text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Tiene la palabra el robot defensor

      
Los procesos judiciales necesitan integrar la tecnología para mejorar y agilizar su desarrollo
Los procesos judiciales necesitan integrar la tecnología para mejorar y agilizar su desarrollo
  • La inteligencia artificial o la gestión automatizada de datos son algunos de los usos de las nuevas tecnologías en el ámbito judicial.
  • ¿Qué novedades está introduciendo la robótica en las profesiones relacionadas con las leyes?
  • Modernizar la Justicia es uno de los objetivos de muchos países, de manera que puedan agilizar procesos, simplificarlos y dar mejores servicios a la ciudadanía.

Según predicen los expertos, en un periodo de cinco años, entre el 20% y el 50% de las tareas profesionales rutinarias serán automatizadas, gracias a la intervención de las innovaciones tecnológicas.

El ámbito legal también se verá afectado por este cambio, cosa muy necesaria para conseguir dos objetivos claves:

  • Agilizar los procesos judiciales y burocráticos a la ciudadanía.
  • Optimizar la gestión y toma de decisiones de todo tipo de profesional dedicado al Derecho: desde jueces hasta bufete de abogados o jurados.

La inteligencia artificial se presenta como la tecnología más interesante, con la idea de delegar tareas de un abogado que llevan mucho tiempo, pero que consisten en meras verificaciones y comprobaciones de información, que una máquina puede realizar de forma más rápida y óptima.

Desarrolla mejores competencias en el ámbito de las leyes y la gestión judicial

Infórmate

Abogados y robótica

Como en todas las profesiones en las que se maneja mucha información y se realizan muchos procesos de verificación, está claro que muchas tareas que realizan los expertos en leyes podrá ser realizadas por máquinas inteligentes, sin que esto signifique que el rol profesional de un abogado sea llevado a cabo por un robot.

En este caso, los abogados y expertos en leyes deberán supervisar y definir la tarea de la robótica, pero ellos serán los encargados de tomar las decisiones y definir un plan de acción.

Como indican los expertos, en relación a los bufetes, esto supondría que los abogados se podrían dedicar de pleno a tareas que sí aporten valor y únicas de su profesión, como el asesoramiento legal, la captación de clientes o la preparación de juicios de forma más efectiva, gracias a todos los datos que habrá analizado la IA.

En el caso de los órganos judiciales, la robótica y empleo de la IA permitiría una cierta descarga de trabajo e integrar más procesos que se pudieran llevar a cabo, mediante tramitaciones electrónicas y la intervención de los diferentes agentes judiciales, de forma más rápida y con menor margen de error.

Actualmente, la gestión analógica y digital conviven de forma no muy armoniosa y muchas gestiones judiciales se detienen o ralentizan por errores en papeleos, pérdida de información o acumulación de tareas pendientes para ciertos encargados de la administración judicial.

Mientras se sigue innovando en este campo de la tecnología y la aplicación del Derecho, hay que seguir perdiendo el miedo a las herramientas de automatización y que esto no quiere decir que un robot sustituirá a un abogado en un proceso judicial, pero sí que será su mejor asistente y proveedor de datos e información, además del encargado de realizar las tareas de investigación y administración que liberen al abogado y respalden su estrategia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.