text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Elementos a considerar frente a una propuesta para trabajar en el extranjero

      
Elementos a considerar frente a una propuesta para trabajar en el extranjero
Elementos a considerar frente a una propuesta para trabajar en el extranjero  |  Fuente: Shutterstock
Trabajar en otro país implica realizar una evaluación exhaustiva de las condiciones laborales ofrecidas por la empresa interesada.

Son varias las estrategias que utilizan las compañías extranjeras para seducir a los profesionales de otros países. Desde becas para los hijos, hasta casa y  auto son algunas de las promesas de estas empresas para lograr el sí definitivo del postulante.

Francisco Quintero, periodista colombiano que trabaja en el diario el Expreso de Guayaquil (Ecuador), afirma que las compañías en el extranjero ofrecen de todo. Desde becas de estudio para los hijos, pasando por cosas más difíciles de lograr en el propio país: vivienda, carro y mayores ingresos. A pesar de que estos ofrecimientos muchas veces no resultan del todo cierto, sí son –como lo afirma Quintero- los atractivos para que el empleado sea persuadido y acepte la oferta de trabajo. 

Las Claves

Pero no basta con tener en cuenta las facilidades que la empresa le brinda al trabajador en cuanto a su acomodación y desplazamiento. Es muy importante analizar otros aspectos claves como el costo de vida, la remuneración y las condiciones de trabajo.

Janise Brieva, gerente de recursos humanos de Saic Intensa, señaló que es esencial que el trabajador considere el costo de vida del país al cual iría a trabajar, pues debe determinar si el sueldo que le ofrece la empresa es suficiente para cubrir sus gastos y los de su familia (en caso de tenerla).

La remuneración salarial también constituye un factor determinante a la hora de rechazar o aceptar una oferta de trabajo. Por lo general, los salarios son integrales, es decir, no se tiene derecho a prestaciones sociales, a licencias remuneradas ni a salud; esta última corre por cuenta del empleado.

“Hay que estudiar detalladamente las condiciones de trabajo que le ofrecen a uno como trabajador con otra nacionalidad, pues a veces éstas pueden ser definitivas para aceptar una buena o mala oferta laboral”, dijo Quintero.

Martha Stella Arévalo, Consultora de Delima Mercer, afirmó que las condiciones de seguridad del país es otro atractivo para los empleados que contemplan la posibilidad de desempeñarse en el extranjero. En Colombia, por ejemplo, se presenta un alto número de expatriados trabajando en diferentes empresas nacionales.

“Colombia es catalogado como un país de alto riesgo, por lo cual los extranjeros que vienen a trabajar tienen una serie de beneficios muy atractivos como asignarles personal para su seguridad, vivienda, carro y una prima de riesgo adicional que puede ser hasta del 40% de su ingreso total”.

Un panorama nuevo

Brieva también aconseja a los profesionales que estén pensando en aceptar un puesto de trabajo en otro país, que soliciten a las empresas el perfil de la persona que será su jefe, pues conocer la parte impositiva, es decir, a quién tendrán que rendir cuentas en un futuro, es una ventaja a favor.

“Conocer qué cosas le interesan a mi jefe, cómo es su estilo de trabajo o qué espera de sus empleados, constituyen una carta a favor del funcionario, además de facilitarle su adaptación al nuevo puesto”, explicó Brieva.

Los trámites legales que tiene que hacer una persona que trabaje en el extranjero son esenciales para evitar cualquier tipo de problema con las autoridades, pues si una empresa contrata los servicios de un empleado de otra nación tiene que comprometerse con el Estado a pagar un impuesto que en algunos países es muy alto.

“En Ecuador, por ejemplo, el impuesto que pagan las empresas al Estado está entre los 3 mil y 5 mil dólares”, afirmó Quintero. Este impuesto que se le cobra a las compañías es para lograr que al empleado se le de una visa de trabajo que es un documento especial con el que legaliza su situación laboral en el país en el que esté trabajando. El impuesto también es pagado para compensar en parte el hecho de que el cargo no sea ocupado por un trabajador nacional sino por un extranjero.

Así que a la hora de aceptar un trabajo en otro país analice minuciosamente cada una de las condiciones que le ofrece la empresa extranjera y asegúrese de estar tomando la decisión correcta, pues no sólo se trata de dejarse deslumbrar por un sueldo, sino de asegurar una mayor calidad de vida.

Sin embargo, es de anotar que, por lo menos en lo que se refiere a Latinoamérica, la movilidad laboral entre naciones es baja. Principalmente se da para cargos altos o para perfiles que, en extremo, son difíciles de conseguir en el mismo país. Recuerde que las empresas, por lo general, buscan personas residentes pues no siempre tienen disponibles recursos para el traslado o no están dispuestas a llenar el papeleo que implica contratar a un extranjero. De todas formas, en muchos casos requieren profesionales con una buena red de contactos para agregarle valor al cargo para el cual son contratados.

Fuente: Trabajando.com

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.