text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Académicos de la Universidad Diego Portales analizan alcances de ley de Tribunales de Familia

      
Macarena Vargas y Eduardo Jara, académicos y abogados de la UDP, dictaron una charla en la que abordaron los aspectos más importantes de la Ley 19.968, que crea los nuevos Tribunales de Familia, que desde el primero de octubre de este año, funcionan en todo el país.

El abogado y académico de la Universidad Diego Portales, Eduardo Jara, se involucró en el tema de los Tribunales de Familia por el desagrado que le provocaba la tramitación de las causas y funcionamiento de los antiguos Tribunales de Menores. Estos -según Jara- mostraban una ineficiencia que los hacía incapaces de solucionar los problemas.

De esta forma, los Tribunales de Familia lograrían tener una justicia especializada en materia familiar, más cercana, humana y eficiente. Estos contemplan el aumento a 335 jueces dedicados exclusivamente a temas familiares. En la Región Metropolitana, por ejemplo, se pasa de 21 a 99 jueces.

Los principios rectores del nuevo procedimiento de la ley 19.968 de Tribunales de Familia son: oralidad, concentración, desformalización, inmediación, oficialidad, soluciones colaborativas, protección de la intimidad e interés superior del niño. Con respecto a la oralidad, Eduardo Jara dice que ésta democratiza los procedimientos, por lo tanto, se evitan los casos escritos. Por otro lado, la oralidad conlleva al principio de la inmediación, que tiene que ver con que el juez participe directamente en los actos de las partes.

Otra característica importante es la concentración, que se refiere a la capacidad de cumplir distintos objetivos en una audiencia. "Con esto la actividad de los abogados cambia notoriamente, por lo tanto, debemos estar bien preparados", agrega Jara.

El procedimiento se inicia con una demanda, luego vendrá la citación, la audiencia preparatoria y por último la audiencia de juicio. Paralelamente a los tres primero pasos, se pueden realizar las soluciones colaborativas, entre las que se encuentra la mediación. La ley contempla que todas las materias pueden ser mediadas, excepto en los temas de adopción o estado civil de las personas. Una de las ventajas que señala la abogada Macarena Vargas, es que durante la mediación, la sentencia es suspendida por lo menos por un año, mientras se comprueba el cumplimiento de los acuerdos.

Esta solución alternativa puede ser solicitada por cualquiera de las partes: antes de presentar la demanda o durante el proceso. Por último, Macarena Vargas recordó que la mediación se puede realizar cuando ambas partes estén de acuerdo, que ésta no debe extenderse por más de 60 días y que el mediador será elegido por el juez de un registro de mediadores. Todo mediador registrado debe tener estudios especializados, ser profesionales, no estar condenados y tener una oficina donde prestar sus servicios.

Fuente: Universidad Diego Portales

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.