text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Experto Usach confirma relación entre falta de sueño y muerte temprana

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Un estudio realizado por el Programa de Sueño, Salud y Sociedad de la Universidad de Warwick y el Centro de Investigación del Sueño de Loughborough, Inglaterra, da cuenta que dormir menos de seis horas diarias, no sólo trae problemas a la salud, sino que también aumenta el riesgo de muerte temprana en las personas. <br/><br/>A la investigación en que participaron 1,5 millones de personas, se sumaron los resultados de cerca de dieciséis trabajos anteriores en esta área, permitiendo tener una perspectiva más amplia sobre qué sucede en esta materia en todos los continentes. <br/><br/>La explicación de este fenómeno podría encontrarse en múltiples factores. Jaime Eugenin, experto en neurociencia de la <a target=_blank href=https://www.usach.cl>Universidad de Santiago de Chile</a>, afirma que en animales también se ha observado esta relación falta de sueño-muerte precoz. “Es un hecho bien establecido que animales de laboratorio que han sido privados de sueño en forma crónica presentan una serie de disfunciones que conducen, al cabo de semanas, a la muerte del animal”, dice el especialista. <br/><br/>Asimismo, explica que en la población humana, deben distinguirse varias consecuencias de la falta de sueño adecuado, que incrementan la mortalidad precoz en la población. Entre estas secuelas se cuentan “alteraciones conductuales, co-existencia de alteraciones en la duración del sueño con estados mórbidos y enfermedades metabólicas”, según explica. <br/><br/><strong>Las causas</strong><br/><br/>Respecto a los motivos que llevan a una persona a tener problemas para conciliar el sueño, el especialista, abre una arista que no es muy conocida en Chile, y que responde a hábitos culturales. “Hay muchas causas. Quizás en el último tiempo ha aumentado la incidencia de causas culturales. En nuestra sociedad hay hábitos adquiridos que conducen a disminuir la duración del sueño, como es el trasnoche, prorrogar el sueño por actividades sociales, entretención, entre otras”, plantea Eugenin. <br/><br/>A lo anterior, también se suma otro factor: la falta de costumbres para conciliar el sueño. “Usar el dormitorio para trabajar, ver TV, escuchar música con alta intensidad, tomar estimulantes como café, té, tabaco”, son factores que impiden que las personas puedan tener una facilidad para concretar el sueño. <br/><br/>En una tercera arista se encuentran todos aquellos trastornos del sueño. “Por ejemplo, alteraciones del ritmo circadiano, como las observadas en personas que realizan turnos nocturnos, viajes intercontinentales, o enfermedades que como parte de su sintomatología propician la incapacidad de inducir el sueño, como en algunas depresiones y psicosis”, explica el especialista. <br/><br/>Tras la investigación, los expertos concluyeron que lo ideal es que las personas duerman entre seis y ocho horas. Pero advierten, que el exceso de sueño también podría provocar problemas a la salud, similares a los que acarrea el dormir poco. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad de Santiago de Chile</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Un estudio realizado por el Programa de Sueño, Salud y Sociedad de la Universidad de Warwick y el Centro de Investigación del Sueño de Loughborough, Inglaterra, da cuenta que dormir menos de seis horas diarias, no sólo trae problemas a la salud, sino que también aumenta el riesgo de muerte temprana en las personas.

A la investigación en que participaron 1,5 millones de personas, se sumaron los resultados de cerca de dieciséis trabajos anteriores en esta área, permitiendo tener una perspectiva más amplia sobre qué sucede en esta materia en todos los continentes.

La explicación de este fenómeno podría encontrarse en múltiples factores. Jaime Eugenin, experto en neurociencia de la Universidad de Santiago de Chile, afirma que en animales también se ha observado esta relación falta de sueño-muerte precoz. “Es un hecho bien establecido que animales de laboratorio que han sido privados de sueño en forma crónica presentan una serie de disfunciones que conducen, al cabo de semanas, a la muerte del animal”, dice el especialista.

Asimismo, explica que en la población humana, deben distinguirse varias consecuencias de la falta de sueño adecuado, que incrementan la mortalidad precoz en la población. Entre estas secuelas se cuentan “alteraciones conductuales, co-existencia de alteraciones en la duración del sueño con estados mórbidos y enfermedades metabólicas”, según explica.

Las causas

Respecto a los motivos que llevan a una persona a tener problemas para conciliar el sueño, el especialista, abre una arista que no es muy conocida en Chile, y que responde a hábitos culturales. “Hay muchas causas. Quizás en el último tiempo ha aumentado la incidencia de causas culturales. En nuestra sociedad hay hábitos adquiridos que conducen a disminuir la duración del sueño, como es el trasnoche, prorrogar el sueño por actividades sociales, entretención, entre otras”, plantea Eugenin.

A lo anterior, también se suma otro factor: la falta de costumbres para conciliar el sueño. “Usar el dormitorio para trabajar, ver TV, escuchar música con alta intensidad, tomar estimulantes como café, té, tabaco”, son factores que impiden que las personas puedan tener una facilidad para concretar el sueño.

En una tercera arista se encuentran todos aquellos trastornos del sueño. “Por ejemplo, alteraciones del ritmo circadiano, como las observadas en personas que realizan turnos nocturnos, viajes intercontinentales, o enfermedades que como parte de su sintomatología propician la incapacidad de inducir el sueño, como en algunas depresiones y psicosis”, explica el especialista.

Tras la investigación, los expertos concluyeron que lo ideal es que las personas duerman entre seis y ocho horas. Pero advierten, que el exceso de sueño también podría provocar problemas a la salud, similares a los que acarrea el dormir poco.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad de Santiago de Chile
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.