text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Trastornos del sueño: El gran problema de los chilenos

      
Foto: https://www.centrodelsuenouc.cl
Foto: https://www.centrodelsuenouc.cl
Infórmate sobre la vida universitaria en nuestras noticias

Durante el verano son muchas las personas que se les hace difícil conciliar el sueño. Algunos de los factores que influyen son el aumento de temperatura en las habitaciones y el exceso de sudoración. Dormir con las ventanas abiertas es la solución para algunos, pero no es lo único que se puede hacer. Apagar el televisor es una buena técnica debido a que disminuye el calor de la pieza.

Según el neurólogo del Centro del Sueño de la Universidad Católica, Pedro Moya, existen diversas formas para evitar este dilema, como ir a dormir solo cuando se tenga sueño, mantener una rutina en relación a las horas de acostarse y levantarse y acomodar la luz, ventilación y la cama en la habitación.

Cuando la situación es frecuente

Pero no solo en esta época están presentes los trastornos del sueño, sino que es un problema durante todo el año que “en su mayoría se producen por el estrés, la sobrecarga de trabajo y las dificultades para manejarlo, así como también factores externos como el ruido”, afirma Moya.

Según la Encuesta Nacional de Salud del año 2010, un 63.2% de los chilenos tiene problemas para dormir y, de estos, el rango etario más complicado es el que conforman los jóvenes entre 15 y 24 años, con un 64.8%. Para el neurólogo “el problema está en las exigencias académicas o laborales, lo que incide directamente en su rendimiento y consolidación a largo plazo”.

Uno de los resultados más llamativos de la encuesta fue que un 70% de las mujeres tiene problemas para dormir, lo que se debe, según el experto, a la doble responsabilidad que tienen, los ciclos menstruales y, en otros casos, a obesidad, tabaquismo y consumo de alcohol, lo que incide directamente en el mal descanso que presentan.

Volver a la rutina

El dormir poco o mal se nota en nuestro día a día y es la familia o compañeros de oficina o de estudio quienes lo notan. Irritabilidad, somnolencia y bajo rendimiento son algunas de las consecuencias típicas.

Para poder descansar plácidamente y no desvelarse se debe cambiar algunos hábitos. Por ejemplo, el ejercicio debe hacerse con dos ó tres horas de anticipación, para así poder disminuir el calor corporal y normalizar la adrenalina que éste produce. Comer sano, liviano y no beber alcohol son otras sencillas prácticas.

Para los que este problema se da solo en los días estivales, ya sea por el calor o por el cambio en los horarios para dormir, existen simples cosas que se pueden hacer para volver a la rutina:  Dos semanas antes de regresar al trabajo o a estudiar hay que acostarse y levantarse un poco más temprano. Así el cuerpo comienza a acostumbrarse y normalizar el reloj biológico.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.