text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Expertos de la USM Viña del Mar entregan recomendaciones a la hora comprar un inmueble

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Han pasado poco más de dos meses del terremoto que afectó a la zona centro sur del país, y los chilenos han manifestado sus temores a la hora de adquirir un inmueble. En particular, si son departamentos que se ubiquen sobre el piso 10. No obstante, muchos de ellos son infundados. Renzo Piazze, director del Departamento de Construcción y Prevención de Riesgos de la Sede Viña del Mar de la <a target=_blank href=https://www.usm.cl>Universidad Santa María</a>, y Carlos Gómez, docente de la misma unidad, entregaron importantes recomendaciones a la hora de adquirir un inmueble, descartando riesgos de vivir en altura. <br/><br/>Piazze indicó que vivir en altura no representa ningún riesgo mayor y que los daños estructurales de un inmueble no se relacionan con la altura de éste. “Vivir en altura no es un riesgo y los daños estructurales que produjo el terremoto en los edificios afectaron, tanto a pisos inferiores como superiores. En caso de sismo, los departamentos que están por sobre el piso 10 presentan un oscilación mayor, pues se produce un brazo que amplifica el movimiento y por lo mismo el desplazamiento de ellos es mayor. Entonces con mayor movimiento es lógico que se produzcan deterioros. Podemos esperar que se pierdan mayor cantidad de lozas, cuadros; que se produzcan fisuras en cielos y encuentros de muros estructurales, pero todo esto no reviste peligro alguno y no se condice con los graves daños estructurales que presentaron algunos edificios a raíz del terremoto”. <br/><br/>Además, sostuvo que “estoy absolutamente convencido que el temor a vivir en altura se trata de un fenómeno temporal. La compra de un bien raíz es una inversión para toda la vida y esta situación de vulnerabilidad pasará rápidamente al olvido. El próximo año me cambiaré a un edificio en el piso quince y que actualmente se encuentra en construcción y jamás lo devolvería por efectos de un fenómeno mediático y temporal. La clave número uno es fijarse en la empresa inmobiliaria y constructora, así como en el equipo de trabajo, donde el Ingeniero Calculista tiene un rol fundamental, es así como hubo edificios de la misma constructora que presentaron daños estructurales severos y otros no” . <br/><br/>El docente fue tajante al indicar que los pisos altos no presentan condiciones de inhabitabilidad, “la condición de habitabilidad de una vivienda depende de varios factores bastante más significativos que el hecho particular de que se encuentre en altura o no. La distribución, orientación, vista, superficie, espacios comunes, etc. son variables a considerar. Entonces un departamento que esté ubicado por sobre el piso diez no presenta ninguna condición de inhabitabilidad. La persona que desee comprar un departamento debe tener en cuenta estas variables, que las buenas empresas inmobiliarias también han considerado, pero de todas formas es recomendable corroborarlo en terreno y si se trata de una compra en verde se deben asesorar por un profesional del área, para revisar planos y verificar aspectos como las vías de acceso y de escape”. <br/><br/><strong>Vías de evacuación <br/></strong><br/>Carlos Gómez también recomendó verificar las vías de acceso y de escape. “Los edificios deben tener al menos una cara despejada para el acceso de carros con escalas telescópicas, zona libre para ingreso de ambulancias y una buena zona de seguridad cerrada, con puertas de cerrado automático, resistentes al fuego, con iluminación de emergencia, tanto en las escalas como descansos”. <br/><br/>Agregó que “algunos departamentos sobre los que se encontraban las piscinas y estanques de agua colapsaron en el último terremoto Además el edificio debe tener un plan de mantenimiento para garantizar que siempre las escalas de emergencia se encuentren libres de obstáculos (cajas, artículos de aseo, suciedad en general) y las instalaciones y mantenciones de la red eléctrica y de gas deben ser certificadas por profesionales acreditados en la Superintendencia de Electricidad y Combustibles”. <br/><br/>“Los edificios deben tener sistemas de protección contra incendios: red seca, red húmeda, detectores de humo en el interior de los departamentos (no interesan en los pasillos), asociados a algún sistema de alarma y que ésta no dependa de la energía eléctrica, lo que debe contar con un programa de mantenimiento preventivo”, sentenció. <br/><br/>Edición: <em>Universia /</em> RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Santa María</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Han pasado poco más de dos meses del terremoto que afectó a la zona centro sur del país, y los chilenos han manifestado sus temores a la hora de adquirir un inmueble. En particular, si son departamentos que se ubiquen sobre el piso 10. No obstante, muchos de ellos son infundados. Renzo Piazze, director del Departamento de Construcción y Prevención de Riesgos de la Sede Viña del Mar de la Universidad Santa María, y Carlos Gómez, docente de la misma unidad, entregaron importantes recomendaciones a la hora de adquirir un inmueble, descartando riesgos de vivir en altura.

