text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Neozelandeses exponen sobre riesgo sísmico y rehabilitación de estructuras

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Un equipo de expertos de la Asociación de Ingeniería Sísmica de Nueva Zelanda (NZSEE) expuso su experiencia y conocimiento en el Tercer Taller para la Reconstrucción Regional, organizado por el Departamento de Ingeniería Civil de la <a target=_blank href=https://www.ucsc.cl>Universidad Católica de la Santísima Concepción</a>. <br/><br/>La misión neozelandesa conformada por 15 profesionales de distintas áreas, entre los que figuraba el académico de la Facultad de Ingeniería, Claudio Oyarzo, reunió a especialistas en ingeniería estructura, manejo de desastres, sismología, geología, redes de servicios básicos, manejo de sustancias peligrosas y geotecnia. <br/><br/>El expositor Graeme Lawrence, consejero del Department of Building & Housing del Ministerio de Vivienda de Nueva Zelanda, se refirió a las normas y códigos de edificación en su país y detalló que el sistema normativo está basado en el desempeño. Asimismo, mencionó que el código de edificación, incluido en estas normas, contiene 35 cláusulas con los requerimientos específicos en todas las disciplinas, como estructuras, durabilidad, incendios, humedad, etc. <br/><br/>Antes de construir en Nueva Zelanda, se requiere contar con un permiso del gobierno local. “Para edificios de varios pisos, se emite una autorización especial, ya que se establece un programa de cumplimiento más específico y regulado sobre cómo deben construirse estos edificios”, detalló el especialista. <br/><br/>La industria, agregó, provee de pautas de construcción según sea necesario. “Esto requiere de trabajar en conjunto con centros de investigación para obtener los datos técnicos adecuados a la edificación”, dijo. <br/><br/>Por su parte, Graeme Beattie, ingeniero estructural senior de la Consultora BRANZ, hizo hincapié en los materiales constructivos y las investigaciones sobre su resistencia, con el fin de hacer construcciones de buena calidad y no tener que llegar a demolerlas, como señala la ley para edificios susceptibles a terremotos. <br/><br/>A su juicio, en Concepción se ha cumplido en general el objetivo de que los edificios no colapsen y que las personas puedan salir en pie desde su interior. <br/><br/>En tanto, la arquitecto y experta en Planificación Urbana de la U. de Victoria (Wellington), Penny Allan, destacó que la capital penquista, en su estructura “es una ciudad muy resiliente”. <br/><br/>“La resiliencia es la capacidad para resolver la interrupción y reorganizarse durante un cambio, logrando recuperar la misma función, estructura e identidad que se tenía en el pasado” detalló. Un sistema resiliente cambia y vuelve al mismo nivel, y este principio fue ejemplificado por la arquitecta. “Los espacios abiertos son los que tienen la capacidad para poder absorber los impactos (…) y permiten la adaptación de la ciudad a los cambios”. Así, en tiempos de crisis, estos espacios se transforman en una segunda ciudad o pequeñas comunidades donde se efectúan diversos servicios. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Católica de la Santísima Concepción</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Un equipo de expertos de la Asociación de Ingeniería Sísmica de Nueva Zelanda (NZSEE) expuso su experiencia y conocimiento en el Tercer Taller para la Reconstrucción Regional, organizado por el Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

La misión neozelandesa conformada por 15 profesionales de distintas áreas, entre los que figuraba el académico de la Facultad de Ingeniería, Claudio Oyarzo, reunió a especialistas en ingeniería estructura, manejo de desastres, sismología, geología, redes de servicios básicos, manejo de sustancias peligrosas y geotecnia.

El expositor Graeme Lawrence, consejero del Department of Building & Housing del Ministerio de Vivienda de Nueva Zelanda, se refirió a las normas y códigos de edificación en su país y detalló que el sistema normativo está basado en el desempeño. Asimismo, mencionó que el código de edificación, incluido en estas normas, contiene 35 cláusulas con los requerimientos específicos en todas las disciplinas, como estructuras, durabilidad, incendios, humedad, etc.

Antes de construir en Nueva Zelanda, se requiere contar con un permiso del gobierno local. “Para edificios de varios pisos, se emite una autorización especial, ya que se establece un programa de cumplimiento más específico y regulado sobre cómo deben construirse estos edificios”, detalló el especialista.

La industria, agregó, provee de pautas de construcción según sea necesario. “Esto requiere de trabajar en conjunto con centros de investigación para obtener los datos técnicos adecuados a la edificación”, dijo.

Por su parte, Graeme Beattie, ingeniero estructural senior de la Consultora BRANZ, hizo hincapié en los materiales constructivos y las investigaciones sobre su resistencia, con el fin de hacer construcciones de buena calidad y no tener que llegar a demolerlas, como señala la ley para edificios susceptibles a terremotos.

A su juicio, en Concepción se ha cumplido en general el objetivo de que los edificios no colapsen y que las personas puedan salir en pie desde su interior.

En tanto, la arquitecto y experta en Planificación Urbana de la U. de Victoria (Wellington), Penny Allan, destacó que la capital penquista, en su estructura “es una ciudad muy resiliente”.

“La resiliencia es la capacidad para resolver la interrupción y reorganizarse durante un cambio, logrando recuperar la misma función, estructura e identidad que se tenía en el pasado” detalló. Un sistema resiliente cambia y vuelve al mismo nivel, y este principio fue ejemplificado por la arquitecta. “Los espacios abiertos son los que tienen la capacidad para poder absorber los impactos (…) y permiten la adaptación de la ciudad a los cambios”. Así, en tiempos de crisis, estos espacios se transforman en una segunda ciudad o pequeñas comunidades donde se efectúan diversos servicios.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Católica de la Santísima Concepción
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.