Thursday :: 27 / 11 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Reportaje : Orientación

Testimonio de alumnos

Educación Diferencial y Educación General Básica

Ariel Muñoz


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

Egresado el año 2000 de Educación Diferencial con mención en Deficiencia Mental y Educación General Básica, carreras que estudió en forma paralela en la sede de Los Ángeles de la Universidad de Concepción, este profesional cuenta con una vasta experiencia. Hoy en día también se da tiempo para desarrollar otra de sus pasiones, la música.

¿Por qué decidiste estudiar educación especial?
Creo que es una profesión muy noble. Trabajamos con personas y el producto de esta empresa son intangibles preciosos, habilidades, competencias, valores. Siempre pensé que la educación es el camino para el desarrollo de un país, pero a su vez la forma más directa de influir dentro de cada persona. Creo que podemos contribuir a una sociedad más justa, tolerante, que respete a la diversidad. De ahí mi pasión por la educación especial, busco la conexión con estas personas y tenderles puentes que les permitan una inserción más humana y digna con esta sociedad.

¿Cómo viviste tu época universitaria?
Fui un estudiante comprometido con todo lo que tuviera relación con mi formación profesional, participé en el centro de alumnos de la carrera y también en las movilizaciones. Viví intensamente la Universidad y tuve la suerte de conocer profesoras y profesores que aportaron significativamente a mi formación personal. Yo fui el único varón de toda mi promoción y el primer profesor de las Carreras de la Infancia. Gracias a la nueva malla curricular pude estudiar las carreras de Educación Básica y Educación Diferencial en forma paralela y titularme con distinción máxima. Maduré estando en la U y aprendí a hacer una utilización eficaz de la información. Fue una experiencia enriquecedora rodearme de compañeras con toda su visión de mundo. Hoy soy director de un establecimiento (Escuela especial  El Roble de Chillán) y trabajo sólo con mujeres. Ellas tienen una sensibilidad que me llena de confianza respecto al trabajo con personas discapacitadas
 
¿Cuándo se inició en la música?
Hago música desde que tengo conciencia, pero nunca he estudiado. Soy autodidacta cien por ciento y he aprendido gracias a mi experimentación con guitarras, pianos, percusiones, samplers. La música que hago sale de mi alma, todo es intuitivo y fluye libremente de acuerdo a como me siento. Hoy en mi banda “Almagris” trabajo con dos músicos capaces de reinterpretar mis ideas a través de su ejecución.
 
¿Cómo armoniza su pasión por la música con la educación?
He trabajado en talleres musicales con alumnos con discapacidad mental, he creado bandas instrumentales de folclor indígena (mapuche, pehuenche), obras de teatro y un cortometraje. Creo que es la vía de expresión, el arte es capaz de conectar al individuo con su alma y es una herramienta que ocupo y que da excelentes resultados tanto académicos como en la autoestima y la autoimagen.

Autor:


Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad