text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Caminatas: bajar de peso y mejorar el ánimo en un solo "paso"

      
<strong><a target=_blank href=https://agenda.universia.cl/>Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia</a><br/></strong><br/>Los beneficios de las caminatas son numerosos: ayudan a bajar de peso, ya que se calcula que si una persona camina alrededor de 6.5 kilómetro fácilmente puede quemar alrededor de 350 calorías por hora. <br/><br/>Este ejercicio al aire libre, indica Hernán de La Barra, académico de la Escuela de Kinesiología de la <a target=_blank href=https://www.unab.cl>Universidad Andrés Bello</a>, “permite desarrollar músculos y fortalecer articulaciones y huesos. Por eso, la caminata forma parte del tratamiento de quienes padecen diabetes y artritis. Mejora el estado de ánimo y ayuda a conciliar más fácilmente el sueño”, asegura el experto. <br/><br/>En efecto, un estudio publicado por el sitio de noticias HealtDay en 2009 y patrocinado por el gobierno de Estados Unidos, determinó que caminatas planificadas tienen efectos positivos en aquellas personas que tienen una obstrucción de los vasos sanguíneos de las piernas conocido como enfermedad arterial periférica (EAP). La investigación mostró que ejercicios regulares de seis minutos en caminadoras permitían a los pacientes mejorar su resistencia y calidad de vida. <br/><br/>“La caminata es uno de los ejercicios más completos, básicos y beneficiosos para un individuo, aportando al organismo beneficios músculo esqueléticos, cardiovasculares y psicológicos, entre muchos”, explica Hernán de La Barra. <br/><br/><strong>Otros beneficios <br/></strong><br/>El kinesiólogo detalla que caminar es beneficioso por numerosas razones: <br/><br/>• Es un ejercicio de bajo estrés para el sistema músculo esquelético: a diferencia de otras actividades físicas, como el correr, genera un baja sobrecarga en articulaciones, ligamentos y músculos. <br/><br/>• Proporciona resistencia muscular: implica el trabajo de diversos grupos musculares de los miembros inferiores y músculos del tronco, además de una participación de las extremidades superiores. <br/><br/>• Ayuda a bajar de peso: Quema los depósitos de grasa. El requisito para utilizar grasas es un ejercicio de resistencia de moderada exigencia y larga duración, idealmente por sobre los 20 minutos. <br/><br/>• Mejora el rendimiento cardiovascular: genera cambios a nivel circulatorio lo que ayuda a la irrigación de los tejidos, que la sangre llegue a nivel cerebral y al entrenamiento del aparato cardiovascular. <br/><br/>• Mejora el estado anímico: incrementa los niveles sanguíneos de sustancias opiáceas endógenas (endorfinas) que inhiben el dolor y estrés a nivel del sistema nervioso central. <br/><br/>• Ayuda a conciliar el sueño: Al tener un ritmo periódico de caminata se le exige al sistema algún grado de sobrecarga lo que obligará al cuerpo a una recuperación a través del sueño. <br/><br/><strong>Recomendaciones <br/><br/></strong>El kinesiólogo Hernán de La Barra indica que para que una caminata tenga efecto depende de los requerimientos y objetivos de cada individuo. Es preferible que antes de realizar trekking el sujeto sea evaluado por un profesional de la salud pertinente con el fin de estimar la condición física inicial. <br/><br/>La caminata para ser efectiva, en tanto, debe involucrar un ritmo medio alto (cadencia 40 o más pasos por minutos) y mantener una frecuencia por un tiempo prolongado. “Si el objetivo es bajar de peso, las persona debe aumentar el tiempos (más 20 minutos) a una cadencia promedio de 30 pasos por minuto. En ambos casos el braceo ayudará a reclutar otros grupos musculares y, por lo tanto, la exigencia de la caminata será mayor para el sujeto. <br/><br/>En personas de la tercera edad, pacientes con obesidad o con patologías metabólicas como diabetes mellitus, una caminata suave puede ser para muchas situaciones una actividad de exigencia importante. Este tipo de pacientes requiere una evaluación previa de su condición para estimar la exigencia del ejercicio. <br/><br/>Es recomendable hacer esta actividad física durante la mañana o durante la tarde, cuando el calor ha disminuido; hidratarse bien ante, durante y después de la actividad, en especial si esta será desarrollada por tiempos prolongados. Se recomienda, además, ropa cómoda, es decir, buzo o short, zapatillas cómodas con buena amortiguación, polera y algún tipo de gorro y gafas para protegerse del sol. <br/><br/>Edición: <em>Universia</em> / RR <br/><br/>Fuente: <em>Universidad Andrés Bello</em>
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Los beneficios de las caminatas son numerosos: ayudan a bajar de peso, ya que se calcula que si una persona camina alrededor de 6.5 kilómetro fácilmente puede quemar alrededor de 350 calorías por hora.

