text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El arte de marcharse de una empresa por la puerta grande

      
La renuncia se debe realizar con 15 o 30 días de anticipación para que la empresa pueda conseguir un reemplazante al cargo Fuente: Universia
La renuncia se debe realizar con 15 o 30 días de anticipación para que la empresa pueda conseguir un reemplazante al cargo Fuente: Universia
 
 
 
Lee también:
 
 
 
Actualmente, el país vive un período de tranquilidad económica que ha abierto las opciones para una mayor rotación laboral, movimiento que parece encontrar su apogeo durante marzo ya que un tercio de los trabajadores cambia de trabajo en ese mes. En este contexto los expertos son claros en señalar que al irse, las personas deben intentar mantener las buenas relaciones con los que fueron sus superiores.

Ser sinceros al decir adiós

Otro consejos es avisar con tiempo la salida - con 15 o 30 días de anticipación–, con la idea de darle a la empresa la posibilidad de buscar un reemplazante e incluso, si los tiempos lo permiten, realizar una capacitación a quien llegue para que conozca cuáles serán sus responsabilidades. En ese mismo sentido se recomienda no hablar sólo con el jefe, sino con otras personas que se puedan ver afectadas con el retiro.

En todas estas reuniones es aconsejable entregar las verdaderas razones de la salida y explicar los motivos que obligan a esa decisión. Este feedback suele servir a las organizaciones para generar cambios y brindar oportunidades a sus empleados. También es prudente agradecer las posibilidades de desarrollo y aprendizaje que se hayan tenido.

Otro elemento que es bueno mantener hasta el último día es la responsabilidad en el desempeño de las funciones. Es seguro que si se conserva esta actitud la impresión que se deje será la de un buen profesional. También es bueno comprometerse a no revelar información sensible o que pueda ser aprovechada por la competencia.

Respeto por la cultura y valores

Según un estudio realizado por la Universidad de Harvard en 2012, el error más común que cometen las personas al momento de dejar un trabajo es decidir el cambio sin tener toda la información posible. Para los autores de la investigación, los académicos Boris Groysberg y Robin Abrahams, muchas veces incluso se desconoce la situación financiera de la otra compañía o como se encaja en ella.

Abrahams incluso recomienda que la decisión de buscar otras opciones no pase sólo por el aspecto financiero. Las empresas no suelen recibir de buena forma que se les abandone por factores meramente financieros, pues ellos entienden que en el trabajo también se involucran valores y una cultura corporativa. Además, el docente de Harvard cree que buscar esa alternativa es “una solución a corto plazo, pero no es una garantía de éxito”.            


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.