text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudio de Universidad Católica Silva Henríquez arroja que chilenos perciben alto nivel de corrupción

      
Sobre el 85% de las personas consultadas, cree que la corrupción está presente en todos los niveles de la administración pública, resultado que también persiste en el tiempo.

Así lo indicó el estudio denominado "Percepción de la población pobre de santiago sobre probidad y corrupción en chile al año 2005 y visión evolutiva respecto de los años 2003 y 2004", realizado desde hace tres años por la Escuela de Administración y Economía de la Universidad Católica Silva Henríquez.

El documento considera más de 25 preguntas, efectuadas a través de una encuesta aplicada cara a cara a una muestra aleatoria de 354 personas pobres de comunas como Cerrillos, Cerro Navia, Conchalí, Puente Alto, Renca, San Bernardo y San Ramón y posee un 99,7% de nivel de confianza y un 4,1% de error muestral estimado.

Presentado por el investigador Marcelo Yáñez, la información mostró la percepción de las personas pobres de Santiago frente a la probidad y corrupción en el país a diciembre de 2005 y cómo ha evolucionado respecto de su apreciación a los años 2003 y 2004. Además, aborda su percepción global sobre corrupción en el país en diferentes entidades consultadas, causas y consecuencias de la corrupción, responsables de que no exista y expectativas sobre éstos, y calificación en su gestión para resolver estos problemas, entre diversos otros aspectos.

Según el investigador Marcelo Yáñez, "estos resultados dan a entender que la gente pobre no percibe efectos de las medidas en pro de la transparencia que ha implementado en el último tiempo el Estado, ya que en los tres años en que se realiza este estudio, se mantiene prácticamente inalterable la negativa percepción de la gente pobre de Santiago sobre la corrupción en Chile".

Los resultados que sostienen esta afirmación se sustentan en que 9 de cada 10 personas pobres de la capital cree que la corrupción está en todos los niveles de la administración pública, igual proporción percibe que no se castiga en forma ejemplarizadora a los corruptos, que la cantidad de gente involucrada en corrupción es mayor de lo que se sabe y que la gente no denuncia a los corruptos por miedo a represalias.

Nueve de cada 10 personas entrevistadas piensa que hay más corrupción entre las personas que poseen más recursos que entre los pobres.

Algunos antecedentes que muestran el escepticismo de las personas pobres de Santiago sobre este tema, son que el 61,2% piensa que se puede hacer muy poco para frenar a la corrupción, escepticismo mayor a los 53% y 54% de los años 2003 y 2004.

Otro 61,3% cree que en el castigo a los corruptos, hay diferencias en las clases sociales, dando a entender con ello de que el accionar de la justicia en este tema depende de quienes sean los involucrados. Junto a esto, 7 de cada 10 de estas personas de Santiago asevera que los casos de corrupción son hoy más graves que hace un año.

Entre los hechos que las personas pobres mencionaron en mayor medida como corrupción, están el tener un conocido en un juzgado que le ayude en los fallos (81,0%), que un funcionario público reciba dinero o regalos para agilizar un trámite (70,7%), que un político vote una ley para beneficiar a una empresa o sus propios intereses (69,9%) y que un carabinero no aplique una multa a una persona porque es un conocido (68,5%), entre otras.

En cuanto al nivel de corrupción en diferentes entidades del país, al igual que los dos años anteriores, las organizaciones en las cuales la población pobre percibe un menor grado de corrupción son instituciones sin fines de lucro, destacando: Bomberos de Chile (un 73,2% de los encuestados considera que "No hay" corrupción en esta institución), Universidades o colegios (en que un 59,1% señala que "No hay" o es "Muy baja"), Junta de vecinos (44,2% piensa que "No hay" o es "Muy baja"), y Hospitales (34,8% indica que "No hay" o es "Muy baja").

Por el contrario, las entidades con "Alto" o "Muy alto" grado de corrupción según las personas pobres de Santiago, son: senadores y diputados (70,0%), Corte Suprema (61,3%), Municipalidades (58,0%), Gobierno en general (57,8%), empresas privadas (56,3%), Juzgados(53,3%), Investigaciones (53,1%), Contraloría General de la República (52,9%), Servicio de Impuestos Internos (52,6%), Ministerios (52,0%), empresas públicas (49,9%) y Carabineros de Chile (47,4%).

De igual forma, este grupo de la población cree que las posibles causas de que exista corrupción en el país, son para un 52,3% por la falta de valores en las personas, para el 48,3% ambiciones personales, un 42,0% piensa que se debe a los bajos sueldos de funcionarios públicos, 41,4% considera que la causa es un sistema judicial ineficiente y 38,3% a la falta de control en el sector público (51,1%), entre otras.

Respecto de los principales perjudicados con la corrupción en el país, un 50,4% asegura que son los pobres (se reduce de sobre 74% los años previos), 43,6% considera que todos (aumenta de 15% del año anterior), 16,0% la clase media (disminuye de sobre 30% de los estudios de referencia), y 14,2% el Estado (que también se reduce de sobre 30% que lo había mencionado anteriormente), siendo éstos los principales mencionados.

Consultados sobre quiénes son los responsables de que en el país no exista este problema, en términos de respuestas espontáneas, un 57,5% considera que es el Estado, 13,6% "Toda la sociedad", 10,7% otros (incluye el genérico autoridades, los ricos, las empresas, entre otros), y 10,4% a cada persona, siendo los más indicados.

Finalmente, la calificación que las personas pobres le asignaron a diferentes actores en la solución de los problemas de corrupción en el país fueron lapidarias, resultando peor evaluados, al igual que el año anterior, los partidos políticos (promedio 3,0), senadores y diputados (3,0), Tribunales de Justicia (3,5), Ministerio de Justicia (3,6) y Estado (3,6).

También permanecen reprobados las Fuerzas Armadas, Investigaciones de Chile, el Estado y las Municipalidades.

Sólo aprobaron toda la sociedad y cada persona, aunque con un promedio de 4,2 y 4,0 respectivamente.

Fuente: Universidad Católica Silva Henríquez / SF / FOM.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.