Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

 

Información actualizada al 2012
Peste Cristal: Cuidados y prevención en menores

 

La varicela, pertenece a la familia de las enfermedades infectocontagiosas que se produce por el contagio con el virus varicela y es muy común especialmente en lactantes y preescolares.

De acuerdo con la enfermera Ana María Cid, docente de la Universidad Andrés Bello, “se presenta con mayor frecuencia en invierno y primavera, que concuerda con la época escolar; es altamente contagiosa y su período de incubación es de 14 a 21 días desde el contacto con una persona enferma hasta la aparición de las lesiones o síntomas, manteniendo el riesgo de contagio hasta la costración de la totalidad de las lesiones”.

La manifestación de la enfermedad está dada por malestar general y decaimiento, acompañado de aparición de lesiones en la piel tipo vesículas, que guardan un líquido blanquecino en su interior, estas lesiones derivan en costras que se diseminan a lo largo del cuerpo. “A mayor edad, los síntomas se agravan produciendo incluso altos peak febriles”, destaca Ana María.

Si bien es una enfermedad autolimitada que aproximadamente dura tres semanas, es necesario conocer algunos cuidados que se deben tener a la hora de la aparición de las lesiones.

Ana María Cid explica que una de sus características es que produce un exacerbado prurito o picazón, “es por este motivo que es importante continuar bañando al niño o niña diariamente, ya que esto disminuye el crecimiento y reproducción de bacterias de la piel y la infección bacteriana, producto del grataje o rascado, además se deben mantener las uñas cortas y limpias”. La ducha se debe realizar con champú suave y es importante que en el momento de secar al menor se haga empapando la toalla en el cuerpo del menor y no restregándola.

Para el control de la picazón se pueden utilizar antihistamínicos, los cuales deben ser indicados por un médico, la enfermera recomienda el reposo en cama en el primer período de la enfermedad.

En el mercado existen vacunas que permiten prevenir esta enfermedad o aminorar sus efectos, éstas se encuentran disponibles en vacunatorios autorizados por la autoridad sanitaria de cada región. Según los estudios la mejor edad para colocarla es en menores de 13 años que no hayan tenido contacto con el virus; “en los adultos también existe la posibilidad de administrarla, pero su efectividad es menor”.

Edición: Universia / FO.

  • Fuente:


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más