Monday :: 20 / 10 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Trabajos de verano: la importancia del contrato

Fin de año y los meses de verano para muchos constituyen una gran oportunidad de incrementar los ingresos. Los trabajos temporales se multiplican, lo que permite salir de apuros a aquellos que en tiempos de crisis han quedado cesantes. Y aunque se trata de fuentes laborales de corto tiempo, los contratos de trabajo permiten formalizar los derechos y obligaciones entre empleadores y trabajadores. Christian Vidal Beros, abogado y docente de la Universidad Andrés Bello, explica en qué consisten.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Sin lugar a dudas esta época del año resulta ampliamente productiva para diversas empresas comerciales o incluso de entretención. Promotoras y empleados part time se transforman en parte del paisaje, sobre todo en playas y balnearios en general. 

Y si bien se trata de un acotado período en el que se estimula el empleo, es conveniente contar con cierta formalidad, puesto que la ley establece determinadas condiciones para llevar a cabo una relación laboral, más allá del tiempo por el cual ésta perdure. 

"El contrato de trabajo corresponde cuando existe un vínculo entre empleador y empleado, de subordinación y dependencia, el que se configura con ciertas estipulaciones como: continuidad de los servicios prestados, la obligación de asistencia del trabajador, el cumplimiento de un horario, la supervigilancia en el desempeño de las funciones, la subordinación a instrucciones y controles de diversas índoles, entre otras, aunque basta que se cumpla una sola", explica Christian Vidal Beros, abogado y docente de la Universidad Andrés Bello

Las boletas de honorarios son otro instrumento utilizado en estos laburos de corto plazo. No obstante pueden emitirse bajo ciertas cláusulas, distintas de una relación laboral propiamente tal. 

"Corresponden cuando falta uno de los elementos del contrato, o si se es independiente, no se recibe órdenes, no se cumple con horarios, o las remuneraciones varían de un mes a otro. En estos casos corresponde firmar un pacto de prestación de servicios a honorarios, el cual se rige por las normas civiles y no por el derecho del trabajo", explica el académico. 

Respecto de los team de verano o promociones, igualmente las o los modelos deben guardar especial preocupación respecto al uso que se haga de su imagen, muchas veces hacen catálogos, producciones o se sacan fotos publicitando un producto, y si bien los remuneran por el verano 2009, dichas imágenes se siguen utilizando en otras temporadas, vulnerando la cesión temporal del uso de la imagen. 

De todas maneras recalca que en caso de emitir boletas por más de tres meses con un mismo empleador y por el mismo monto, pasa a ser una relación de trabajo, lo que amerita un contrato. 

En este sentido, resulta de gran importancia que sea el propio empleado quien conozca sus derechos, lo que le permitirá exigir las condiciones que merece. Al respecto Vidal destaca lo siguiente: 

- Antes de firmar un contrato hay que leerlo detenidamente, revisar las obligaciones del cargo, el horario de trabajo y el salario y si todos esos elementos cumplen efectivamente con las expectativas y lo ofrecido por el empleador.
- Si quien está celebrando el contrato de trabajo es un menor de edad, debe contar con la autorización de los padres o su representante legal, y debe cumplir con características especiales.
- Quienes están contratados se rigen por el Código del Trabajo, que establece derechos como el feriado anual, la indemnización por años de servicio, el reposo por los días festivos, vacaciones, descanso y fuero maternal, licencias médicas, entre otros.
- Las causales de terminación del contrato de trabajo se encuentran contenidas en los artículos 159, 160 y 161 del Código del Trabajo. Algunas de ellas son: Mutuo acuerdo de las partes, renuncia del trabajador, muerte del trabajador, vencimiento del plazo convenido en el contrato, conclusión del trabajo o servicio que dio origen al contrato, caso fortuito o fuerza mayor, no concurrencia del trabajador a sus labores sin causa justificada durante dos días seguidos -o dos lunes en el mes, o un total de tres días durante igual período de tiempo-, abandono del trabajo por parte del trabajador, entre otras.
- El contrato debe establecer aspectos como la identificación de los contratantes, las labores que se compromete a realizar el trabajador y el lugar en que se prestarán; la remuneración acordada con indicación del monto, forma y período de pago; el plazo del contrato, y la jornada de trabajo, el horario y el tiempo destinado para la colación, tiempo que no es imputable a la jornada ordinaria.

Edición: Universia / PV 


Fuente: UNIACC.





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad