text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Faringitis, un enemigo durante el invierno

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>En junio o julio el frío y la lluvia predispone a una mayor incidencia de enfermedades respiratorias simples como un resfrío, pero también otras más complejas y que requieren mayor cuidado como la faringitis. Esta patología consiste en la inflamación infecciosa de la faringe y/o faringe y amigdalas y puede ser considerada aguda o crónica. <br/><br/>El doctor Guillermo Urzúa, broncopulmonar y académico de la Facultad de Medicina de la <a target=_blank href=https://www.unab.cl>Universidad Andrés Bello</a>, explica que los más expuestos a contagiarse son los niños, fumadores alérgicos y aquellos con defensas disminuidas. Los síntomas más frecuentes son carraspera, odinofagia (dolor de garganta producido al tragar), prurito faringeo y malestares generales como fiebre y/o anorexia (falta de apetito). <br/><br/>El broncopulmonar subraya que en general estos cuadros generan pocas complicaciones; sin embargo, se pueden observar casos en que aparecen abscesos amigdalianos (acumulación de pus alrededor de las amígdalas), desarrollo de enfermedad reumática, inflamación al riñón, sinusitis en pacientes muy debilitados y complicaciones causada por bacteria que ingresan al sistema sanguíneo. <br/><br/>Finalmente, el especialista afirma que la prevención pasa principalmente por evitar los factores predisponentes de la faringitis como el frío o la humedad, los cambios de temperatura, el contacto con enfermos, tabaco y la contaminación. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Andrés Bello <br/></em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

En junio o julio el frío y la lluvia predispone a una mayor incidencia de enfermedades respiratorias simples como un resfrío, pero también otras más complejas y que requieren mayor cuidado como la faringitis. Esta patología consiste en la inflamación infecciosa de la faringe y/o faringe y amigdalas y puede ser considerada aguda o crónica.

El doctor Guillermo Urzúa, broncopulmonar y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Andrés Bello, explica que los más expuestos a contagiarse son los niños, fumadores alérgicos y aquellos con defensas disminuidas. Los síntomas más frecuentes son carraspera, odinofagia (dolor de garganta producido al tragar), prurito faringeo y malestares generales como fiebre y/o anorexia (falta de apetito).

El broncopulmonar subraya que en general estos cuadros generan pocas complicaciones; sin embargo, se pueden observar casos en que aparecen abscesos amigdalianos (acumulación de pus alrededor de las amígdalas), desarrollo de enfermedad reumática, inflamación al riñón, sinusitis en pacientes muy debilitados y complicaciones causada por bacteria que ingresan al sistema sanguíneo.

Finalmente, el especialista afirma que la prevención pasa principalmente por evitar los factores predisponentes de la faringitis como el frío o la humedad, los cambios de temperatura, el contacto con enfermos, tabaco y la contaminación.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.