text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Mi primer trabajo: 4 cosas que debes saber

      
Mi primer trabajo: 4 cosas que debes saber
Mi primer trabajo: 4 cosas que debes saber  |  Fuente: iStock

Sin embargo, hay algo que no se puede disfrutar en esta experiencia de iniciación: las lecciones que se extraen de una carrera ya avanzada, tras años en el mundo de la empresa y una dedicación a la profesión que prepara para nuevos retos.

Esas lecciones aprendidas son tan valiosas, que convendría conocerlas antes de que firmes ese contrato que te dará acceso al puesto que deseas. ¿Imaginas “mi primer trabajo” sin tanta incertidumbre y con una mayor seguridad? En las siguientes líneas descubrirás algunas pistas que te ayudarán a alcanzar ese objetivo.

El respaldo de la experiencia en mi primer trabajo

A veces, cuando se ha recorrido un largo camino en la carrera profesional, se subestiman algunas de las valiosas lecciones aprendidas durante la primera experiencia laboral. Algunas de ellas pueden evitar errores futuros, otras ayudar a quienes están a punto de vivir el día en que comienza “mi primer trabajo”. De todas las cosas importantes que pueden tenerse en cuenta, cabría destacar cuatro:

1. Estar abierto a trabajar en diferentes industrias es importante. Conviene tener la mente abierta hacia diferentes oportunidades de carrera. A veces, la carrera profesional que crees que no quieres puede ser la carrera que necesitas para crecer. Ser flexible y no tener reparos a probar un camino alternativo puede ser la clave del desarrollo profesional.

2. Las habilidades personales y sociales son tan importantes como el trabajo duro. El esfuerzo por sí solo no es suficiente y, aunque ayuda a comenzar, es la actitud la que determina hasta dónde se conseguirá llegar. Saber relacionarse con los demás, saber escuchar, ser capaz de trabajar en equipo, poder comunicarse o destacar por la integridad y amabilidad son rasgos de la persona que la mayoría de empresas quieren tener en plantilla.

3. No dejar de aprender. Estás a punto de empezar, en tu cabeza resuena “mi primer trabajo” y te sientes orgulloso del título que te ha permitido acceder a ese puesto. Debes estarlo, pero también ser consciente de que la vida es un proceso de aprendizaje interminable que no termina con la graduación. Para crecer y desarrollarse, hay que comprometerse con el aprendizaje continuo.

4. La cultura de la empresa juega un clave en la felicidad en el trabajo. Hay que ser crítico e invertir el tiempo necesario en elegir el entorno de trabajo ideal. Desde una perspectiva realista, conviene filtrar opciones hasta encontrar la empresa que mejor se alinea con los propios principios y valores. Para ello, puedes investigar sobre la empresa potencial para la que deseas trabajar y averiguar cómo tratan a sus empleados, qué dicen sus empleados sobre ella o si ofrece oportunidades de aprendizaje y desarrollo

Y, si ya has comenzado, si ya has vivido “mi primer día, en mi primer trabajo”, no te esfuerces por ser solo un buen empleado, ponte como objetivo ser el más valioso. Cualquiera puede trabajar duro, pero solo unas pocas personas dejan una marca (que no se puede reemplazar) en su lugar de trabajo ¿serás una de ellas?


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.