text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Escuela de Medicina de la Universidad Mayor realiza conferencia de donación y transplante

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Para dar a conocer la nueva Ley de Transplante y la situación actual de la donación de órganos en nuestro país, la Escuela de Medicina de la <a target=_blank href=https://www.umayor.cl>Universidad Mayor</a> y la <a target=_blank href=https://www.sociedaddetrasplante.cl>Sociedad Chilena de Transplante</a> realizaron la conferencia “Donación de órganos y transplante: una mirada al sistema chileno”, a cargo del Dr. Pablo Troncoso, urólogo y jefe de la Unidad de Transplante Renal de la <a target=_blank href=https://www.uc.cl>Pontificia Universidad Católica de Chile</a>. <br/><br/>Durante su exposición, el Dr. Pablo Troncoso se refirió a los cambios educacionales que deben existir en la población, para no continuar siendo una nación con bajas estadísticas de donación y transplante. “Todos los mayores de 18 años son donantes automáticamente, a no ser que en vida la persona deje expresamente su voluntad de no serlo. Lamentablemente, sin donantes no hay transplante y las bajas estadísticas se mantienen hace por lo menos 10 años. Lo complicado es que las listas de espera aumentan cada año y este 2010 no se incrementarán los donantes a causa del terremoto”, expresó. <br/><br/>El profesional agregó que “para la población que tiene Chile de 15 millones de habitantes se debería tener por lo menos 600 donantes potenciales. El año pasado de esos 600 posibles sólo se rescataron 182. La principal causa de pérdida de donantes es la negativa familiar. Si bien se ha fomentado con publicidad y casos emblemáticos las estadísticas siguen igual. La única forma de cambiar esta realidad es un cambio cultural profundo que debe partir de la educación escolar y del área de la salud. Los coordinadores en hospitales también deben hacer un importante cambio, ya que son el eje central en el proceso de donación – transplante. Tenemos mucho que hacer y aún nos queda un largo camino”. <br/><br/>Asimismo, el Dr. José Luis Rojas indicó los alcances de esta nueva normativa. “Se adoptó el modelo español de transplante en donde todos nacen donantes, pero los familiares son los garantes. En la actualidad una solución para que no existan negativas de parte de las familias, aún cuando el paciente haya manifestado en vida el deseo de ser donante, es que exista un registro de donantes y no donantes, donde se especifique que el paciente firmó ser donante o manifestó expresamente no serlo. El espíritu de esta ley es que se realice un cambio cultural y que en las familias se converse el tema y que no sea una decisión arbitraria, ya que de esa forma se pierden las confianzas”, puntualizó. <br/><br/>Una de las razones por las cuales los familiares se niegan a que sus fallecidos sean donantes es porque creen que la intervención genera un alto costo. En este caso los valores sólo los asume el receptor del órgano por lo cual el donante no paga. Es así como los transplantes renales por ejemplo están dentro del plan AUGE, y Fonasa e Isapres ofrecen otras formas de financiamiento. <br/><br/>Los expositores concluyeron que es necesario que se coordine una organización profesional que sea una prioridad y una obligación para un hospital, que existan más coordinadores en los centros asistenciales y que se trabaje en la educación escolar y médica para un cambio de mentalidad profundo frente a este tema. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Mayor</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Para dar a conocer la nueva Ley de Transplante y la situación actual de la donación de órganos en nuestro país, la Escuela de Medicina de la Universidad Mayor y la Sociedad Chilena de Transplante realizaron la conferencia “Donación de órganos y transplante: una mirada al sistema chileno”, a cargo del Dr. Pablo Troncoso, urólogo y jefe de la Unidad de Transplante Renal de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Durante su exposición, el Dr. Pablo Troncoso se refirió a los cambios educacionales que deben existir en la población, para no continuar siendo una nación con bajas estadísticas de donación y transplante. “Todos los mayores de 18 años son donantes automáticamente, a no ser que en vida la persona deje expresamente su voluntad de no serlo. Lamentablemente, sin donantes no hay transplante y las bajas estadísticas se mantienen hace por lo menos 10 años. Lo complicado es que las listas de espera aumentan cada año y este 2010 no se incrementarán los donantes a causa del terremoto”, expresó.

El profesional agregó que “para la población que tiene Chile de 15 millones de habitantes se debería tener por lo menos 600 donantes potenciales. El año pasado de esos 600 posibles sólo se rescataron 182. La principal causa de pérdida de donantes es la negativa familiar. Si bien se ha fomentado con publicidad y casos emblemáticos las estadísticas siguen igual. La única forma de cambiar esta realidad es un cambio cultural profundo que debe partir de la educación escolar y del área de la salud. Los coordinadores en hospitales también deben hacer un importante cambio, ya que son el eje central en el proceso de donación – transplante. Tenemos mucho que hacer y aún nos queda un largo camino”.

Asimismo, el Dr. José Luis Rojas indicó los alcances de esta nueva normativa. “Se adoptó el modelo español de transplante en donde todos nacen donantes, pero los familiares son los garantes. En la actualidad una solución para que no existan negativas de parte de las familias, aún cuando el paciente haya manifestado en vida el deseo de ser donante, es que exista un registro de donantes y no donantes, donde se especifique que el paciente firmó ser donante o manifestó expresamente no serlo. El espíritu de esta ley es que se realice un cambio cultural y que en las familias se converse el tema y que no sea una decisión arbitraria, ya que de esa forma se pierden las confianzas”, puntualizó.

Una de las razones por las cuales los familiares se niegan a que sus fallecidos sean donantes es porque creen que la intervención genera un alto costo. En este caso los valores sólo los asume el receptor del órgano por lo cual el donante no paga. Es así como los transplantes renales por ejemplo están dentro del plan AUGE, y Fonasa e Isapres ofrecen otras formas de financiamiento.

Los expositores concluyeron que es necesario que se coordine una organización profesional que sea una prioridad y una obligación para un hospital, que existan más coordinadores en los centros asistenciales y que se trabaje en la educación escolar y médica para un cambio de mentalidad profundo frente a este tema.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Mayor
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.