text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Académicos chilenos miran de lejos la crisis europea

      
La actual situación de Grecia, y en menor medida la de España, han prendido las alarmas de los mercados internacionales ante esta nueva crisis económica. El propio director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha salido a decir que el sistema euro no está amenazado. Un claro espaldarazo a la alicaída economía europea. <br/><br/>Pese a las declaraciones del director de la entidad, los analistas han revisado a la baja el crecimiento del Viejo Continente del 4,5% al 4%. Respecto a América Latina el FMI ha señalado, junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que <b>la crisis en Europa es una oportunidad de crecimiento para la Región. </b><br/><br/>El propio presidente del BID, <b>Luis Alberto Moreno</b>, señaló recientemente a los medios de comunicación que la crisis europea, especialmente la de Grecia, no afectará a Latinoamérica, sino que, por el contrario, <b>los latinoamericanos deben estar preparados para recibir el ingreso de capitales extranjeros nuevos. </b><br/><br/>Esto, en sintonía con las proyecciones de crecimiento que el FMI hizo para Brasil, Chile y Perú este año. En el caso chileno la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) también comparte su optimismo indicando que la expansión local llagaría al 4,1% este año y al 5,3% en 2011. <br/><br/>Estos números no desagradan al ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien cree poco probable que los efectos de la crisis europea se dejen sentir en América y en especial en Chile, pues a su juicio las turbulencias en ese continente responden a razones muy específicas de su modelo de desarrollo. <br/><br/><b>La visión de los académicos</b><br/><br/>Para José Miguel Sánchez, director del Instituto de Economía de la <a target=_blank href=https://www.uc.cl>Pontificia Universidad Católica de Chile</a>, <b>las posibles repercusiones de esta crisis en el país serían “muy marginales”</b>, principalmente porque “hace mucho tiempo que Europa no tira del carro del crecimiento mundial, y en la medida que lo siga haciendo China e India, no creo que sintamos los efectos de esta crisis”. <br/><br/>Respecto a las causas que provocaron la caída de la economía griega y tienen en veremos a la española, el académico indicó a Universia que son países que no han podido mantener su gasto “no sólo social, sino que todo su gasto”. A lo anterior se suma la pobre disciplina fiscal que han demostrado. <br/><br/>Sánchez también se mostró confiado en que el avance de esta crisis no llegará a nuestro continente, por lo que rechazó la posibilidad de tomar medidas paliativas. “Es un problema que no afectará a Chile”, enfatizó. <br/><br/>El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la <a target=_blank href=https://www.ucentral.cl>Universidad Central</a>, Ignacio Larraechea, coincidió con su colega de la UC respecto a que <b>los síntomas que podrían afectarnos “serán mínimos en caso que las medidas que se están aplicando en Europa resulten”. </b><br/><br/>Otro factor de optimismo para el decano de la UCENTRAL es que los grandes motores de Europa, Alemania y Francia, no están en crisis lo que ha permitido la inyección de recursos a las economías menores de la Unión Europea, lo que es un paso positivo porque “si el mercado capta que no se toman medidas para parar el déficit fiscal se perderá credibilidad”. <br/>Pese a este buen panorama para la economía chilena, Larraechea señaló a Universia que hay que estar atentos pues “no tenemos claro hasta qué punto hay activos tóxicos” involucrados en esta crisis, que el académico explica como la imposibilidad de algunos estados europeos de financiar un sistema de seguridad social caro, por el que deben endeudarse generando un déficit fiscal imposible de precisar. <br/><br/><b>Los jóvenes, los más afectados</b><br/><br/>En el caso hipotético que la crisis ataque con fuerza la economía del país, Larraechea señaló que los jóvenes serán los más afectados, ya que el primer sector golpeado por los efectos recesivos será el que se conoce como ‘fuerza de trabajo secundaria’, es decir profesionales con poca experiencia y las mujeres. <br/><br/>Ahora, durante la recuperación de una crisis, la fuerza laboral joven tampoco es muy favorecida, pues son los últimos en volver a trabajar por la falta de experiencia que presentan. Ambos escenarios repercutirían fuertemente en este segmento de la población, pues históricamente en Chile “la tasa de desempleo entre los jóvenes es 2,5 ó 3 veces mayor a la de los adultos”, explica el académico, agregando que esto se entiende en las altas tasas de deserción escolar que presenta nuestro país, lo que genera una fuerza de trabajo sin estudios especializados y de baja productividad.
La actual situación de Grecia, y en menor medida la de España, han prendido las alarmas de los mercados internacionales ante esta nueva crisis económica. El propio director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, ha salido a decir que el sistema euro no está amenazado. Un claro espaldarazo a la alicaída economía europea.

