text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La importancia de un buen profesor

      
Un buen educador es aquel que entrega todo en el aula
Un buen educador es aquel que entrega todo en el aula  |  Fuente: Universia

Un buen educador es aquel que entrega todo en el aula y reconoce la importancia de su figura en el desarrollo cognitivo y social de sus educandos. La excelencia del docente depende de muchos factores, pero por sobre todo los humanos. El brindar confianza y seguridad a sus métodos de enseñanza en un aula de clases son esenciales para incentivar al maestro.

¿Te interesa la Pedagogía?

Me interesa

Un buen profesor

¿Es importante contar con ellos? Es clave, responde Felipe Godoy, investigador del Centro de Políticas Comparadas de Educación de la Universidad Diego Portales, porque son los modelos a seguir a de los niños. “Existe consenso generalizado entre los expertos en que tener buenos profesores es el elemento más importante de un sistema educativo para lograr avances en los aprendizajes de los estudiantes, dado que son ellos los que, en último término, implementan en la sala de clase cualquier política diseñada fuera de ésta. En este sentido, el límite de la calidad de cualquier sistema educativo es la calidad de sus profesores”, explica.

La actitud

No es lo mismo tener un profesional aburrido y sin vocación que un egresado apasionado, con ganas de enseñar y aprender cada día más. La actitud cuenta y es algo que los alumnos notan a simple vista. “Cualquiera que esté encantado con su profesión sin duda que hará mejor su trabajo. En esa línea, un pedagogo convencido de su capacidad para poder movilizar el aprendizaje de sus estudiantes tiene mayor probabilidad de motivarlos y convencerlos de que pueden aprender. Sin embargo, esta “actitud” no es algo únicamente intrínseco del maestro, el sistema educativo también tiene que decir algo al respecto: otorgándole mejores condiciones de trabajo y, sobre todo, transformando la valoración social de la docencia a través de diversos mecanismos como el grado de profesionalización de la carrera”, explica Godoy.

La formación pedagógica

La persona que opta por ser docente, pero a la vez quiere ser el mejor, buscará una buena casa de estudios o se irá perfeccionando a medida que pase el tiempo para actualizar sus conocimientos. La Prueba Inicia demostró que hay casas de estudio que se esfuerzan por titular a los mejores mientras que otras sólo se preocupan por que todos aprueben. Godoy afirma que los malos resultados se deben a diversos factores, pero que hay unos más manejables que otros. “El hecho de que Inicia esté altamente correlacionada con los puntajes PSU de los estudiantes da cuenta de que las escuelas y facultades de educación no están agregando valor en su trabajo, otorgando una formación de calidad de los alumnos.

Esto no se soluciona solo atrayendo a buenos escolares a la carrera, o con talleres compensatorios para los que les va mal, como lo está proponiendo actualmente el Ministerio de Educación. Esto se logra regulando adecuadamente la oferta de programas de formación inicial de profesores, utilizando criterios de calidad serios. Todo esto, es más allá de la validez que tenga la prueba Inicia como instrumento habilitante para el ejercicio de la profesión, esa es otra discusión”, concluye.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.