text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Académicos de la Universidad Austral piden al Presidente Lagos crear área protegida para ballenas azules en el Corcovado

      
Representando a cerca de siete millones de personas alrededor de todo el mundo, 40 organizaciones no gubernamentales (ONG's) entregaron el 18 de julio en Washington una carta, a través del embajador de Chile en Estados Unidos, Andrés Bianchi; al presidente de Chile, Ricardo Lagos. En la misiva le solicitan la creación de un área protegida para ballenas azules en el mar adyacente a la isla grande de Chiloé y el Golfo de Corcovado, en la décima y undécima regiones.

Integran este grupo diversas organizaciones, entre las que se encuentran la Universidad Austral de Chile (a través del Dr. Carlos Moreno, del Instituto de Ecología y Evolución UACh), Centro Ballena Azul (CBA, liderado por el académico UACh Rodrigo Hucke-Gaete), Oceana, Greenpeace, Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Natural Resources Defense Council (NRDC), The Nature Conservancy (TNC), Conservation Internacional (CI), entre otras.

Según indicó el Dr. Rodrigo Hucke-Gaete, la idea es que esta Área Marino Costera proteja a las ballenas azules, pero a su vez permita el desarrollo de múltiples actividades humanas, tales como salmonicultura, ecoturismo, pesca, tránsito de embarcaciones, ejercicios navales, descarga de contaminantes desde ciudades aledañas, tratamiento de aguas, entre otras.

"Nos interesa reducir al mínimo el impacto, educando a quienes realizan estas actividades", agregó el científico, quien precisó que con el gobierno, a través de la CONAMA Décima Región, ya vienen desde hace tiempo trabajando este tema. De hecho, la CONAMA está a la espera de una propuesta que será entregada próximamente por el Centro Ballena Azul (CBA).

No obstante -dijo- esta carta insta al Presidente Lagos a establecer esta área costera protegida durante su período presidencial, transformando este hito en parte de su legado como jefe del Estado chileno.

Un importante descubrimiento

En el 2003, un grupo de científicos chilenos, encabezados por el Dr. en Ecología Rodrigo Hucke-Gaete, identificaron una población de ballenas azules en actividades de alimentación y crianza en la zona el mar adyacente a la isla grande de Chiloé y el Golfo de Corcovado, hecho que se ha repetido a lo largo de los años. Este hallazgo se ha convertido en uno de los más importantes hitos de la investigación en mamíferos marinos registrados en las últimas décadas a nivel mundial.

Este descubrimiento, sumado a la riqueza biológica y los bajos niveles de contaminación de Chiloé y el Golfo de Corcovado, convierten la zona en un espacio vital para los esfuerzos globales de protección de la ballena azul, que comienza a recuperarse luego de haber sido diezmada su población por la industria ballenera hasta mediados del Siglo XX. Hoy se estima que existen tan solo entre 800 y 2.900 ejemplares de esta especie en el hemisferio sur, lo que corresponde a un dramático 1% de la población que existía en el mundo antes de que se iniciara su explotación.

Fuente: Universidad Austral de Chile
  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.