text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Naturalidad y confianza son claves para que los padres aborden las interrogantes sobre sexualidad de sus hijos

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Cuando los hijos muy pequeños descubren la diferencia anatómica de los sexos surgen, de inmediato, una serie de preguntas: ¿Por qué mi hermanita no tiene lo que yo tengo? por su parte, una niñita podría preguntarse: ¿Por qué mi hermano tiene un hace-pipí distinto al mío? Ambos podrían preguntarse acerca de cómo se hacen los bebés y cómo nacen, preguntas que suelen poner en aprietos a los padres que no saben muy bien cómo responder. ¿Hay que decirles toda la verdad? ¿Con qué palabras le explico a mi hijo? ¿No estará muy chico para contarle cosas? <br/><br/>Miriam Pardo, psicóloga infanto-juvenil de la <a target=_blank href=https://www.unab.cl>Universidad Andrés Bello</a>, afirma que si los niños tienen interrogantes relacionadas con el descubrimiento del propio cuerpo y la diferencia sustancial entre un hombre y una mujer, los padres tienen más interrogantes aún relacionadas con su propio desconocimiento acerca de cómo abordar estos temas con sus hijos. <br/><br/>Añade que las preguntas anteriores se relacionan con niños de 2 a 5 años, que descubren la diferencia anatómica de los sexos. No es de extrañarse que los niños de esta edad jueguen a descubrir sus propios genitales, ya sea a solas o entre ellos, lo que suele producir mucha inquietud en los padres. “Es recomendable señalarles a los niños que ese tipo de comportamientos será sancionado en el colegio o en cualquier otro lugar, expresa Miriam Pardo, ya que los órganos sexuales forman parte de la intimidad y nadie tiene derecho a mirar y tocar esas zonas que son absolutamente íntimas. Los padres no sólo podrían recomendar esto a sus hijos, incluso cuando son más grandes, sino que deberían acompañar estos consejos a través del ejemplo evitando mirar y tocar innecesariamente el cuerpo del niño. <br/><br/>La psicóloga infanto-juvenil plantea que a medida que los hijos crecen y se encuentran en la etapa escolar, para ellos es muy importante formar parte de su grupo de pares. Algunos grupos presentan una preocupación mayor sobre los temas de sexualidad que otros; en este sentido, es recomendable que los padres estén al tanto del perfil que tiene el grupo al cual pertenece su hijo, para poder orientarlos con uno de los consejos más apremiantes: el respeto por el propio cuerpo y las consecuencias que se desprenden de esta visión de respeto por sí mismo. <br/><br/>“Es muy importante preparar al hijo para la llegada de la pubertad. Cada hijo es distinto y el contexto en el cual se pueda hablar con ellos acerca de sexualidad, estará determinado por sus particularidades”, señala la académica de la UNAB. Hay hijos que prefieren conversar a solas con sus padres, sin otro hermano porque les da vergüenza; otros, prefieren hablar con sus hermanos presentes; otros quieren comentar estos temas sólo con uno de sus padres; otros, en cambio, prefieren hablar con ambos. <br/><br/>Miriam Pardo añade que es de vital importancia que los padres estén de acuerdo acerca de sus propios conceptos sobre sexualidad, de manera de poder transmitir a sus hijos consistencia en las ideas que postulan acerca de estos contenidos. La dificultad que presentan muchos padres para abordar estos temas, se debe a que consideran la sexualidad como un mito y, por lo tanto, les resulta difícil desmitificarla, ya sea en cuanto a términos empleados para designar las partes del cuerpo, ideas, expresiones, prejuicios, etc. “Esta afirmación hace necesario que los padres realicen un trabajo previo entre ellos para discutir primero qué es lo que piensan sobre determinados tópicos de la sexualidad, con el fin de poder transmitir la consistencia necesaria que sirva de apoyo a sus hijos. Lo importante abordar la sexualidad en un clima de confianza, para que sea posible hablar sobre la sexualidad con naturalidad”, agrega la psicóloga. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Andrés Bello</em>
Miriam Pardo
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Cuando los hijos muy pequeños descubren la diferencia anatómica de los sexos surgen, de inmediato, una serie de preguntas: ¿Por qué mi hermanita no tiene lo que yo tengo? por su parte, una niñita podría preguntarse: ¿Por qué mi hermano tiene un hace-pipí distinto al mío? Ambos podrían preguntarse acerca de cómo se hacen los bebés y cómo nacen, preguntas que suelen poner en aprietos a los padres que no saben muy bien cómo responder. ¿Hay que decirles toda la verdad? ¿Con qué palabras le explico a mi hijo? ¿No estará muy chico para contarle cosas?

