Noticias

Cigarros "light", mentolados y fumar menos causan el mismo daño

      
Dra. Patricia Larraín
Dra. Patricia Larraín
Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

El cigarrillo o cigarro es uno de los formatos más populares en el consumo de tabaco. Un cigarrillo es tabaco seco picado recubierto por una hoja de tabaco o papel en forma de cilindro, comúnmente acompañado por un filtro.

No es claro el origen del cigarro, pero sobre él existen diversas versiones y leyendas. Entre ellas, está la creencia de que existe una manera segura de fumar. “Eso no es efectivo. Todos los cigarrillos pueden causar daño al cuerpo humano y cualquier uso de tabaco es peligroso. El cigarrillo es el único producto legal cuyo uso anunciado, el fumar, es nocivo para el cuerpo y causa cáncer”, dice la doctora Patricia Larraín, docente de la Escuela de Medicina de la Universidad Andrés Bello.

Además, muchos sostienen que fumar sin inhalar les provocará menos daño a la salud. Sin embargo, según la doctora, “dondequiera que el humo toque las células vivas, causa daño. Aunque los fumadores no inhalen el humo, están respirando el humo de segunda mano y aumentan su riesgo de padecer de cáncer del pulmón. Incluso quienes fuman puros y pipas, que en general no inhalan el humo, tienen un mayor riesgo de contraer cáncer del labio, la boca y la lengua, así como de otros cánceres”, dice.

Hay personas que aseguran que fumando pocos cigarrillos no tendrán problemas de salud, creencia errada según la doctora Larraín: “las investigaciones han demostrado que la aspiración de no más de cuatro al día puede tener consecuencias graves de salud, incluyendo un aumento en el riesgo de enfermedades cardiacas y un riesgo mayor de morir a una edad más temprana”, dice.

“Las autoridades de nuestro país están muy preocupadas por la alta prevalencia de fumadores en el país y las gigantescas cifras de enfermedades y complicaciones debidas al tabaco, lo cual ha motivado a crear muchas opciones para dejar el hábito de fumar”, comenta la docente.

Los “Light” y enrollados

La publicidad muchas veces ha llevado a los fumadores a creer que los cigarrillos “light” tienen un riesgo menor a la salud y que son una buena opción para dejar de fumar, lo cual no es correcto.

“Un cigarrillo con bajo contenido de alquitrán puede ser tan dañino como uno de alto contenido debido a que la persona a menudo inhala el humo más frecuente y profundamente o se fuma los cigarrillos hasta la colilla. Los estudios han encontrado que el riesgo de cáncer del pulmón no es menor en los fumadores de cigarrillos con bajo contenido de alquitrán o ‘light”, explica la docente de Salud Pública y Comunitaria de la UNAB.

Aunque se crea que es una manera más económica y saludable de fumar, los cigarrillos enrollados a mano no son más seguros que las marcas comerciales. Por el contrario, se ha encontrado que existe un riesgo aumentado de cánceres de laringe, esófago (tubo que conecta la boca con el estómago), boca y faringe (garganta) entre los fumadores de los cigarrillos enrollados a mano que han fumado mucho durante sus vidas en comparación con los fumadores de cigarrillos empaquetados.

Naturales

Los cigarrillos que son “completamente naturales” son publicitados como productos que no contienen químicos o aditivos y que son enrollados con filtros 100% algodón. “No existe evidencia de que ellos sean más saludables o más seguros que otros cigarrillos, ni hay una buena razón para creer que lo sean. El humo de estos cigarrillos, al igual que el humo de todos los cigarrillos, contiene muchos carcinógenos (agentes que causan cáncer) y toxinas que provienen del tabaco en sí, incluyendo alquitrán y monóxido de carbono”, explica la doctora Larraín.

Mentolados

Respecto a si son los cigarrillos mentolados más seguros que los demás, la docente de la Universidad Andrés Bello sostiene que “pueden incluso ser más peligrosos. El mentol agregado produce una sensación de frescura en la garganta al inhalar el humo. También disminuye el reflejo de la tos y cubre la sensación de sequedad en la garganta que los fumadores a menudo presentan. Las personas que fuman los cigarrillos mentolados pueden inhalar más profundamente y mantienen el humo por más tiempo”, subraya.

Un estudio reciente mostró que las personas que fuman cigarrillos mentolados tienen menos probabilidades de tratar de abandonar el hábito y de dejarlo cuando tratan de hacerlo.

Edición: Universia / RR
  • Fuente:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.