text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Docente de la Universidad Andrés Bello explica que dentistas pueden detectar Bulimia y Anorexia

      
Las ingestas anormales de comida y la inducción de vómitos dañan la cavidad bucal, ocasionando descalcificaciones de los dientes, inflamaciones y ulceraciones de las mucosas.

Es sabido que cuando se acerca el período estival se incrementa la incidencia de desórdenes alimenticios como la bulimia (ingestas alimenticias excesivas y posteriores inducciones de vómito) y anorexia (estado de semi inanición, el individuo priva al cuerpo de los nutrientes) ¿Cómo descubrir si nuestros hijos están sufriendo algunos de estos trastornos? Puede preguntarle a su dentista, él ya debe tener algunas pistas.

El director y docente de la carrera de Odontología de la Universidad Andrés Bello sede Viña del Mar, Dr. Nelson Pardo, explica que la manifestación más evidente en la Bulimia es la amilolisis (demineralización), es decir, la pérdida del esmalte y la dentina en la superficie de los dientes, específicamente los molares.

Las manifestaciones odontológicas y bucales de la anorexia-bulimia nerviosa, según detalla el Dr. Pardo, son la erosión del esmalte dental, la hipersensibilidad térmica, el aumento de tamaño de las glándulas salivales, la sequedad de la boca, el enrojecimiento, sequedad y fisuras labiales, y la mucositis (irritación, hinchazón y ulceración de las mucosas que revisten la cavidad bucal).

Estas manifestaciones son reconocibles para el odontólogo y le avisan de que algún trastorno alimenticio está afectando a su paciente. "La relevancia de nuestro papel para su diagnóstico, radica en que estas lesiones en la cavidad bucal pueden ser irreversibles", señala el Dr. Nelson Pardo.

En el caso de la bulimia, los ácidos del estómago presentes en los vómitos, atraviesan la boca y erosionan el esmalte dental, provocando decoloración e incluso la pérdida de dientes. En la anorexia, pueden desarrollarse osteoporosis que debiliten los huesos maxilares que sostienen los dientes, induciendo la pérdida de ellos.

El docente de la UNAB explica que "el rol del dentista en el Síndrome Anorexia Bulimia, básicamente tiene que ver con la detección precoz de la enfermedad, a través de la identificación de signos y síntomas en la cavidad oral; la derivación oportuna de los casos a psicólogo y/o psiquiatra y preocuparse de resolver el daño bucal".

El odontólogo que atienda a un paciente con trastornos alimenticios debe recomendarle consumir alimentos neutrales y regular las dietas ácidas, usar pastas y enjuagues fluorurados, después del vómito enjuagarse con líquidos alcalinos y no cepillarse inmediatamente, pues al cepillarse se remueve el esmalte debilitado por el ácido del vómito.

Fuente: Universidad Andrés Bello

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.