text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El testimonio en la instalación visual de artista de la Universidad de Tarapacá

      
Juan Díaz Fleming
Juan Díaz Fleming

Suscríbete a nuestros boletines y recibe las noticias más importantes del mundo universitario y síguenos en Twitter: @UniversiaChile.

“Testimonios” es el título de la nueva propuesta visual del académico de la Universidad de Tarapacá, Juan Díaz Fleming, que se presenta en la Galería de Arte San Marcos de Arica hasta fines de septiembre.

La instalación contempla una serie de platos de cerámica con mensajes alusivos a temas profundos de la existencia humana, más una mesa con una obra que alude a una cena y de fondo un cuadro efectuado por alguien ajeno al artista, el retrato de su padre, que señala la gran pregunta de dónde estaba cuando él era niño. Imposible quedar indiferente ante todo  lo que se sugiere en cada creación del académico del Centro de Artes de esta Casa de Estudios.

Las obras son un resumen de la trayectoria del artista, obras que él considera como claves en su creación, que además implican algunos momentos importantes de su vida, de reflexión y poner atención a situaciones que lo motivaron en un momento especial. Decidió que en algún momento debía hacer una especie de resumen de su trabajo. Así nació Testimonios, porque es una exposición que se maneja, según el autor, a través del tiempo.

Las obras están hechas en terracota pero con técnicas distintas, por ejemplo, algunas tienen esmalte y óxido para crear una composición. Otras están con moldes, con elementos fundidos y sobre rejas de madera.

Reflexiones


Una cierta melancolía, algo de dolor y una sensación de ausencia, invaden esta muestra, que además de las obras en cerámica incluye reflexiones en cada pieza. En la sala se exhibe una obra que no fue realizada por el autor, un retrato que le hicieron a su padre al año y medio de edad y que data de 1906. Abajo se lee: “Dónde estabas cuando yo era niño?”. El artista tenía cuatro años cuando falleció su progenitor, pero el recuerdo sigue vivo, especialmente el día del accidente que le quitó la vida y las últimas caricias que recibió de sus manos.

“Yo contamino, tú contaminas, nosotros sobreviviremos”, “Señor bendice el alimento, ¿qué?”, “De adónde les viene la muerte a los ancianos, de adentro o de nosotros?”, “Brindamos ahora por la vida o seguiremos esperando?”, “”Tan triste, tan solos los viejos”, “Cuando entraron en la cárcel mis hermanos, entré yo con ellos?”, son parte de las frases que completan las obras.

Edición: Universia / RR


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.