Este ejercicio al aire libre, indica Hernán de La Barra, académico de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Andrés Bello, “permite desarrollar músculos y fortalecer articulaciones y huesos. Por eso, la caminata forma parte del tratamiento de quienes padecen diabetes y artritis. Mejora el estado de ánimo y ayuda a conciliar más fácilmente el sueño”, asegura el experto.

En efecto, un estudio publicado por el sitio de noticias HealtDay en 2009 y patrocinado por el gobierno de Estados Unidos, determinó que caminatas planificadas tienen efectos positivos en aquellas personas que tienen una obstrucción de los vasos sanguíneos de las piernas conocido como enfermedad arterial periférica (EAP). La investigación mostró que ejercicios regulares de seis minutos en caminadoras permitían a los pacientes mejorar su resistencia y calidad de vida.

“La caminata es uno de los ejercicios más completos, básicos y beneficiosos para un individuo, aportando al organismo beneficios músculo esqueléticos, cardiovasculares y psicológicos, entre muchos”, explica Hernán de La Barra.

Otros beneficios

El kinesiólogo detalla que caminar es beneficioso por numerosas razones:

• Es un ejercicio de bajo estrés para el sistema músculo esquelético: a diferencia de otras actividades físicas, como el correr, genera un baja sobrecarga en articulaciones, ligamentos y músculos.

• Proporciona resistencia muscular: implica el trabajo de diversos grupos musculares de los miembros inferiores y músculos del tronco, además de una participación de las extremidades superiores.

• Ayuda a bajar de peso: Quema los depósitos de grasa. El requisito para utilizar grasas es un ejercicio de resistencia de moderada exigencia y larga duración, idealmente por sobre los 20 minutos.

• Mejora el rendimiento cardiovascular: genera cambios a nivel circulatorio lo que ayuda a la irrigación de los tejidos, que la sangre llegue a nivel cerebral y al entrenamiento del aparato cardiovascular.

• Mejora el estado anímico: incrementa los niveles sanguíneos de sustancias opiáceas endógenas (endorfinas) que inhiben el dolor y estrés a nivel del sistema nervioso central.

• Ayuda a conciliar el sueño: Al tener un ritmo periódico de caminata se le exige al sistema algún grado de sobrecarga lo que obligará al cuerpo a una recuperación a través del sueño.

Recomendaciones

El kinesiólogo Hernán de La Barra indica que para que una caminata tenga efecto depende de los requerimientos y objetivos de cada individuo. Es preferible que antes de realizar trekking el sujeto sea evaluado por un profesional de la salud pertinente con el fin de estimar la condición física inicial.

La caminata para ser efectiva, en tanto, debe involucrar un ritmo medio alto (cadencia 40 o más pasos por minutos) y mantener una frecuencia por un tiempo prolongado. “Si el objetivo es bajar de peso, las persona debe aumentar el tiempos (más 20 minutos) a una cadencia promedio de 30 pasos por minuto. En ambos casos el braceo ayudará a reclutar otros grupos musculares y, por lo tanto, la exigencia de la caminata será mayor para el sujeto.

En personas de la tercera edad, pacientes con obesidad o con patologías metabólicas como diabetes mellitus, una caminata suave puede ser para muchas situaciones una actividad de exigencia importante. Este tipo de pacientes requiere una evaluación previa de su condición para estimar la exigencia del ejercicio.

Es recomendable hacer esta actividad física durante la mañana o durante la tarde, cuando el calor ha disminuido; hidratarse bien ante, durante y después de la actividad, en especial si esta será desarrollada por tiempos prolongados. Se recomienda, además, ropa cómoda, es decir, buzo o short, zapatillas cómodas con buena amortiguación, polera y algún tipo de gorro y gafas para protegerse del sol.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.