Miriam Pardo, psicóloga infanto-juvenil de la Universidad Andrés Bello, afirma que si los niños tienen interrogantes relacionadas con el descubrimiento del propio cuerpo y la diferencia sustancial entre un hombre y una mujer, los padres tienen más interrogantes aún relacionadas con su propio desconocimiento acerca de cómo abordar estos temas con sus hijos.

Añade que las preguntas anteriores se relacionan con niños de 2 a 5 años, que descubren la diferencia anatómica de los sexos. No es de extrañarse que los niños de esta edad jueguen a descubrir sus propios genitales, ya sea a solas o entre ellos, lo que suele producir mucha inquietud en los padres. “Es recomendable señalarles a los niños que ese tipo de comportamientos será sancionado en el colegio o en cualquier otro lugar, expresa Miriam Pardo, ya que los órganos sexuales forman parte de la intimidad y nadie tiene derecho a mirar y tocar esas zonas que son absolutamente íntimas. Los padres no sólo podrían recomendar esto a sus hijos, incluso cuando son más grandes, sino que deberían acompañar estos consejos a través del ejemplo evitando mirar y tocar innecesariamente el cuerpo del niño.

La psicóloga infanto-juvenil plantea que a medida que los hijos crecen y se encuentran en la etapa escolar, para ellos es muy importante formar parte de su grupo de pares. Algunos grupos presentan una preocupación mayor sobre los temas de sexualidad que otros; en este sentido, es recomendable que los padres estén al tanto del perfil que tiene el grupo al cual pertenece su hijo, para poder orientarlos con uno de los consejos más apremiantes: el respeto por el propio cuerpo y las consecuencias que se desprenden de esta visión de respeto por sí mismo.

“Es muy importante preparar al hijo para la llegada de la pubertad. Cada hijo es distinto y el contexto en el cual se pueda hablar con ellos acerca de sexualidad, estará determinado por sus particularidades”, señala la académica de la UNAB. Hay hijos que prefieren conversar a solas con sus padres, sin otro hermano porque les da vergüenza; otros, prefieren hablar con sus hermanos presentes; otros quieren comentar estos temas sólo con uno de sus padres; otros, en cambio, prefieren hablar con ambos.

Miriam Pardo añade que es de vital importancia que los padres estén de acuerdo acerca de sus propios conceptos sobre sexualidad, de manera de poder transmitir a sus hijos consistencia en las ideas que postulan acerca de estos contenidos. La dificultad que presentan muchos padres para abordar estos temas, se debe a que consideran la sexualidad como un mito y, por lo tanto, les resulta difícil desmitificarla, ya sea en cuanto a términos empleados para designar las partes del cuerpo, ideas, expresiones, prejuicios, etc. “Esta afirmación hace necesario que los padres realicen un trabajo previo entre ellos para discutir primero qué es lo que piensan sobre determinados tópicos de la sexualidad, con el fin de poder transmitir la consistencia necesaria que sirva de apoyo a sus hijos. Lo importante abordar la sexualidad en un clima de confianza, para que sea posible hablar sobre la sexualidad con naturalidad”, agrega la psicóloga.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.