text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Lo que se debe saber en el Día Mundial de la Diabetes, por Jocelyn Price, enfermera de la UNAB

      
La Diabetes Mellitus es una enfermedad metabólica crónica caracterizada por un déficit absoluto o relativo de insulina, resultando en una hiperglicemia. Se ha considerado una enfermedad multifactorial en donde intervienen factores genéticos, inmunológicos y adquiridos, que puede afectar a hombres y mujeres, adultos y niños.

Es importante destacar que la diabetes tiene tratamiento, el que consiste en la modificación de hábitos alimenticios y medicamentos de acuerdo al tipo de diabetes que tiene la persona y a la respuesta de la persona a éste. Como con cualquier otra enfermedad, los afectados tienen el riesgo de presentar complicaciones, entre las cuales están: descompensación metabólica, pie diabético, retinopatía diabética, neuropatía diabética, insuficiencia renal, entre otros. Ellas cobran relevancia ya que en general implican para la persona que las sufre una pérdida significativa de la autonomía y cambios importantes de la calidad de vida.

Especial importancia tiene la presencia de esta enfermedad en los niños, quienes generalmente tienen diabetes mellitus tipo 1. Esto considera en su tratamiento la administración de insulina permanentemente a lo largo de su vida, lo que hace que los menores, desde pequeños, aprendan a puncionarse con una aguja para controlar su glicemia y administrar su tratamiento. Es relevante considerar las implicancias que ello puede tener en su desarrollo psicosocial, la discriminación de la cual pueden ser sujetos y problemas de autoestima que se describen especialmente en la etapa de la adolescencia.

En este sentido, es de vital importancia el apoyo de los padres, de la familia y del colegio, el respaldo del profesor que colabore a que los propios compañeros entiendan la enfermedad y los cuidados que tienen estos niños.

Por otra parte, los adultos -al no cuidarse- se ven enfrentados a complicaciones importantes, que pueden generar desde la amputación de un miembro a la necesidad de diálisis de por vida.

Si bien nuestro país se ha preocupado de tener programas de salud para las personas que tienen esta enfermedad, y de detectar precozmente los factores de riesgo para desarrollarla a través del Programa de Salud del Adulto, y Cardiovascular, finalmente es responsabilidad de las personas el cuidarse, cumplir con las indicaciones, no transgredir el régimen alimentario, asistir a controles y aprender sobre su enfermedad.

Es el autocuidado, entendido como la responsabilidad de realizar todas aquellas acciones para nuestro bienestar.

Fuente: Universidad Andrés Bello

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.