text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Experto propone disminuir cantidad de tiempo invertido en aulas para que niños mantengan la atención

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Los últimos resultados de la prueba de Sistema de Medición Calidad de la Educación (SIMCE) dejaron un sabor amargo en torno a la educación en el país. Las soluciones que se han propuesto desde el área educativa van desde aumentar las horas de clases hasta implantar mayor disciplina en las aulas. No obstante, a juicio del académico de la <a target=_blank href=https://www.usach.cl>Universidad de Santiago de Chile</a>, Dinko Mitrovich, el establecer un trabajo riguroso siempre teniendo en cuenta a los alumnos, puede ser una opción viable y con resultados comprobados. “Nosotros tenemos la opinión de que el problema central no pasa por aumentar la cantidad de horas de clases, ya que la dificultad que detectamos se basa fundamentalmente en la falta de aprovechamiento del tiempo”, afirma el especialista. <br/><br/>Esta incapacidad de aprovechar estas horas de trabajo en el aula, estaría potenciada, según explica el académico, por la estructura administrativa con la cual se establecen los horarios en los establecimientos educativos, conformándose bloques de trabajo de 90 minutos. Esta cantidad de tiempo invertido es muy extenso para que los niños, independiente de su edad, puedan mantener la atención. <br/><br/>La solución para el académico estaría en aprovechar muy bien el tiempo e ir gradualmente cambiando esta organización para, en vez de tener bloques de clases de 90 minutos, tener clases de 45 minutos. <br/><br/>Con respecto a la falta de liderazgo al interior de las escuelas o colegios, Mitrovich reconoce que la participación de los directores de los establecimientos es fundamental para obtener buenos resultados. “Los directores juegan un rol muy importante. Si un director no está comprometido en el proceso de mejora de los resultados de matemática en los niños, no logran entender la complejidad que hay en el proceso, y eso significa que no van a resguardar las condiciones para que un profesor pueda enseñar bien matemática en el aula”, declara. <br/><br/><strong>"Semáforo" peligroso</strong><br/><br/>En relación al semáforo utilizado por el Ministerio de Educación para dar a conocer los resultados del SIMCE a los padres y apoderados, Mitrovich fue categórico en señalar que es una medida peligrosa. “Son medidas muy riesgosas, no se si eso va a ser positivo para el sistema educativo. Yo creo que si uno va a al fondo de esto la idea es que los padres estén informados e involucrados en la educación de sus hijos”, sobre todo, considerando que uno de los criterios más utilizados por los padres al momento de seleccionar un colegio es la cercanía con el hogar, resalta el especialista. <br/><br/>Finalmente, el académico del Centro Felix Klein de la Usach, señala que la educación se juega en la escuela. “La familia es muy importante, el nivel socio-económico es relevante, pero son condiciones del escenario que están enfrentando. La misión de un establecimiento escolar es lograr que los alumnos que se matriculen en su escuela logren desarrollar sus potencialidades”. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad de Santiago de Chile</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Los últimos resultados de la prueba de Sistema de Medición Calidad de la Educación (SIMCE) dejaron un sabor amargo en torno a la educación en el país. Las soluciones que se han propuesto desde el área educativa van desde aumentar las horas de clases hasta implantar mayor disciplina en las aulas. No obstante, a juicio del académico de la Universidad de Santiago de Chile, Dinko Mitrovich, el establecer un trabajo riguroso siempre teniendo en cuenta a los alumnos, puede ser una opción viable y con resultados comprobados. “Nosotros tenemos la opinión de que el problema central no pasa por aumentar la cantidad de horas de clases, ya que la dificultad que detectamos se basa fundamentalmente en la falta de aprovechamiento del tiempo”, afirma el especialista.

Esta incapacidad de aprovechar estas horas de trabajo en el aula, estaría potenciada, según explica el académico, por la estructura administrativa con la cual se establecen los horarios en los establecimientos educativos, conformándose bloques de trabajo de 90 minutos. Esta cantidad de tiempo invertido es muy extenso para que los niños, independiente de su edad, puedan mantener la atención.

La solución para el académico estaría en aprovechar muy bien el tiempo e ir gradualmente cambiando esta organización para, en vez de tener bloques de clases de 90 minutos, tener clases de 45 minutos.

Con respecto a la falta de liderazgo al interior de las escuelas o colegios, Mitrovich reconoce que la participación de los directores de los establecimientos es fundamental para obtener buenos resultados. “Los directores juegan un rol muy importante. Si un director no está comprometido en el proceso de mejora de los resultados de matemática en los niños, no logran entender la complejidad que hay en el proceso, y eso significa que no van a resguardar las condiciones para que un profesor pueda enseñar bien matemática en el aula”, declara.

"Semáforo" peligroso

En relación al semáforo utilizado por el Ministerio de Educación para dar a conocer los resultados del SIMCE a los padres y apoderados, Mitrovich fue categórico en señalar que es una medida peligrosa. “Son medidas muy riesgosas, no se si eso va a ser positivo para el sistema educativo. Yo creo que si uno va a al fondo de esto la idea es que los padres estén informados e involucrados en la educación de sus hijos”, sobre todo, considerando que uno de los criterios más utilizados por los padres al momento de seleccionar un colegio es la cercanía con el hogar, resalta el especialista.

Finalmente, el académico del Centro Felix Klein de la Usach, señala que la educación se juega en la escuela. “La familia es muy importante, el nivel socio-económico es relevante, pero son condiciones del escenario que están enfrentando. La misión de un establecimiento escolar es lograr que los alumnos que se matriculen en su escuela logren desarrollar sus potencialidades”.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad de Santiago de Chile

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.