text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Académico de la Universidad Andrés Bello da consejos para los gastos de fin de año

      
Regalos de navidad, fin de año, vacaciones, matrículas, uniformes, patentes. ¿Cómo sobrellevar las cuentas y lograr que la billetera y los nervios no colapsen? Sebastián Mathews, académico de la U. Andrés Bello, sugiere algunas pautas.

El inicio y el fin de año están marcados por el gasto, y son los momentos propicios para que los bancos lancen una serie de ofertas de créditos de consumo. La publicidad hace alusión a los gastos que se generan en fechas claves del año, como la navidad, las vacaciones, el ingreso a clases, en la que los creativos vuelcan todo su ingenio para dar a entender que el que no gasta es porque no quiere, no porque no pueda. Lo créditos están ahí, y las necesidades también.

Uno de los factores que tienta a los consumidores a endeudarse son los bajos intereses. Según el Banco Central, actualmente la deuda de consumo bancaria por deudor en Chile aumentó en aproximadamente cuatro veces el monto registrado hace una década y 14 por ciento por sobre el rango de igual mes de 2004.

Sebastián Mathews, académico de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Andrés Bello señala que "es natural que ante bajas en las tasas de interés los consumidores vean poco atractivo el ahorro y analicen seriamente las posibilidades para adquirir bienes o servicios que hasta la fecha han estado postergados, por ejemplo es un muy buen momento para adquirir un automóvil o aventurarse en créditos hipotecarios, ambos bienes durables, ya que ante menores tasas de interés el costo de la deuda es menor y si a esto le sumamos que adicionalmente algunos bancos ofrecen descuentos en la tasa de hasta un 20% se activa mayormente la demanda".

En qué se deben fijar los consumidores al momento de optar por créditos de consumo.

Lo primero, es analizar los usos de esos fondos, si realmente lo necesitan o están actuando impulsivamente. Luego les aconsejaría que no se dejaran tentar por regalos plasmados en forma de productos y buscaran primero descuentos en las tasas de interés y las comparan con otras instituciones que le pueden dar crédito, ya que esto le permitirá pagar menores intereses y con esto el crédito le va a costar menos. Un error es basar la decisión en el regalo que se da, muchas veces el regalo puede ser mucho más barato que un descuento en la tasa. Los mercados requieren información, y mayor información termina favoreciendo a los consumidores.

Existe alguna "fórmula" general para asumir los gastos navideños y de vacaciones, teniendo en cuenta que luego viene marzo.

Lo más general es que los consumidores proyecten tanto sus ingresos como sus gastos, en un plazo no menor al de un año, puesto que es muy atractivo contar con liquidez inmediata para poder adquirir regalos de navidad o ir de vacaciones al lugar deseado junto con la familia, pero luego hay que pagar y si se proyectan los flujos antes de contratar el crédito no habrán sorpresas desagradables a la hora empezar a pagarlo, al toparse con otros gastos del año, seguros, colegio, patentes, etc.

Esto considerando además que hay bancos que dan la posibilidad de empezar a pagar algunos meses más (lo cual lleva además un costo implícito), se puede ver muy atractivo debido a que los pagos se ven lejanos, pero hay que acordarse de que no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague.

¿Endeudarse es sinónimo de no ahorrar?

Endeudarse es sinónimo de adelantar los ingresos futuros a cambio de un costo que es el pago asociado a la tasa de interés, por lo que si en el futuro igualmente se piensan realizar ciertos gastos, estos sólo los estoy adelantando. Ahora si hablamos de consumismo desenfrenado producto de que la gente se ve en un momento del tiempo con excesiva liquidez producto de créditos, podemos sostener que si se está dejando de ahorrar. Lo importante en esto es actuar inteligentemente y saber endeudarse, esto es no caer en compras impulsivas y obtener el dinero para usos que signifiquen una mayor utilidad inmediata ya que aunque se vea lejano el pago del crédito pueden aparecen otras necesidades.

Fuente: Universidad Andrés Bello

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.