text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Arqueología y Antropología: carreras con diverso campo laboral

      
Enmarcada como una carrera que invita a la aventura, Arqueología es una opción poco impartida por las universidades chilenas. Sólo la <a target=_blank href=https://www.uisek.cl>Universidad Internacional SEK</a> y la <a target=_blank href=https://www.uchile.cl>Universidad de Chile</a> la ofrecen como parte de sus cursos de formación profesional. De hecho, la casa de Bello la incluye como parte de su licenciatura en Antropología. <br/><br/><b>Ambas carreras están ligadas por su interés en estudiar al hombre</b> y su sociedad difiriendo en el tiempo en que se sitúa la persona y su entorno. Tanto la <a target=_blank href=https://www.uach.cl>Universidad Austral</a> como la <a target=_blank href=https://www.udec.cl>Universidad de Concepción</a> orientan su formación a preparar futuros antropólogos. <br/><br/><b>Más que excavaciones</b><br/><br/>Definida como una ciencia social autónoma, <b>la arqueología es más que la búsqueda de restos enterrados por el tiempo.</b> Al contrario de lo que se asume generalmente, <b>el campo de acción de los arqueólogos es muy amplio y Chile un país en el que se puede hacer mucho</b> en esta área. Ese, al menos, es el pensamiento de Vera González, jefa de carrera de arqueología en la UISEK. <br/><br/>“Lo nuestro no sólo es cavar, también se trata de ver qué pasa con esos yacimientos y realizar una gestión del patrimonio arqueológico encontrado”, señala González, quien agrega que actualmente hay un buen campo laboral para estos profesionales. “Gracias a la ley de bases del medioambiente todas las empresas que realicen trabajos de excavación están obligadas a dar las condiciones para la preservación de los hallazgos arqueológicos, pues se les considera patrimonio nacional”. <br/><br/>A eso se suma el interés de instituciones públicas como la <a target=_blank href=https://www.conaf.cl>Corporación Nacional Forestal</a> (Conaf), la<a target=_blank href=https://www.investigaciones.cl> Policía de Investigaciones</a> (PDI), el <a target=_blank href=https://www.monumentos.cl>Consejo de Monumentos Nacionales</a> o la <a target=_blank href=https://www.dibam.cl>Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos</a> (Dibam) por incluir arqueólogos en sus plantillas profesionales <br/><br/>Este buen panorama se ve aún mejor con el hecho de que las pocas escuelas de arqueología existentes en el país <b>permiten que no haya peligro de una saturación del mercado laboral.</b><br/><br/>En el caso de la UISEK, los estudiantes también adquieren conocimientos para la búsqueda de patrimonio subacuático, para la investigación y documentación de bienes culturales, para el desarrollo de informes de impacto ambiental o para la docencia en universidades o centros especializados. <br/><br/><b>Con enfoque en el hombre</b><br/><br/>La antropología, a diferencia de la arqueología, parece ser una carrera que despierta más interés de las universidades por impartir, aunque también es vista como una ciencia base para especializarse en el estudio del pasado por medio de rastros e investigación. <br/><br/><b>La antropología es entendida como una ciencia integradora que estudia al hombre en el marco de la sociedad y cultura a la que pertenece y también como producto de esta.</b> Se subdivide en antropología social y antropología física. La primera se dedica al estudio de grupos humanos contemporáneos y la segunda a la biología humana en relación con la cultura. <br/><br/>Los campos ocupacionales que tienen estas subramas son la criminología, la biogenética y la industria o las organizaciones y centros de estudios públicos y privados preocupados de entender las conductas grupales y los sistemas culturales de la sociedad. <br/><br/>Según la indica la página web de esta carrera en la Universidad de Concepción, existen áreas específicas de desempeño profesional para los antropólogos que van desde el estudio del desarrollo y culturas indígenas, pasando medioambiente y ecoturismo, hasta las áreas económicas y académicas. <br/><br/>En definitiva un gran campo de acción y de desarrollo para los jóvenes que vean que su vocación va por el estudio acabado de lo que es y ha sido el hombre y como ha influido en las distintas sociedades.
Enmarcada como una carrera que invita a la aventura, Arqueología es una opción poco impartida por las universidades chilenas. Sólo la Universidad Internacional SEK y la Universidad de Chile la ofrecen como parte de sus cursos de formación profesional. De hecho, la casa de Bello la incluye como parte de su licenciatura en Antropología.

Ambas carreras están ligadas por su interés en estudiar al hombre y su sociedad difiriendo en el tiempo en que se sitúa la persona y su entorno. Tanto la Universidad Austral como la Universidad de Concepción orientan su formación a preparar futuros antropólogos.

Más que excavaciones

Definida como una ciencia social autónoma, la arqueología es más que la búsqueda de restos enterrados por el tiempo. Al contrario de lo que se asume generalmente, el campo de acción de los arqueólogos es muy amplio y Chile un país en el que se puede hacer mucho en esta área. Ese, al menos, es el pensamiento de Vera González, jefa de carrera de arqueología en la UISEK.

“Lo nuestro no sólo es cavar, también se trata de ver qué pasa con esos yacimientos y realizar una gestión del patrimonio arqueológico encontrado”, señala González, quien agrega que actualmente hay un buen campo laboral para estos profesionales. “Gracias a la ley de bases del medioambiente todas las empresas que realicen trabajos de excavación están obligadas a dar las condiciones para la preservación de los hallazgos arqueológicos, pues se les considera patrimonio nacional”.

A eso se suma el interés de instituciones públicas como la Corporación Nacional Forestal (Conaf), la Policía de Investigaciones (PDI), el Consejo de Monumentos Nacionales o la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam) por incluir arqueólogos en sus plantillas profesionales

Este buen panorama se ve aún mejor con el hecho de que las pocas escuelas de arqueología existentes en el país permiten que no haya peligro de una saturación del mercado laboral.

En el caso de la UISEK, los estudiantes también adquieren conocimientos para la búsqueda de patrimonio subacuático, para la investigación y documentación de bienes culturales, para el desarrollo de informes de impacto ambiental o para la docencia en universidades o centros especializados.

Con enfoque en el hombre

La antropología, a diferencia de la arqueología, parece ser una carrera que despierta más interés de las universidades por impartir, aunque también es vista como una ciencia base para especializarse en el estudio del pasado por medio de rastros e investigación.

La antropología es entendida como una ciencia integradora que estudia al hombre en el marco de la sociedad y cultura a la que pertenece y también como producto de esta. Se subdivide en antropología social y antropología física. La primera se dedica al estudio de grupos humanos contemporáneos y la segunda a la biología humana en relación con la cultura.

Los campos ocupacionales que tienen estas subramas son la criminología, la biogenética y la industria o las organizaciones y centros de estudios públicos y privados preocupados de entender las conductas grupales y los sistemas culturales de la sociedad.

Según la indica la página web de esta carrera en la Universidad de Concepción, existen áreas específicas de desempeño profesional para los antropólogos que van desde el estudio del desarrollo y culturas indígenas, pasando medioambiente y ecoturismo, hasta las áreas económicas y académicas.

En definitiva un gran campo de acción y de desarrollo para los jóvenes que vean que su vocación va por el estudio acabado de lo que es y ha sido el hombre y como ha influido en las distintas sociedades.
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.