Tuesday :: 29 / 07 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Transporte escolar: Verificar el cumplimiento de las normativas es la clave

Decidir correctamente quién se hará cargo de trasladar a nuestros hijos diariamente desde la casa el colegio y viceversa puede, en la eventualidad de un accidente, marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Arturo Espinoza, académico de la Universidad Andrés Bello y experto en Prevención de Riesgos, presenta las claves para un transporte escolar seguro.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Arturo Espinoza

Revisa las actividades universitarias en la Agenda Universia

De acuerdo al Registro de Transporte Escolar de la Subsecretaría de Transportes, al 7 de febrero de 2009 había inscritos 15.890 vehículos dedicados a este servicio en Chile, 7.785 de los cuales operan sólo en la Región Metropolitana. La demanda por los furgones amarillos crece anualmente, motivando una fuerte fiscalización por parte de la autoridad que se concentra en el mes de marzo. Sin embargo, este ánimo fiscalizador debe comenzar en casa, cuando los padres y apoderados toman la decisión de confiar los traslados diarios de sus hijos a un determinado conductor.

Normas legales

Conocer el marco legal que regula esta actividad es esencial para una búsqueda exitosa, aconseja Arturo Espinoza, académico de la Universidad Andrés Bello y experto en Prevención de Riesgos. “Para eso, todas las normativas vigentes están disponibles de forma gratuita en las páginas web de los organismos respectivos”.

El Decreto N° 38 del Ministerio de Transportes regula el quehacer de los conductores y los vehículos de transporte escolar en Chile. Adicionalmente, en noviembre de 2002 la Ley 19.831 estableció la creación del Registro Nacional de Servicios de Transporte Remunerado de Escolares. A partir de esa fecha, todas las personas y vehículos que prestan el servicio deben inscribirse obligatoriamente en este listado, dependiente de las Secretarías Regionales Ministeriales de Transportes y Telecomunicaciones.

Para saber si su “tío o tía” está cumpliendo con la normativa, en el sitio http://www2.mtt.cl/tte_escolar2/jsp/default.jsp es posible verificarlo con el número de patente.

Diez segundos vitales

Todos los vehículos de transporte escolar de modelo 2007 en adelante deben contar con cinturones de seguridad en todos sus asientos. “Para los modelos de años anteriores este requisito no es obligatorio, basta con que tengan en los asientos delanteros”, puntualiza Espinoza. En relación al tipo de cinturón se recomienda el de tres puntas, ya que permite más movilidad y es más eficaz al momento del impacto.

Se estima que una tasa de uso de cinturón de seguridad del 90% evitará alrededor del 10% de muertes por accidentes de tránsito. Sin embargo, si bien muchas personas ya incorporan el uso de este elemento en su rutina, las estadísticas indican que aún falta mucho por hacer. En 2008, 292 accidentes fueron protagonizados por vehículos de transporte escolar, con un total de ocho personas fallecidas. Es muy probable que estas muertes pudieran haberse evitado si las víctimas hubiesen tomado sólo diez segundos para abrocharse el cinturón.

También es muy importante inspeccionar el estado mecánico del vehículo: revisión técnica al día, antigüedad, neumáticos, puertas, cerrojos, ventanillas, distribución de los asientos, capacidad, extintor, etc.

El resto es sólo comunicación

Si bien la ley no lo exige, es recomendable suscribir un contrato por escrito con el conductor al momento de solicitar un servicio de transporte escolar. “Así, el acuerdo entre las partes será más transparente y podrá ser útil ante eventuales incumplimientos”, asegura el experto.

Es fundamental conversar con el conductor. “Intercambie con él o ella todos los datos de contacto necesarios en caso de cualquier eventualidad. Fijen un procedimiento de aviso en caso de cualquier imprevisto, por ejemplo, si en la mañana el furgón falla y el transporte no puede llevarse a cabo normalmente”.

Asimismo, “respete los horarios del conductor. Prepare a tiempo a sus hijos para no demorarlo, evitando así que éste tenga que recuperar el tiempo perdido aumentando la velocidad”, agrega.

Otro punto fundamental es enseñar a los niños a ser pasajeros responsables, a adoptar posturas adecuadas a bordo de vehículos en movimiento, no distraer al conductor, no sacar la cabeza o los brazos por las ventanillas ni apoyarse en las puertas; a subir y descender correctamente del furgón, sólo en paradas autorizadas y asegurándose de que el vehículo está completamente detenido; y, por supuesto, a conocer las normas de tránsito.

En este punto, el uso de la luz estroboscópica es una medida establecida por ley que advierte a los demás vehículos sobre la detención del minibus, obligándolos a bajar la velocidad y a tener precaución con los niños que circulan en el lugar.

Finalmente, el académico de la UNAB recomienda “preguntar a los niños sobre el viaje, si se desarrolla con normalidad o si detectan aceleradas, frenadas o virajes bruscos u otras conductas indebidas por parte del transportista. Enseñémosles a ser los mejores vigilantes de su propia seguridad”.

Requisitos técnicos exigidos a los vehículos de transporte escolar

• Ser un furgón de color amarillo de una cilindrada igual o superior a 1.400 c.c.
• Tener en el techo un letrero triangular que diga "Escolares", el cual es idéntico para todos los furgones.
• Tener en el techo, de forma visible, una luz intermitente para usar mientras los niños suben o bajan del vehículo.
• Los asientos del vehículo deben ir hacia el frente y con un respaldo igual o superior a 35 cms.
• Tener una tarjeta visible en todo momento con la identificación del conductor.
• Contar con extintor de incendios.
• Tener revisión técnica al día.
• Estar inscrito en el Registro Nacional de Servicios de Transporte Remunerado de Escolares.
• Además, la nueva Ley de Tránsito exige que todos los vehículos de transporte escolar de modelo 2007 en adelante tengan cinturón de seguridad en todos sus asientos. Sin embargo, los modelos de años anteriores no están obligados a cumplir con este requisito y basta con que cuenten con cinturones en los asientos delanteros.
• Debe estar contratado el Seguro Obligatorio contra Accidentes Personales (SOAP) y, en caso de que el vehículo transporte más de cinco niños en edad preescolar, debe haber otro adulto además del chofer que los cuide y que les ayude a subir y bajar del furgón.

En tanto, los conductores deben:

• Ser egresados de enseñanza básica.
• Tener licencia de conducir clase A3 (transporte de pasajeros).
• Haber aprobado un curso en una escuela de conductores profesionales.
• Estar inscritos en el Registro Nacional de Servicios de Transporte Remunerado de Escolares, explicitando la siguiente información: datos del empresario de transportes a cargo del servicio, del dueño del vehículo y de los conductores; identificación y características de los vehículos; ciudad o comunas en que funciona el servicio; nombre del establecimiento educacional, en caso de que sea el que provea el servicio de transporte.

Edición: Universia / RR

Fuente: Universidad Andrés Bello







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad