Noticias

Videojuegos pueden causar lesiones

      
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

Actualmente, existe una revolución en el campo de los videojuegos, los cuales instalan a los jugadores de todas las edades en un mundo virtual. Ya no se juega solamente con las manos, sino que las consolas permiten una participación del sujeto a través de movimientos de todo el cuerpo.

“El tema de los videojuegos puede traducirse en lesiones en los dedos de las manos, muñecas, codos u hombros. El factor responsable principal de estas molestias musculoesqueléticas es el estímulo repetitivo, que se da por reiteraciones de un gesto motor en el momento de desarrollar una actividad, para este caso, el movimiento reiterado con los pulgares y movimiento de muñecas”, explica Hernán de La Barra, docente de la Escuela de Kinesiología de la Universidad Andrés Bello.

“El movimiento repetitivo implica un verdadero estrés para el sistema musculoesquelético, lo cual puede llevar a la inflamación de tendones, contracturas musculares, dolores articulares producto de la mantención de posiciones prolongadas”, agrega.

Recomendaciones

En caso de sufrir molestias por el juego, el kinesiólogo recomienda, “guardar reposo y no seguir exponiéndose hasta que se note una mejoría. Al inicio las lesiones son de gravedad leve; sin embargo, estas pueden complicarse tornándose crónicas y perpetuándose en el tiempo, lo que puede repercutir en las futuras actividades de ese individuo”, dice.

El profesional advierte de una serie de recomendaciones que se deben tener presente tanto al momento de jugar con los videojuegos como estar frente al computador:

• Contar con la supervisión de los padres: deben chequear la postura de sus hijos, pesquisar los horarios de juego y fomentar además otras actividades en los niños, idealmente deportes de cualquier tipo.
• Utilizar siempre sillas cómodas, ajustables en altura y reclinables y con cabecera, de manera de adaptar la posición del paciente al enfrentamiento con el computador, videojuegos, etc. Esto minimiza el riesgo de problemas osteomusculares a nivel de columna.
• Es aconsejable realizar ‘pausas pasivas y activas’, es decir, interrumpir por algunos minutos la actividad guardando reposo, o bien cambiar de actividad para el reclutamiento de otros músculos, articulaciones y cambios de sobrecarga sobre el sistema musculoesquelético.
• Realizar elongaciones y ejercicios articulares suaves cada 30 minutos (abrir y cerrar las manos lentamente, estirar los dedos de las manos, por algunas repeticiones). Esto permite disminuir la tensión de las articulaciones y ligamentos.
• Es útil la aplicación de calor moderado en los antebrazos y manos para mejorar la irrigación de los grupos musculares y favorecer su disminución de tensión.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.