text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Mortalidad por errores médicos puede ser más alta que la de cáncer de mama o Sida

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, a escala mundial, cada año, decenas de millones de pacientes sufren lesiones discapacitantes o mueren como consecuencia de prácticas médicas o atención deficiente. Según el organismo, uno de cada 10 pacientes sufre algún daño al recibir atención en hospitales bien financiados y tecnológicamente adelantados.<br/><br/>En el mundo se administran cerca de 16 mil millones de inyecciones, de ese total, el 40% se administra con jeringas y agujas reutilizadas no esterilizadas, y en algunos países la proporción asciende hasta un 70%. Cada año, las inyecciones administradas sin las suficientes precauciones de seguridad causan 1,3 millones de defunciones, principalmente debido a la transmisión por vía sanguínea de virus tales la hepatitis B y C y el VIH. <br/><br/>El tema de la seguridad de los pacientes ha estado en primer plano durante la última década, asegura Patricia Gazmuri, directora de la Escuela de Enfermería de la <a target=_blank href=https://www.unab.cl>Universidad Andrés Bello</a>. La experta afirma que numerosos estudios han demostrado que la mortalidad por errores médicos puede llegar a ser más alta que la mortalidad producida por el cáncer de mama o el SIDA. <br/><br/>Esta realidad, comenta la profesional, llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a crear en el 2004 la Alianza Mundial por la Seguridad Clínica del Paciente. La seguridad clínica de los pacientes es parte integral de la calidad de atención, sin ella hay más probabilidades de que otras dimensiones de la calidad, como la efectividad o la satisfacción de los pacientes, se vean afectadas negativamente. <br/><br/><strong>¿Qué sucede en nuestro país?</strong><br/><br/>Patricia Gazmuri opina que muchos centros asistenciales han trabajado arduamente en este tema, siendo la seguridad del paciente un principio orientador de la atención y un componente crítico de la gestión de calidad del establecimiento. Para esto, han establecido programas de gestión de riesgo e implementado programas de prevención de la ocurrencia de eventos adversos. <br/><br/>Sin embargo, la enfermera subraya que esto es sólo en comienzo, puesto que la instauración de una cultura de seguridad es un proceso largo y difícil en la que deben participar activamente todos los actores. “La formación del equipo de salud es uno de los hitos claves en el éxito de un programa de seguridad de pacientes, por lo tanto, las universidades y centros de formación profesional tienen una gran responsabilidad también en este tema”, advierte la directora. <br/><br/><strong>Condiciones necesarias</strong><br/><br/>La académica de la UNAB detalla las condiciones necesarias para una óptima atención y seguridad del paciente: <br/><br/>• Ellos deben tener la certeza de que la atención de salud que reciban no generará un resultado clínico diferente al esperado por el curso natural de su enfermedad o a las condiciones propias del individuo. <br/>• Deben ingresar al centro asistencial, con la misma seguridad que lo hace un individuo a un avión. <br/>• El equipo de salud debe asumir y hacer propia la cultura de la seguridad a través de la formación y entrenamiento. <br/><br/>Las instituciones de salud deben comprometerse con la entrega de cuidados de calidad, los cuales deben incluir la seguridad clínica de los pacientes. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Andrés Bello</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que, a escala mundial, cada año, decenas de millones de pacientes sufren lesiones discapacitantes o mueren como consecuencia de prácticas médicas o atención deficiente. Según el organismo, uno de cada 10 pacientes sufre algún daño al recibir atención en hospitales bien financiados y tecnológicamente adelantados.

En el mundo se administran cerca de 16 mil millones de inyecciones, de ese total, el 40% se administra con jeringas y agujas reutilizadas no esterilizadas, y en algunos países la proporción asciende hasta un 70%. Cada año, las inyecciones administradas sin las suficientes precauciones de seguridad causan 1,3 millones de defunciones, principalmente debido a la transmisión por vía sanguínea de virus tales la hepatitis B y C y el VIH.

El tema de la seguridad de los pacientes ha estado en primer plano durante la última década, asegura Patricia Gazmuri, directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Andrés Bello. La experta afirma que numerosos estudios han demostrado que la mortalidad por errores médicos puede llegar a ser más alta que la mortalidad producida por el cáncer de mama o el SIDA.

Esta realidad, comenta la profesional, llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a crear en el 2004 la Alianza Mundial por la Seguridad Clínica del Paciente. La seguridad clínica de los pacientes es parte integral de la calidad de atención, sin ella hay más probabilidades de que otras dimensiones de la calidad, como la efectividad o la satisfacción de los pacientes, se vean afectadas negativamente.

¿Qué sucede en nuestro país?

Patricia Gazmuri opina que muchos centros asistenciales han trabajado arduamente en este tema, siendo la seguridad del paciente un principio orientador de la atención y un componente crítico de la gestión de calidad del establecimiento. Para esto, han establecido programas de gestión de riesgo e implementado programas de prevención de la ocurrencia de eventos adversos.

Sin embargo, la enfermera subraya que esto es sólo en comienzo, puesto que la instauración de una cultura de seguridad es un proceso largo y difícil en la que deben participar activamente todos los actores. “La formación del equipo de salud es uno de los hitos claves en el éxito de un programa de seguridad de pacientes, por lo tanto, las universidades y centros de formación profesional tienen una gran responsabilidad también en este tema”, advierte la directora.

Condiciones necesarias

La académica de la UNAB detalla las condiciones necesarias para una óptima atención y seguridad del paciente:

• Ellos deben tener la certeza de que la atención de salud que reciban no generará un resultado clínico diferente al esperado por el curso natural de su enfermedad o a las condiciones propias del individuo.
• Deben ingresar al centro asistencial, con la misma seguridad que lo hace un individuo a un avión.
• El equipo de salud debe asumir y hacer propia la cultura de la seguridad a través de la formación y entrenamiento.

Las instituciones de salud deben comprometerse con la entrega de cuidados de calidad, los cuales deben incluir la seguridad clínica de los pacientes.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.