Friday :: 24 / 10 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Un 70% de las licencias por enfermedades de niño menor de un año se concentran al final del postnatal

Así lo indicó el ex superintendente de Isapres y académico de la Universidad Andrés Bello, Manuel Inostroza, durante el seminario sobre postnatal desarrollado por esta Casa de Estudios. Un 50% de ellas son por reflujo.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

El tiempo que dispone actualmente la mujer trabajadora para ausentarse del trabajo y ocuparse del cuidado exclusivo de su hijo recién nacido son 84 días. Sin embargo, en la práctica las mujeres están por mucho más tiempo fuera de su trabajo, a través de las licencias por enfermedad de un hijo menor de un año. Esto como una forma de favorecer la lactancia, por no contar con quien dejar a sus hijos o para entregar un mejor cuidado y estimulación al recién nacido.

Las cifras así lo avalan: 70% de las licencias médicas por enfermedades de niño menor de un año se concentran en el último periodo del postnatal, de acuerdo a un análisis de los últimos estudios relacionados con el costo de las licencias médicas realizado por el Instituto Salud y Futuro de la Universidad Andrés Bello.

En Chile existe sobre utilización de estos subsidios de salud y, tomando en cuenta las restricciones presupuestarias y prioridades sociales, es necesario buscar modificaciones en el diseño de ellos. “Es necesario mejorar la fiscalización y así garantizar el debido reposo y racionalizar el uso de los recursos fiscales y de salud”, sostuvo Manuel Inostroza, ex superintendente de Isapres y académico del Instituto Salud y Futuro de la UNAB, en el seminario “Extensión del Postnatal: pensando en los niños y las mujeres”, de la carrera de Trabajo Social de esta Casa de Estudios.

Subsidios públicos

Por otro lado, complementa el experto, hay que focalizar mejor los subsidios públicos y no perjudicar la inserción laboral femenina y alcanzar consenso suficiente para que las modificaciones sean políticamente viables. “No basta sólo con fiscalización, ya que la solución pasa necesariamente por modificar los incentivos de los actores involucrados. Las soluciones pueden ser generar progresividad en el financiamiento para completar la cobertura o la prolongación del postnatal”, propone Inostroza.

El 68% de las licencias por hijo menor de un año, se ocupan cuando el niño está entre los 3 y 6 meses de vida. Esto significa que la extensión costaría en términos netos (sin considerar beneficios sociales) cerca de $186 mil por persona con licencia pre y postnatal al Estado (equivalente al 28% del gasto anual). Si se consideran los ahorros por menor consumo de leche, menor morbilidad y sala cuna, entonces el costo es mucho menor, reduciéndose al 8% del gasto anual.

“Si se consideran los beneficios sociales el proyecto de extensión del posnatal a seis meses es absolutamente rentable socialmente”, sostuvo Inostroza en el encuentro. Extender ese periodo de tres meses a seis, es lo que propone un proyecto de ley que aún se discute si ingresará o no a la cámara. Mientras, un 68,8% de las chilenas considera que tal medida desincentivará la contratación de mano de obra femenina, según muestra un estudio de Comunidad Mujer, el 58% estaría dispuesta flexibilizar el prenatal y postnatal, ya sea traspasando días del primero al último periodo y considerando en este proceso al padre.

Durante el encuentro, participaron: Carolina Goic, que ha liderado la discusión en la cámara sobre el tema, quien se refirió a la relevancia de extender el postnatal para las mujeres; Ana Bell, dirigenta de la CUT y ANEF, en tanto, abordo la importancia de que cualquier medida debe plantea el incluir al hombre en el cuidado del hijo y extender para ellos este derecho.

Andrea Betancur, de Comunidad Mujer, mostró el impacto negativo en la contratación de mano de obra femenina y que la extensión beneficiará en gran medida a las mujeres que tienen contrato y no a aquellas que no tienen contrato. Junto a ellos estuvieron Mahia Saracostti, directora Escuela de Trabajo Social, Margarita María Errázuriz, decana de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Andrés Bello, y el senador Mariano Ruíz-Esquide.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello


Fuente: Cámara de Diputados





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad