre la misma norma. Estos estudios fueron realizados en los períodos junio 2008 - abril 2009 y abril del 2010.

Una de las autoras de la investigación, la académica del Departamento de Ciencias del Ambiente de la Usach, Dra. María Angélica Rubio, asegura que la contaminación por arsénico afecta principalmente el agua rural de pozos. Es por esto que la población debe estar informada sobre este asunto y adelanta que investigadores de la Usach ya están buscando soluciones al problema.

“Estamos trabajando en un sistema para capturar ese arsénico. Vamos a hacer pruebas con filtros Brita, los más comunes, para ver si lo capturan. Recién estamos en la primera fase, en donde se aplican muestras por varios pozos en distintos tiempos para informar los niveles de contaminantes”, explica.

Innovador sistema de descontaminación

El investigador Marcelo Rocco, también autor del estudio, señala que una de las grandes dificultades para solucionar el problema está en los costos de su aplicación. Si bien, el método más conocido corresponde a la denominada “osmosis inversa” – que actualmente se aplica en el norte de Chile – el gasto económico y la consiguiente alza en las cuentas de agua potable serían parte de las trabas que se sumarían.

Sin embargo, mediante el proyecto basal del Centro para el Desarrollo de la Nanociencia y Nanotecnología (CEDENNA) de la Usach, se trabaja en un sistema de descontaminación a través del uso de nanopartículas las que “a nivel de laboratorio, han demostrado alta eficiencia a la hora de capturar arsénico y otros elementos, como el plomo y el cadmio”.

“Nuestro problema ahora es poder retirar de manera eficaz las nanopartículas del agua para que éstas no sean ingeridas al momento de beber el agua”, comenta el investigador, teniendo en cuenta que el destino y el tratamiento que presentan hoy las aguas estudiadas, no eliminan los metales y menos el arsénico.

El arsénico es considerado uno de los metaloides más tóxicos conocidos y su exposición prolongada es extremamente nociva para la salud humana, propiciando diversos tipos enfermedades que pueden ir desde la irritación del estómago, intestinos y pulmones, disminución en la producción de glóbulos rojos y blancos, cambios en la piel hasta la posibilidad de desarrollar cáncer (piel, pulmón e hígado), causar infertilidad, pérdida de la resistencia a infecciones, perturbación en el corazón y daño al cerebro tanto en hombres como en mujeres.

Sin embargo, esos efectos sólo pueden generarse por la exposición prolongada. “No es que alguien se tome un vaso con agua y le vayan a venir todos los síntomas o se vaya a morir. El arsénico se va acumulando con el tiempo y propicia este tipo de enfermedades”, agrega la Dra. María Angélica Rubio.

Por último, el estudio concluye que la presencia del metaloide tiene relación con el proceso de diagénesis de algunos minerales sulfurados - tales como pirita, calcopirita y/o calcosita - todos ellos presentes en la cuenca de Santiago y Chile Central, lo que significa que este fenómeno seguirá ocurriendo en un futuro y que, por tanto, habrá que informar a la población y tomar las medidas necesarias para su solución.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Santa María
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.