Pese a las declaraciones del director de la entidad, los analistas han revisado a la baja el crecimiento del Viejo Continente del 4,5% al 4%. Respecto a América Latina el FMI ha señalado, junto al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que la crisis en Europa es una oportunidad de crecimiento para la Región.

El propio presidente del BID, Luis Alberto Moreno, señaló recientemente a los medios de comunicación que la crisis europea, especialmente la de Grecia, no afectará a Latinoamérica, sino que, por el contrario, los latinoamericanos deben estar preparados para recibir el ingreso de capitales extranjeros nuevos.

Esto, en sintonía con las proyecciones de crecimiento que el FMI hizo para Brasil, Chile y Perú este año. En el caso chileno la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) también comparte su optimismo indicando que la expansión local llagaría al 4,1% este año y al 5,3% en 2011.

Estos números no desagradan al ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien cree poco probable que los efectos de la crisis europea se dejen sentir en América y en especial en Chile, pues a su juicio las turbulencias en ese continente responden a razones muy específicas de su modelo de desarrollo.

La visión de los académicos

Para José Miguel Sánchez, director del Instituto de Economía de la Pontificia Universidad Católica de Chile, las posibles repercusiones de esta crisis en el país serían “muy marginales”, principalmente porque “hace mucho tiempo que Europa no tira del carro del crecimiento mundial, y en la medida que lo siga haciendo China e India, no creo que sintamos los efectos de esta crisis”.

Respecto a las causas que provocaron la caída de la economía griega y tienen en veremos a la española, el académico indicó a Universia que son países que no han podido mantener su gasto “no sólo social, sino que todo su gasto”. A lo anterior se suma la pobre disciplina fiscal que han demostrado.

Sánchez también se mostró confiado en que el avance de esta crisis no llegará a nuestro continente, por lo que rechazó la posibilidad de tomar medidas paliativas. “Es un problema que no afectará a Chile”, enfatizó.

El decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la Universidad Central, Ignacio Larraechea, coincidió con su colega de la UC respecto a que los síntomas que podrían afectarnos “serán mínimos en caso que las medidas que se están aplicando en Europa resulten”.

Otro factor de optimismo para el decano de la UCENTRAL es que los grandes motores de Europa, Alemania y Francia, no están en crisis lo que ha permitido la inyección de recursos a las economías menores de la Unión Europea, lo que es un paso positivo porque “si el mercado capta que no se toman medidas para parar el déficit fiscal se perderá credibilidad”.
Pese a este buen panorama para la economía chilena, Larraechea señaló a Universia que hay que estar atentos pues “no tenemos claro hasta qué punto hay activos tóxicos” involucrados en esta crisis, que el académico explica como la imposibilidad de algunos estados europeos de financiar un sistema de seguridad social caro, por el que deben endeudarse generando un déficit fiscal imposible de precisar.

Los jóvenes, los más afectados

En el caso hipotético que la crisis ataque con fuerza la economía del país, Larraechea señaló que los jóvenes serán los más afectados, ya que el primer sector golpeado por los efectos recesivos será el que se conoce como ‘fuerza de trabajo secundaria’, es decir profesionales con poca experiencia y las mujeres.

Ahora, durante la recuperación de una crisis, la fuerza laboral joven tampoco es muy favorecida, pues son los últimos en volver a trabajar por la falta de experiencia que presentan. Ambos escenarios repercutirían fuertemente en este segmento de la población, pues históricamente en Chile “la tasa de desempleo entre los jóvenes es 2,5 ó 3 veces mayor a la de los adultos”, explica el académico, agregando que esto se entiende en las altas tasas de deserción escolar que presenta nuestro país, lo que genera una fuerza de trabajo sin estudios especializados y de baja productividad.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.