text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

4 temores que deben superar los recién graduados

      
Foto: Universia
Foto: Universia

La vida puede darte un cachetazo una vez que terminas la universidad e ingresas al mundo real. De un momento a otro debes cumplir obligaciones laborales y terminar tus tareas dentro de determinados plazos. Ya no sirven las excusas y no puedes faltar a clase de mañana simplemente porque te fuiste de carrete la noche anterior. Sin embargo, el pasaje a la vida adulta también tiene sus beneficios. Para poder disfrutarlos, simplemente debes superar algunos miedos como los que te presentamos a continuación:

 

Lee también

» Los recién egresados pueden tardar varios meses en encontrar trabajo
» 5 errores que cometen los estudiantes al buscar trabajo
» 7 claves para sobrevivir a tu primer trabajo 

 

1. No saber administrar tu tiempo. Todos lo hicimos en algún momento. Quedarse estudiando hasta altas horas de la madrugada o incluso no dormir terminando esa presentación que había que entregar a primera hora. Si bien esta costumbre de vivir sin horarios puede resultar un buen recurso cuando eres estudiante, al ingresar al mundo laboral te encontrarás con una realidad completamente distinta. Pero no te preocupes. Si aprendes a administrar bien tu tiempo, podrás cumplir con todas tus obligaciones sin necesidad de ingerir litros y litros de café.


2. No tener tiempo para estar con tus amigos. Al ingresar a un trabajo de tiempo completo te quedarán pocas horas del día para hacer las compras, cocinar, ponerte al día con tus programas de tevé favoritos, pasear al perro, mirar un película, y lo que es peor aún, estar con tus amigos. La solución en este caso, una vez más, pasa por saber organizar tus horarios. Si planificas pequeños encuentros entre semana, no tendrás problemas para ponerte al día con tus amistades.


3. No tener tiempo para tus hobbies. ¿Eres fanático del cine? ¿Socio recurrente de algún gimnasio? ¿No puedes pasar un domingo sin jugar al fútbol con tus amigos? Inmiscuir este tipo de actividades en tu agenda puede resultar más complicado ahora que tienes un trabajo. Evalúa qué cosas son realmente las que te brindan satisfacciones y no las abandones. Después de todo, te darán más energías para seguir adelante.


4. No conseguir un buen empleo. Este es probablemente uno de los mayores miedos a los que pueda enfrentarse un recién graduado. ¿Y si todas esas horas estudiando fueron en vano? Este temor es además frecuentemente alimentado por la familia y el entorno que, preocupados por el futuro, suelen llenar de negatividad nuestras expectativas. Si éste es tu caso, respira profundo y relájate. Quizás no encuentres el trabajo de tus sueños en un primer intento, pero toda experiencia laboral que adquieras te servirá para aprender nuevas cosas y escalar hacia la cima. ¡Anímate!


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.