text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Doctor de la Universidad Andrés Bello explica cómo mejorar la salud mediante nuestros propios microorganismos

      
Según lo explicado por el doctor en Bioquímica y académico de la Universidad Andrés Bello, Erwin Strahsburger, los seres humanos estamos constituidos por células especializadas. Algunas nos defienden de agentes extraños, otras nos permiten sentir el medio ambiente, razonar, leer, y todas ellas comparten el mismo genoma e información genética, la misma huella digital molecular que nos señala como individuos únicos e irrepetibles y nos permite ser identificados por sofisticadas técnicas forenses.

Sin embargo, si miramos nuevamente nuestro cuerpo, observaremos que junto a nuestras células existen diminutos microorganismos, bacterias, arqueas y hongos, que además son 20 veces más que nuestras propias células. La presencia de estos microorganismos, que constituyen la denominada flora normal, es para nosotros un beneficio protegiéndonos de la llegada de bacterias patógenas, facilitando la digestión de alimentos o sintetizando vitaminas. Luego, nuestra salud no sólo consiste en mantener nuestras células sanas sino también, nuestras bacterias.

Un ejemplo claro lo constituye el uso prolongado de antibióticos que puede ocasionar diarreas producto de la alteración de nuestra flora intestinal. Pero, ¿en qué momento adquirimos este microcosmos? Cuando estamos en el vientre materno estamos completamente estériles, careciendo de toda presencia bacteriana, sin embargo desde el momento que nacemos y en la medida que vamos formando parte de este mundo, comenzamos a adquirir paulatinamente microorganismos en nuestra piel, sistema digestivo, sistema respiratorio superior, oídos y sistema uretral externo.

Pero, ¿todos tenemos la misma microflora? Si bien existe una diversidad de especies bacterianas típicas asociadas a nuestra microflora, las costumbres alimenticias, edad, sexo, lugar de trabajo, clima y costumbres pueden alterar nuestra flora normal. Entonces, podemos modificar la constitución de nuestra flora normal a favor nuestro, y en ello los probióticos cumplen un papel fundamental.

¿Qué son los probióticos? Según lo explica el doctor Strahsburger, se definen como aquellos microorganismos vivos adquiridos por la dieta, que otorgan un valor nutricional y además nos protegen de enfermedades. Por ejemplo, en la guerra un batallón completo sufría una intoxicación intestinal presentando una diarrea aguda. Sin embargo, un solo soldado no manifestaba problema alguno debido a que registraba en su flora normal una bacteria capaz de eliminar a la patógena. El médico del batallón al percatarse de tal fenómeno, aisló la bacteria protectora y luego la administró a todos los enfermos, salvando al regimiento.

En este caso, la bacteria, vale decir un organismo vivo adquirido como un elemento nutricional, mejoró la salud del consumidor y por lo tanto puede denominarse probiótico. Ejemplos como éste han sido repetidos bajo condiciones controladas en distintos laboratorios del mundo, asombrando a algunos por sus fantásticos resultados o dejando disconformes a los más escépticos.

Sin embargo, el uso de bacterias vivas para el beneficio de nuestra salud no termina aquí. Científicos visionarios trabajan arduamente en modificar bacterias inocuas para que puedan sintetizar drogas al interior de nuestro intestino, o bien, viajen a través de nuestro cuerpo hasta el lugar donde se aloja un tumor y sean capaces de eliminarlo.

En esta nueva etapa biotecnológica, no sólo se utilizan a los microorganismos como células protectoras, sino además, como vehículos vivos para la liberación de drogas y tratamiento de larga duración a un costo muy bajo y con un enorme impacto para la medicina y nuestra salud. Entonces quizás el término probiótico no sea el más apropiado y sea necesario llamarlos superbióticos.

Fuente: Universidad Andrés Bello / PG / FOM.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.