text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo influyen los idiomas que hablas en tu forma de pensar?

      
Si bien no es determinante sí podemos decir que la lengua materna tiene influencia a la hora de pensar en ciertas cuestiones
Si bien no es determinante sí podemos decir que la lengua materna tiene influencia a la hora de pensar en ciertas cuestiones
  • A lo largo de la historia han sido varios los lingüistas que han planteado la cuestión de la influencia del idioma en el pensamiento.
  • Nuestra lengua materna puede condicionarnos a la hora de pensar en algo e incluso de percibir el espacio.
  • Aunque la influencia de la lengua materna es evidente, la capacidad del pensamiento abstracto nos ayuda a entender conceptos aunque no tengamos palabras en nuestra lengua para definirlos.

¿Crees que el tener como primera lengua el español, el inglés o el alemán puede influir en tu forma de pensar? Esa era la teoría que Benjamin Lee Whorf mantenía durante los años 40. Su artículo "Ciencia y lingüística" teorizaba sobre la influencia directa del lenguaje sobre el pensamiento, considerando que la gente que hablara otra lenguas diferentes no podría entender de la misma forma ni siquiera los conceptos más básicos. 

No, no es cierto que si un lenguaje no tiene un término para determinado hecho o concepto resulte algo imposible de entender para sus hablantes. Pero lo que sí es cierto es que nuestra lengua materna influye directamente en ciertos hábitos que adquirimos a la hora de expresarnos. Seguro que si has estudiado algún idioma más que el castellano te habrá pasado alguna vez.

Amplía hoy tus competencias

Más info

Lenguajes como el español, el francés el alemán obligan a un pensamiento que diferencia géneros en las palabras, mientras que el inglés es neutro y no obliga a especificar tanto respecto a ellas. De esta manera un hispanohablante o un francés siempre tenderán a pensar en una u otra palabra con un determinado género aunque estén hablando en ese momento otro idioma. Así que sí, de esa manera influyen en nuestra forma de pensar.

De forma completamente inconsciente este tipo de hábitos influyen a la hora de pensar en ciertos objetos. Otro ejemplo muy claro es entre el español y el alemán. Hay palabras como mariposa o montaña que en español son femeninas y alemán masculinas. ¿Qué sucede entonces? Cuando los hablantes de alemán piensan en estos objetos lo asocian a algo masculino.

Sí, es cierto que Lee Whorf se equivocaba en su concepto, pero también es cierto que de una manera o de otra nuestra lengua materna moldea la forma en que pensamos. Incluso nuestra forma de percibir el color puede verse afectada por la lengua materna, pues mientras que en algunos idiomas hay diferentes denominaciones para los colores hay otros que los consideran variantes del mismo tono.

Nuestra lengua materna está lejos de ser una cuadrícula que regule toda nuestra percepción del entorno y de nuestros pensamientos. Pero no podemos negar que si tiene cierta influencia en nuestra orientación a la hora de experimentar el mundo y reaccionar ante algunas experiencias. Puede que todos pensemos lo mismo, pero nuestra experiencia puede ser diferente.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.