text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo fracasar en una entrevista de trabajo

      
Las impresiones de una entrevista de trabajo pueden determinar el éxito en el proceso de selección
Las impresiones de una entrevista de trabajo pueden determinar el éxito en el proceso de selección
  • ¿Has salido de una entrevista de trabajo con la sensación de haberlo podido hecho mejor?
  • Analiza tus errores, sigue estos consejos y continúa con optimismo la búsqueda de empleo.
  • Ensayar y conocerte a ti mismo son claves para tu desarrollo personal y profesional.

Hay muchas maneras de fracasar estrepitosamente en una entrevista de trabajo y, la mayoría de veces, no hace falta esforzarse nada y se consigue sin casi darse cuenta.

Según expertos y profesionales que han pasado por entrevistas poco exitosas, todos coinciden en que este tipo de fracasos han sido las mejores lecciones.

Eso sí, recuerda que una mala entrevista solo es una experiencia fallida más. Un fracaso no quiere decir que no seas un válido profesional y un futuro líder.

Como de los errores se aprende más que de los éxitos, recuerda estos en tu búsqueda de empleo:

Una entrevista no es un mitin para demostrar nada

Es decir, no llegues con un elaborado discurso que exponga tus cualidades y competencias. Olvídate de esto, por ahora y céntrate en atender a la persona que tienes delante y a conectar con ella.

Un entrevistador o jefe que te recibe también va a tener en cuenta esas primeras sensaciones para intuir cómo será trabajar juntos y en el mismo equipo.

Muéstrate accesible y dispuesto a darte a conocer.

Prepararse y tener respuestas

Si estás buscando empleo de forma activa deberás enfrentarte a más de una entrevista en un corto periodo de tiempo. Así que lo mejor que puedes hacer es prepararte material que te sirva para dar respuestas efectivas.

Esto no quiere decir que te aprendas un guión, pero sí que medites y pienses sobre tu experiencia y trayectoria. Rebusca en ella para encontrar los mejores ejemplos a preguntas como:

  • ¿Cuál es tu mejor logro profesional?
  • ¿Cuéntame una situación de crisis y como la solucionaste?

Recuerda en estos casos, no solo hablar de ti, sino también del equipo con el que trabajaste. Se buscan líderes, pero sobre todo, gente que sepa colaborar y trabajar en equipo.

Preguntar al reclutador

Más allá de las condiciones económicas y de los detalles contractuales, el reclutador no suele recibir ninguna pregunta interesante y que demuestre interés por la actividad que realizan.

Aprovecha la ocasión para saber detalles de sus proyectos, del equipo, de su cultura empresarial…El reclutador valorará muy positivamente tu curiosidad, además de que os servirá para conectar más.

No saber aceptar un rechazo

Es normal que te sientas desilusionado cuando quedas fuera del proceso o te comunican que no eres el candidato elegido.

Si realmente te veías vencedor, pide que te den un feedback con el que puedas valorar en qué mejorar o que creen ellos que te falta.

Tampoco te obsesiones con ello porque puede que, simplemente, hubiera otra persona más cualificada y que encajaba mejor en el perfil.

Acepta la decisión con profesionalidad y si realmente sientes que ese puesto o empresa es tu objetivo, persiste y sigue trabajando para que se fijen en ti.

Junto a estos errores, no olvides cuidar otros detalles, como:

  • Puntualidad.
  • Apariencia y vestuario adecuado.
  • Seguridad en uno mismo y calma.
  • Expresión corporal.
  • Forma de expresarse y vocabulario profesional.

¡Suerte!


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.