text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Para combatir el bullying hay que cambiar las creencias y valores de la organización educacional

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>El fenómeno de la violencia escolar, especialmente el denominado bullying, ha ido adquiriendo cada vez mayor visibilidad pública debido al aumento de la gravedad y de la recurrencia de los casos. A diferencia de los enfrentamientos entre pares, que ocurren entre personas que tienen una fuerza o una envergadura equivalentes, el bullying es ejercido por niños que por edad, por estatus o por tamaño superan a quien es víctima de la agresión. Se trata de un proceso de abuso sistemático y reiterado que pueden ejercer uno o varios niños en contra de otro que está en una posición de menor poder. <br/><br/>Tampoco se trata de un fenómeno aislado. Para los especialistas representa sólo la punta del iceberg, una de las manifestaciones más alarmantes de una sociedad que de alguna manera promueve y ampara la violencia y que muchas veces guarda silencio frente al sufrimiento de otros. <br/><br/>Un equipo de expertas de la Escuela de Psicología de la <a target=_blank href=https://www.uc.cl>Pontificia Universidad Católica de Chile</a> se reunió para reflexionar sobre las causas y las características que tiene este tipo de hostigamiento y proponer estrategias de intervención para ayudar a detenerlo. Ana María Arón, directora del Centro del Buen Trato, Isidora Mena, directora del programa Valoras UC y Neva Milicic fueron las expositoras de la mesa redonda Violencia escolar: ¿Es el bullying el problema? <br/><br/>Arón señaló que una de las características de los sistemas abusivos es la ley del silencio. El abusador no sólo ejerce la violencia sino que además prohíbe a la víctima hablar acerca de ello. Los únicos que están en posición de romper este silenciamiento son los terceros, que en el caso del bullying generalmente son los compañeros de curso. “La única forma que nos puede ayudar a que estos terceros se empoderen y tengan una fortaleza mayor es poder abrirse a las redes de apoyo que en este caso son los padres, las familias y los operadores sociales”, explicó. <br/><br/>Cuando el caso se divulga, el sistema que estaba en equilibrio entra en crisis. Muchas veces ocurre que los colegios enfrentados a una situación de bullying tratan de bajarle el perfil a lo que está pasando y de recuperar la normalidad lo antes posible. Ese camino atenta contra la resolución de los problemas de violencia adentro de la escuela, sostuvo la académica. La alternativa promovida por los especialistas consiste en mantener la crisis para intervenir, interrumpir la situación abusiva, proteger a las víctimas y llegar a un nuevo equilibro. Posteriormente, la reparación de las víctimas y rehabilitación de los victimarios sería la intervención óptima. <br/><br/>Arón planteó que esta es una manera de enfocar el problema de bullying que involucra a toda la organización educacional, no sólo a quién lo ejerce y a quién lo recibe. Se necesita un cambio en los sistemas de creencias y de valores que circulan en esta estructura. “Básicamente tenemos que tratar de realizar un cambio en la cultura organizacional porque sino estamos simplemente sacando agua del mar con un dedal (…) Pensemos en la responsabilidad que a nosotros nos cabe como psicólogos, como profesores y como ciudadanos en la repetición de los sistemas abusivos en los cuales estamos viviendo”, dijo. <br/><br/>Si siguen ocurriendo situaciones de violencia escolar es porque existe un contexto que lo permite, sostuvo Isidora Mena. En los colegios falta organización, falta democracia y falta formación. ¿Cómo se hace un discurso democrático? ¿Cómo se da una orden con autoridad y con democracia? ¿Cómo se resuelven los conflictos pacíficamente?, planteó. <br/><br/>“Se requieren reglas que regulen el enfrentamiento de los conflictos. Si uno mira las normativas de los colegios, están mucho más preocupados de que si los niños llevan o no piercing y del color del pelo que de si se tratan o no respetuosamente”, señaló. <br/><br/>A menor organización, es decir mientras menos metas, normas y reglas claras existan para adultos y estudiantes y mientras más deficiente sea la coordinación van a haber más conflictos y más violencia. Lo mismo ocurre con los actos autoritarios. Si bien todavía está muy arraigada la creencia de que la escuela es para impartir conocimientos y competencias académicas y no saberes y habilidades socioemocionales, la empatía también se puede formar, sostuvo. “También es importante ser capaz también de discutir sin perder la calma y lograr construir un consenso. Lo socioafectivo es algo que nosotros podemos aprender igual que como aprendemos matemáticas”, dijo. <br/><br/>Las presentaciones de las académicas fueron comentadas por estudiantes de enseñanza media y por especialistas y actores públicos vinculados a la educación. Entre ellos participó Rodrigo Bosch, presidente la Corporación Nacional de Colegios Particulares de Chile, y Andrés Vargas, jefe de la Unidad de Transversalidad del Ministerio de Educación. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Pontificia Universidad Católica de Chile</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