Piazze indicó que vivir en altura no representa ningún riesgo mayor y que los daños estructurales de un inmueble no se relacionan con la altura de éste. “Vivir en altura no es un riesgo y los daños estructurales que produjo el terremoto en los edificios afectaron, tanto a pisos inferiores como superiores. En caso de sismo, los departamentos que están por sobre el piso 10 presentan un oscilación mayor, pues se produce un brazo que amplifica el movimiento y por lo mismo el desplazamiento de ellos es mayor. Entonces con mayor movimiento es lógico que se produzcan deterioros. Podemos esperar que se pierdan mayor cantidad de lozas, cuadros; que se produzcan fisuras en cielos y encuentros de muros estructurales, pero todo esto no reviste peligro alguno y no se condice con los graves daños estructurales que presentaron algunos edificios a raíz del terremoto”.

Además, sostuvo que “estoy absolutamente convencido que el temor a vivir en altura se trata de un fenómeno temporal. La compra de un bien raíz es una inversión para toda la vida y esta situación de vulnerabilidad pasará rápidamente al olvido. El próximo año me cambiaré a un edificio en el piso quince y que actualmente se encuentra en construcción y jamás lo devolvería por efectos de un fenómeno mediático y temporal. La clave número uno es fijarse en la empresa inmobiliaria y constructora, así como en el equipo de trabajo, donde el Ingeniero Calculista tiene un rol fundamental, es así como hubo edificios de la misma constructora que presentaron daños estructurales severos y otros no” .

El docente fue tajante al indicar que los pisos altos no presentan condiciones de inhabitabilidad, “la condición de habitabilidad de una vivienda depende de varios factores bastante más significativos que el hecho particular de que se encuentre en altura o no. La distribución, orientación, vista, superficie, espacios comunes, etc. son variables a considerar. Entonces un departamento que esté ubicado por sobre el piso diez no presenta ninguna condición de inhabitabilidad. La persona que desee comprar un departamento debe tener en cuenta estas variables, que las buenas empresas inmobiliarias también han considerado, pero de todas formas es recomendable corroborarlo en terreno y si se trata de una compra en verde se deben asesorar por un profesional del área, para revisar planos y verificar aspectos como las vías de acceso y de escape”.

Vías de evacuación

Carlos Gómez también recomendó verificar las vías de acceso y de escape. “Los edificios deben tener al menos una cara despejada para el acceso de carros con escalas telescópicas, zona libre para ingreso de ambulancias y una buena zona de seguridad cerrada, con puertas de cerrado automático, resistentes al fuego, con iluminación de emergencia, tanto en las escalas como descansos”.

Agregó que “algunos departamentos sobre los que se encontraban las piscinas y estanques de agua colapsaron en el último terremoto Además el edificio debe tener un plan de mantenimiento para garantizar que siempre las escalas de emergencia se encuentren libres de obstáculos (cajas, artículos de aseo, suciedad en general) y las instalaciones y mantenciones de la red eléctrica y de gas deben ser certificadas por profesionales acreditados en la Superintendencia de Electricidad y Combustibles”.

“Los edificios deben tener sistemas de protección contra incendios: red seca, red húmeda, detectores de humo en el interior de los departamentos (no interesan en los pasillos), asociados a algún sistema de alarma y que ésta no dependa de la energía eléctrica, lo que debe contar con un programa de mantenimiento preventivo”, sentenció.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Santa María
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.