text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudiar y trabajar al mismo tiempo (y no morir en el intento)

      
Estudiar y trabajar al mismo tiempo (y no morir en el intento)
Estudiar y trabajar al mismo tiempo (y no morir en el intento)  |  Fuente: iStock

Consejos para estudiar y trabajar al mismo tiempo

Estudiar y trabajar es una realidad para muchos universitarios, donde es muy importante la planificación y la motivación. Estos estudiantes pueden sentir una presión y estrés más pronunciado, por lo que todo apoyo y empatía les será de gran ayuda. Ya sea por los compañeros de trabajo, como por los compañeros de clase, o por las personas cercanas como amigos o familiares.

1. Organiza bien tu calendario. Lo primero y fundamental es que logres gestionar bien tu tiempo. Si tienes la posibilidad de elegir las clases que vas a cursar por semestre, intenta no sobrecargar tu calendario. Elige las materias más fundamentales y asegúrate de que los horarios no impidan que cumplas con tus obligaciones en el trabajo.

2. Utiliza los métodos de estudio adecuados. De la misma forma que organizaste tus horarios, debes planificar tus horas de estudio para que rindan al máximo. El primer consejo es que intentes no faltar mucho a clase, si no luego te será más difícil ponerte al día. También es recomendable que tomes apuntes y a la hora de estudiar puedas utilizar estrategias, como resúmenes y mapas mentales.

3. Habla en el trabajo. Es importante que tus jefes estén al tanto de tu situación, para que puedan tener las consideraciones correspondientes. Recuerda que la ley estipula días de licencia por estudios obligatorios y muchas empresas están cada vez más abiertas a la flexibilidad horaria.

4. Habla en la universidad. De igual forma que hablaste en el trabajo, también puedes poner en aviso a tus docentes de tu situación. Tampoco está de más hablar con tus compañeros; después de todo serán ellos quienes tengan que pasarte apuntes cuando faltes a clase.

5. Cuida tu salud. Estudiar y trabajar al mismo tiempo puede resultar sumamente agotador, por lo que es fundamental que cuides más que nunca tu salud. Duerme al menos 7 u 8 horas al día, aliméntate de forma saludable para que tu cerebro funcione mejor y no te olvides de tomarte tiempos de relax para descansar y distenderte. Aunque lo veas impensable e imposible, reserva algunas horas de la semana para hacer alguna actividad de ocio, ya sea practicar un deporte o ir al cine con tus amigos, o cualquier cosa que te ayude a desconectar, pasar un buen rato y recargar energías.

Mejora tu desarrollo profesional con ayuda de las especializaciones de posgrado

Infórmate

Beneficios de compaginar los estudios con el trabajo

Trabajar y estudiar a la vez es una tarea complicada, pero te formará y curtirá como persona. Adquirirás experiencia en el mundo laboral por un lado, mientras ganas conocimientos por el otro. Te vamos a mostrar algunos de los beneficios de estudiar y trabajar:

1. Aprender a gestionar el tiempo. Para poder compaginar estas dos tareas, es muy importante saber administrar todo el tiempo del que dispones. Aprenderás a valorar que cada minuto del día es importante y a sacarle todo el jugo y el valor posible. Es por ello que deberás seguir una planificación minuciosa y, por supuesto, cumplirla para poder llegar a los estudios y al trabajo, sin descuidar el tiempo de descanso y de ocio. Porque también es importante guardar varias horas a la semana exclusivas para ti, en las que te puedas relajar y disfrutar.

2. Ser autosuficiente. Tener un trabajo, y por lo tanto, cobrar un sueldo, te permitirá costear tus estudios, o parte de ellos. Pero además, podrás participar en la economía familiar y costear tus gastos mensuales, ya sean de ocio o de otro índole. Esto hará que tengas la satisfacción de poder poner en práctica tu autonomía.

3. Aprender a gestionar el dinero. Una de las ventajas de trabajar mientras estudias es que recibirás un ingreso económico todos los meses. Del mismo modo que tienes que gestionar tu tiempo milimétricamente, con el dinero que ganes pasará lo mismo. Darás un gran valor al sueldo que recibas por el esfuerzo que te supone, lo optimizarás de forma adecuada. Aprenderás a distribuir tus gastos de una manera eficiente, ya que tienes que sufragar tus estudios y es importante no malgastar el dinero.

4. Experiencia en el mundo laboral. Al terminar tu carrera, dispondrás de algo que la mayoría de estudiantes recién egresados carece: experiencia laboral. Aprenderás en el trabajo cosas que en la carrera no te pueden enseñar como mecanismos laborales, la competencia entre compañeros de trabajo, el trabajar en equipo, las aptitudes necesarias y las habilidades que llevan a sobresalir a los empleados. Además, tu curriculum contará ya con experiencia laboral una vez comiences a buscar un trabajo relacionado con tus estudios.

5. Te subirá el autoestima. Si consigues compaginar las dos cosas y conseguir tus metas de hacer un buen trabajo, e ir aprobando la carrera, te sentirás muy realizado. Esto hará que tu autoestima suba, y ganes confianza en ti mismo, una cualidad muy importante para la vida.

Trabajar y estudiar en el extranjero, ¿es posible?

Estudiar y trabajar en el extranjero es otra de las posibilidades por las que puedes optar. Es posible que el periodo de adaptación sea más complicado, pero a la larga será una vivencia única que te aportará numerosa experiencia para ti y tu currículum. A todos los beneficios que te aporta el trabajar y estudiar a la vez, conseguirás otros añadidos al hacerlo en un país que no conoces.

  • Dominio de un nuevo idioma y jerga local. Este será uno de los grandes beneficios, aprender un nuevo idioma. Te servirá tanto personal como profesionalmente. El comienzo será complicado, pero verás que practicando tanto en clase como en el trabajo, comenzarás a dominarlo, lo que hará que tu confianza aumente también. También aprenderás distintos modismos locales, cómo habla la gente, los gestos que usan…. lo que hará que tengas una mayor conexión.
  • Inmersión en una nueva cultura. Otra de las cosas que sucederá es que te meterás de lleno en una nueva cultura. Verás el mundo desde una nueva perspectiva y tendrás un nuevo mundo que explorar. Aunque es cierto que trabajando y estudiando no dispones de mucho tiempo libre, en ese período conocerás un nuevo lugar, lo que te enriquecerá como persona.
  • Será un forma más de aumentar tu currículum. Haber trabajado en el extranjero aportará un gran plus en tu currículum. Además de aprender una nueva lengua y de dominarla, también te ayudará a desarrollar el conjunto de habilidades interculturales que buscan las empresas de todo el mundo.


Es una tarea difícil y complicada, pero los beneficios que te aportará la experiencia de trabajar y estudiar de cara al futuro van a ser numerosos. Y ya no solo curricularmente, si no como persona.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.