El fenómeno de la violencia escolar, especialmente el denominado bullying, ha ido adquiriendo cada vez mayor visibilidad pública debido al aumento de la gravedad y de la recurrencia de los casos. A diferencia de los enfrentamientos entre pares, que ocurren entre personas que tienen una fuerza o una envergadura equivalentes, el bullying es ejercido por niños que por edad, por estatus o por tamaño superan a quien es víctima de la agresión. Se trata de un proceso de abuso sistemático y reiterado que pueden ejercer uno o varios niños en contra de otro que está en una posición de menor poder.

Tampoco se trata de un fenómeno aislado. Para los especialistas representa sólo la punta del iceberg, una de las manifestaciones más alarmantes de una sociedad que de alguna manera promueve y ampara la violencia y que muchas veces guarda silencio frente al sufrimiento de otros.

Un equipo de expertas de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Chile se reunió para reflexionar sobre las causas y las características que tiene este tipo de hostigamiento y proponer estrategias de intervención para ayudar a detenerlo. Ana María Arón, directora del Centro del Buen Trato, Isidora Mena, directora del programa Valoras UC y Neva Milicic fueron las expositoras de la mesa redonda Violencia escolar: ¿Es el bullying el problema?

Arón señaló que una de las características de los sistemas abusivos es la ley del silencio. El abusador no sólo ejerce la violencia sino que además prohíbe a la víctima hablar acerca de ello. Los únicos que están en posición de romper este silenciamiento son los terceros, que en el caso del bullying generalmente son los compañeros de curso. “La única forma que nos puede ayudar a que estos terceros se empoderen y tengan una fortaleza mayor es poder abrirse a las redes de apoyo que en este caso son los padres, las familias y los operadores sociales”, explicó.

Cuando el caso se divulga, el sistema que estaba en equilibrio entra en crisis. Muchas veces ocurre que los colegios enfrentados a una situación de bullying tratan de bajarle el perfil a lo que está pasando y de recuperar la normalidad lo antes posible. Ese camino atenta contra la resolución de los problemas de violencia adentro de la escuela, sostuvo la académica. La alternativa promovida por los especialistas consiste en mantener la crisis para intervenir, interrumpir la situación abusiva, proteger a las víctimas y llegar a un nuevo equilibro. Posteriormente, la reparación de las víctimas y rehabilitación de los victimarios sería la intervención óptima.

Arón planteó que esta es una manera de enfocar el problema de bullying que involucra a toda la organización educacional, no sólo a quién lo ejerce y a quién lo recibe. Se necesita un cambio en los sistemas de creencias y de valores que circulan en esta estructura. “Básicamente tenemos que tratar de realizar un cambio en la cultura organizacional porque sino estamos simplemente sacando agua del mar con un dedal (…) Pensemos en la responsabilidad que a nosotros nos cabe como psicólogos, como profesores y como ciudadanos en la repetición de los sistemas abusivos en los cuales estamos viviendo”, dijo.

Si siguen ocurriendo situaciones de violencia escolar es porque existe un contexto que lo permite, sostuvo Isidora Mena. En los colegios falta organización, falta democracia y falta formación. ¿Cómo se hace un discurso democrático? ¿Cómo se da una orden con autoridad y con democracia? ¿Cómo se resuelven los conflictos pacíficamente?, planteó.

“Se requieren reglas que regulen el enfrentamiento de los conflictos. Si uno mira las normativas de los colegios, están mucho más preocupados de que si los niños llevan o no piercing y del color del pelo que de si se tratan o no respetuosamente”, señaló.

A menor organización, es decir mientras menos metas, normas y reglas claras existan para adultos y estudiantes y mientras más deficiente sea la coordinación van a haber más conflictos y más violencia. Lo mismo ocurre con los actos autoritarios. Si bien todavía está muy arraigada la creencia de que la escuela es para impartir conocimientos y competencias académicas y no saberes y habilidades socioemocionales, la empatía también se puede formar, sostuvo. “También es importante ser capaz también de discutir sin perder la calma y lograr construir un consenso. Lo socioafectivo es algo que nosotros podemos aprender igual que como aprendemos matemáticas”, dijo.

Las presentaciones de las académicas fueron comentadas por estudiantes de enseñanza media y por especialistas y actores públicos vinculados a la educación. Entre ellos participó Rodrigo Bosch, presidente la Corporación Nacional de Colegios Particulares de Chile, y Andrés Vargas, jefe de la Unidad de Transversalidad del Ministerio de Educación.

Edición: Universia / RR

Fuente: Pontificia Universidad Católica de Chile

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.