text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Universidad de La Frontera dictó curso sobre alternativas medioambientales para aguas servidas

      
Los asistentes pudieron conocer diversas alternativas para la utilización de lodos provenientes de plantas depuradoras; un problema ambiental que tiene soluciones que favorecen la agricultura.

El destino final de los lodos procedentes del tratamiento de las aguas servidas está planteando serios problemas ambientales. Para discutir qué hacer con ellos y conocer alternativas de utilización, el Instituto del Medio Ambiente de la Universidad de La Frontera realizó el curso internacional "Condiciones de lodos de depuradoras urbanas para su aplicación en suelos, normativa y aspectos legales".

Durante dos jornadas de trabajo, el curso reunió a empresarios, estudiantes y profesionales del área sanitaria y medioambiental, con el objetivo de capacitarlos en el manejo de los distintos tipos de lodos generados por los tratamientos de aguas servidas, con el fin de convertir estos residuos en elementos que puedan utilizarse en la actividad agraria.

"En estos momentos, los residuos domiciliarios líquidos de Temuco van a dar al Río Cautín porque no hay plantas de tratamiento de aguas servidas, aunque sí está proyectada su instalación. Esto es indispensable, sea de la modalidad que sea, porque mejorar las aguas en algún grado es una prioridad para la salud de la población", comentó el director del IMA, Itilier Salazar.

En la ocasión, se abordaron temáticas relacionadas con los sistemas de tratamientos de lodos y sus implicancias legales, entre otros. Uno de los aspectos destacados fue la utilización que se le puede dar a los lodos procedentes del proceso de depuración de aguas servidas, ya que estos residuos son fuente de materia orgánica y de elementos fertilizantes que posteriormente pueden utilizarse en la actividad agraria.

Alternativas Medioambientales

El curso reunió a expertos nacionales y extranjeros, entre ellos el Dr. Alfredo Polo Sánchez, del Centro de Ciencias Medioambientales del Consejo Superior de Investigación Científica de Madrid, España; cuya línea de investigación está orientada principalmente en el aprovechamiento de residuos orgánicos, entre ellos los lodos de depuradoras.

¿Cuáles son los principales problemas que presenta el tratamiento de aguas servidas?
El tratamiento tiene un objetivo fundamental que es depurar las aguas, pero como consecuencia de ese proceso -para que se cumplan las normativas vigentes- se generan unos residuos, los lodos. Ese es el reto que hay que comenzar a enfrentar en cuanto se depura una primera gota de agua. Se pueden hacer tres cosas con estos residuos orgánicos: llevar a vertederos, incinerar, reciclar y compostar para su aprovechamiento agrícola. La elección de un sistema u otro depende de muchos parámetros y hay que estudiarlos detenidamente.

¿Cómo abordar esta problemática?
Lo primero es conocer sus propiedades. Este tipo de materiales contienen mucha materia orgánica, con cantidades importantes de nutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio, lo cual favorece su aprovechamiento agrícola y recuperación de suelos. Sin embargo, también tienen sus inconvenientes como la presencia de metales pesados tóxicos como también de microorganismos patógenos, que pueden estar en mayor o menor proporción según el origen de estos lodos, si es industrial, domiciliario... Por ello tiene que haber una normativa que permita cuantificar la presencia de estos elementos.

¿Qué se está haciendo?
En los países mediterráneos los suelos tienden hacia la desertización, donde los problemas de erosión son muy graves. La materia orgánica es imprescindible para los suelos, situación que exige buscar nuevas fuentes, y estos residuos de depuradoras -que tienen un contenido hasta aproximado del 50%- son buenos materiales a utilizar para recuperar suelos degradados. Los materiales que no se puedan ocupar en la agricultura se llevan a los vertederos.

¿Cómo funciona el marco legal en Europa?
En Europa tenemos una normativa que delimita los metales pesados para no contaminar el suelo; cada país miembro de la Unión Europea tiene su normativa específica porque no todos los suelos son iguales; por lo tanto, si queremos aplicar estos residuos tenemos que conocer esos suelos, y marcar esa legislación en función de sus características.

En Chile está pronta a aparecer una normativa legal que abarca la presencia y destino de los lodos. A juicio del Dr. Polo es un esfuerzo importante que se espera dé resultados en el corto plazo, pero que sobre todo "impida el uso indiscriminado de este tipo de materiales que son buenos, pero que hay que tener sus precauciones", concluyó.

Fuente: Universidad de La Frontera

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.