text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Incendios forestales: ¿Cuál es la situación actual?

      
A la fecha se han producido 136 incendios, de los cuales 72 se siguen combatiendo
A la fecha se han producido 136 incendios, de los cuales 72 se siguen combatiendo  |  Fuente: Shutterstock

Dos semanas y media han pasado desde que el mega incendio en el centro-sur del país arrasó con 366 mil hectáreas, más de mil viviendas reducidas a escombros y casi 4 mil personas damnificadas en las regiones de O’Higgins, el Maule, el Bio Bío y la Araucanía.

 “A la fecha se han producido 136 incendios, de los cuales 72 se siguen combatiendo”. Así lo confirmó el Cuarto Comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Ivo Zuvic, quien añadió que los siniestros de la VI y VII región están controlados, mientras que la VIII y IX región son de mayor intensidad. Sin embargo, en algunas partes de O’Higgins y el Maule permanecen en una situación delicada.

Se han desplegado 4 mil bomberos de todo el país para la emergencia, mientras que en Santiago 500 hombres han sido movilizados, entre ellos oficiales de mando y planificación, voluntarios, médicos, paramédicos y mecánicos.

Las altas temperaturas y los vientos han sido el peor enemigo para quienes luchan con las llamas. Zuvic cuenta que, como estrategia, controlar el siniestro en zonas con poco material combustible es fundamental, también se debe aprovechar el momento en que disminuye el viento y evitar trabajar en las quebradas por la velocidad de la propagación.

Sin embargo, con o sin cambio climático “lo que necesitamos hacer para mejorar nuestro futuro, es que deben ocurrir cambios en nuestra sociedad en donde el valor de la vida debe ser un componente central”, añade.

Además, enfatiza ciertos puntos importantes para estar más preparados al momento de enfrentar futuros incendios forestales:

Primero, debe haber un cambio en la conducta de las personas en el momento de la evacuación, ya que debe ser de manera inmediata para no correr riesgos. Segundo, las localidades deben pensar en la administración del agua en caso de emergencia. Tercero, las normativas y legislaciones tienen que incorporar conceptos de reducción de riesgos en ellas, ya sea en temas constructivos, forestales, planes reguladores, autorizaciones municipales, entre otros.

Para el cuarto comandante de bomberos, catástrofes como ésta siempre serán difíciles de planificar sobre todo para las instituciones que deben enfrentarlas. En efecto, los recursos exclusivamente disponibles de forma inmediata son muy costosos para cualquier país u organización.

“Por ende, la ayuda mutua y los recursos escalonados serán vitales para controlar una emergencia como la de control de incendio”, aseguró y agregó que el voluntariado es una ayuda importante y que ha tomado un rol central.

Daño Forestal

Los efectos de los diversos siniestros no son solo económicos y sociales, también son ambientales. Lo que ha repercutido directamente a los animales, pastizales, cultivos agrícolas, viñedos, árboles y la vegetación nativa. ¿Pero qué consecuencias trae la quema de todos estos elementos?

Según el Ingeniero Forestal, Julio Torres, miembro del Colegio de Ingenieros Forestales de Chile, el principal efecto de los incendios son las emisiones de CO2. Esto quiere decir, que la emanación masiva atribuye al aumento de la cantidad de este gas a nivel atmosférico.

Como consecuencia para todo este daño va a haber efectos sobre el suelo durante el invierno, ya que la lluvia produce erosión y por eso urge generar planes de recuperación de estos terrenos”, explica.

Los árboles nativos también fueron arrasados por las llamas, tanto así que el Ruil está en peligro de extinción, debido a que el 50% de esta especie se perdió, según cifras de la Universidad Católica del Maule.

Por otro lado, el ingeniero asegura que aún faltan porcentajes certeros de pérdidas de los bosques nativos, ya que no se ha hecho todavía el catastro correspondiente y que ese procedimiento se realizará cuando pase la emergencia. Asimismo, es difícil determinar qué tipo de especies se vio afectada.

“Para recuperar lo que se ha perdido tomará años, además, todo depende del tipo de árbol, si es capaz de rebrotar, si el daño fue tan grande que necesita una intervención externa”, asegura.

De hecho, hay dos tipos de recuperación para estos eventos: las pasivas, el propio rebrote producto de la lluvia; y las activas, que es la intervención humana.

“Se están formando comités de restauración para ver el mejoramiento y/o apoyar la recuperación de estos bosques nativos.  Ellos realizarán un catastro de cuántas especies fueron afectadas y cómo recuperarlas”, dijo el experto.

Por ahora no hay un financiamiento asegurado para la recuperación de especies nativas, ya que muchos de los fondos están destinados a las viviendas y de aquellos que perdieron su trabajo. De manera que esto demorará, según Tapia, entre cinco a diez años para enfrentar la restauración.

“Por ejemplo, en 2015 se quemó la reserva China Muerta y todavía están tratando de levantar financiamiento para enfrentar la restauración. Por lo tanto, eso demuestra la dificultad que existe en levantar estas obras”, finaliza el Ingeniero.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.