Noticias

Nueva jornada laboral para estudiantes: beneficios de la reciente ley

      
La nueva ley sobre la jornada laboral para estudiantes chilenos está dando mucho de qué hablar. En este artículo te contamos en qué consiste.
La nueva ley sobre la jornada laboral para estudiantes chilenos está dando mucho de qué hablar. En este artículo te contamos en qué consiste.  |  Fuente: istock

Con esta ley, en Chile se establece una jornada parcial para luchar contra una elevada tasa de desempleo por encima del 20% y que desea, además, proveer de algunos incentivos a los jóvenes estudiantes de entre 18 y 24 años. El objetivo es animar a los jóvenes a que puedan estudiar si lo desean y abrirles paso al inicio de su carrera profesional.

Objetivos de la nueva ley

El trabajo ha tenido como foco conseguir coger de la mano a sus ciudadanos más jóvenes para impulsar su proyección y su inclusión en la vida adulta. El gobierno ha tenido presente que es de vital importancia conseguir una sociedad sana que sostenga el futuro de todos y de todas.

Así, la ley desea luchar contra la baja contratación por parte de las empresas, la precariedad y la incompatibilidad de horarios para poder ir a clase. Esto supone minimizar los múltiples problemas a los que se enfrentan desde medidas como esta que surjan del propio gobierno. Y es que, según esta nueva ley, empresa y trabajador pueden pactar jornadas ordinarias durante el fin de semana o festivos si se considera adecuado, facilitando un incentivo a los jóvenes que lo puedan necesitar debido a sus estudios en los días laborables. El sueldo de los estudiantes-trabajadores además se considerará un ingreso.

De esta manera la nueva normativa ampara a aquellos que trabajan y estudian con un horario parcial que se adapte a sus necesidades:

  • Se podrán suspender sus contratos durante el verano conservando la antigüedad

  • Ausentarse (sin cobrar) para estudiar y preparar sus exámenes

  • Permanecer en incapacidad temporal presentando la documentación pertinente. 

Esta ley busca proteger a los jóvenes, valor activo del país y que desean cursar estudios a la vez que se sugestiona la empleabilidad de los jóvenes en Chile. Un logro transformado en ley tras diversos debates, votaciones y procesos que no siempre han sido sencillos y que finalmente ha sido aprobada por el Senado y La Cámara de los Diputados por 132 votos. Tras el primer año de aplicación de la nueva ley, se elaborará un estudio que podrá determinar la necesidad de una ampliación de estas condiciones hasta los 28 años de edad.

Sin duda, estamos ante una medida pionera que puede suponer un precedente para otros países con una elevada tasa de paro juvenil y de tendencia a la baja de jóvenes que realizan estudios superiores de algún tipo. La calidad de un país se demuestra en su población y por tanto, se espera que con esta ley se concedan incentivos reales, palpables e inmediatos a una sociedad que se mostraba agotada incluso antes de iniciar su vida laboral.

SIn duda, se trata de un experimento que ha sido analizado en profundidad antes de ser implementado. Supone, en todo caso, una novedosa manera de velar por la salud de un país y por su crecimiento futuro.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.