text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Li Zijian compartió sus pinturas y filosofía en la Universidad Santo Tomás

      
Ante un nutrido público, conformado por estudiantes de Diseño, principalmente, artistas y docentes, el destacado pintor chino conversó sobre su "Tour mundial de humanidad y amor", este 15 de noviembre en la Casa Central del plantel.

Pasadas las 12 horas, el académico de la Escuela de Diseño, Miguel Valderrama, tuvo el honor de presentar en el Aula Magna de la Universidad Santo Tomás al "maestro" Li Zijian. En medio de sus palabras de bienvenida, Valderrama comentó que "al revisar las distintas series creativas es posible entender un gran cariño hacia el ser humano, sus personajes típicos, sus costumbres, tradiciones, su cultura y finalmente su condición de criatura creada por Dios". Asimismo, destacó que "con su pincel no sólo ha trazado la imagen de personajes nativos de su tierra, indigentes, un pescador chilote, una niña estadounidense y una mujer chilena, sino también a dignatarios como la Reina Beatriz de Holanda, el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan; el Maestro Budista Zhing Yun, y hoy realiza un retrato del Papa Benedicto XVI".

Acompañado por el director de la Escuela de Diseño de la UST, Gonzalo Aranda, y la traductora del evento, Li Zijian dio inicio a una extensa e íntima charla, con la proyección de sus mejores pinturas como telón de fondo. En primer lugar agradeció la asistencia de los presentes y en especial a los alumnos de arte, a quienes les señaló: "Tenemos una misión común, que es transmitir arte, paz y amor; por eso nuestros corazones están muy cerca y podemos conversar muy bien. Para mí lo más importante es poder enseñar mis sentimientos y transmitir la verdad de mi corazón; lo más grande para un artista es descubrir cómo representar su mundo interior y no todos lo logran.Un pintor es también un creyente. Cuando fusiono religión e ideas me da fuerza para transmitir lo que quiero al mundo. Pienso que las grandes obras como las Pirámides de Egipto, Machu Picchu en Perú, la Muralla China, entre otras, siempre provienen de una fuerte fe".

Con relación a sus lienzos, aseguró que estos "no necesitan idiomas para poder transmitir. A través de las personas que dibujo estoy evidenciando mi estado de ánimo interior. Las expresiones de quienes pinto representan un poco lo que he vivido y sentido".

Y es que, según contó, su infancia no fue precisamente una etapa de inocencia y felicidad. "Cuando tenía tres años mi papá fue encarcelado por un negocio y mi mamá tuvo que criar ocho hijos. Todos trabajamos; yo ayudaba a recolectar basura. Era imposible tener un ideal que tuviera que ver con arte, ni soñar con llevar mis pinturas por el mundo. En ese momento soñaba con crecer y ganar dinero. Hacía dibujos en el suelo o en papel. Dibujar para mí era un consuelo y mi único mundo hermoso", dijo.

Tras ese período doloroso, aunque enriquecedor, el artista logró estudiar pintura al óleo en la Academia de Bellas Artes Guangzhou (China) y obtuvo su título de licenciado en 1982. Luego de su egreso de la universidad, conoció a su esposa y se casaron. "Ella es poeta y modelo. Posando para mí nos conocimos. Me ayudó mucho en mis obras y soportó mis viajes". Otro gran pilar para Li Zijian fue un maestro del templo Budista en Estados Unidos, país donde continuó perfeccionando su técnica. "Me ayudó y apoyó económicamente, y me siento muy afortunado. Hice mis pinturas en un ambiente tranquilo, sin mucha presión económica". Fue justamente su maestro quien aseveró que "se puede evidenciar humanidad, amor y realidad" en una pintura de Li Zijian donde está retratada su señora embarazada de su primera hija, la cual fue creada hace 19 años. En consecuencia, "mi maestro me pidió que hiciera cien pinturas más con las mismas características".

Desde 1994, Li Zijian ha recorrido varios países con su "Tour mundial de humanidad y amor". A lo largo de estos viajes ha recopilado impresiones y comentarios de más de 80 mil personas que han asistido a sus exposiciones. "Muchos de los espectadores se han conmovido e incluso lloran al hacer contacto con mis obras. En Brasil, por ejemplo, me dijeron: 'ahora estoy aquí frente a tu pintura y es como si estuviera frente a Dios'", señaló.

Una vez concluida su charla, el artista dedicó láminas y libros que contienen sus obras, y hasta fotografió a estudiantes de la universidad que podrían ser retratados en sus lienzos. Su muestra de pinturas está abierta al público en el Instituto Cultural de Providencia hasta el 30 de diciembre, luego de lo cual será llevada a Ciudad de México.

Fuente: Universidad Santo Tomás

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.