text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Vuvuzelas pueden causar daños auditivos

      
<b><a href=https://agenda.universia.cl/ target=_blank>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></b><br/>A un alto de riesgo de sufrir daño auditivo están expuestas las miles de personas que asisten a los estadios en que se disputa el Campeonato Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010. Ello se debe a las bulliciosas vuvuzelas, que no han parado se sonar en cada uno de los partidos y son los propios futbolistas, cuerpos técnicos y periodistas quienes aseguran que el ruido se hace insoportable. <br/><br/>Y cómo no, si el aparato sonoro genera un ruido de hasta 130 decibeles, lo que sobrepasa la norma permitida de exposición para proteger la salud auditiva, indica el académico del Departamento de Física de la <a href=https://www.usach.cl target=_blank>Universidad de Santiago de Chile</a> y experto en acústica, Ricardo Pesse. <br/><br/>En la Usach sometieron una trompeta chilena a una prueba en el laboratorio de acústica. La prueba dio 126 decibeles de ruido. “Calculamos que si se ponen 100 fuentes cercanas que se encuentran en 64 metros cuadrados, tiene 10 decibeles más que una. Eso da de 130 a 135 decibeles, que ya alcanza el umbral del dolor”, explica Pesse. <br/><br/>“La dosis que recibe el público es tremendamente grande”, advierte el académico, por lo que recomienda prohibir el uso de las cornetas en los estadios. <br/><br/>“Hay que prohibirlo, esa gente no sabe el daño que se está haciendo, alguien tiene que advertirles que están expuestos al riesgo de pérdida auditiva”, asegura Pesse. <br/><br/>El ruido de las cornetas africanas equivale a estar cerca de un avión a reacción funcionando, a una distancia de 30 metros, situación que se da con frecuencia en la Feria Internacional del Aire y del Espacio FIDAE, evento en que se hace entrega de protectores auditivos al público, al igual que en otro tipo de eventos deportivos como el Campeonato Mundial de Fórmula Uno. <br/><br/>Edición: <i>Universia</i> / RR <br/><br/>Fuente: <i>Universidad de Santiago de Chile</i>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

A un alto de riesgo de sufrir daño auditivo están expuestas las miles de personas que asisten a los estadios en que se disputa el Campeonato Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010. Ello se debe a las bulliciosas vuvuzelas, que no han parado se sonar en cada uno de los partidos y son los propios futbolistas, cuerpos técnicos y periodistas quienes aseguran que el ruido se hace insoportable.

Y cómo no, si el aparato sonoro genera un ruido de hasta 130 decibeles, lo que sobrepasa la norma permitida de exposición para proteger la salud auditiva, indica el académico del Departamento de Física de la Universidad de Santiago de Chile y experto en acústica, Ricardo Pesse.

En la Usach sometieron una trompeta chilena a una prueba en el laboratorio de acústica. La prueba dio 126 decibeles de ruido. “Calculamos que si se ponen 100 fuentes cercanas que se encuentran en 64 metros cuadrados, tiene 10 decibeles más que una. Eso da de 130 a 135 decibeles, que ya alcanza el umbral del dolor”, explica Pesse.

“La dosis que recibe el público es tremendamente grande”, advierte el académico, por lo que recomienda prohibir el uso de las cornetas en los estadios.

“Hay que prohibirlo, esa gente no sabe el daño que se está haciendo, alguien tiene que advertirles que están expuestos al riesgo de pérdida auditiva”, asegura Pesse.

El ruido de las cornetas africanas equivale a estar cerca de un avión a reacción funcionando, a una distancia de 30 metros, situación que se da con frecuencia en la Feria Internacional del Aire y del Espacio FIDAE, evento en que se hace entrega de protectores auditivos al público, al igual que en otro tipo de eventos deportivos como el Campeonato Mundial de Fórmula Uno.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad de Santiago de Chile
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.