Thursday :: 24 / 07 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Accidentes laborales por derrumbes en la construcción: ¿Falta coordinación?

El aumento de accidentes en obras de construcción es resultado de una falta de planificación adecuada de la seguridad en la faena, que debe involucrar temas como selección de trabajadores, procedimientos seguros de trabajo, estudios geotécnicos, capacitación y supervisión, explica Pedro Gac, académico de la carrera de Ingeniería en Seguridad y Prevención de Riesgos de la Universidad Andrés Bello.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

El incremento de los accidentes en obras de construcción registrados este año ha cobrado las vidas de varios trabajadores, lo que marca una preocupante tendencia. Incluso las causas de estos hechos han cambiado. En 2007, la mayor parte de los accidentes en el rubro se debió a caídas de altura, pero en lo que va de 2008 los derrumbes se han convertido en el factor clave de este fenómeno. Según datos de la Unidad de Investigación de Accidentes Laborales de la Seremi de Salud, un 46,8% de los accidentes ocurridos a mayo de este año se produjo por caídas de maquinaria o desprendimiento de material, cifra que supera considerablemente el 12,5% de 2007 y el 27% de 2006.

“Cuando crece la actividad de la construcción en el país, crece con ella el número de trabajadores expuestos al riesgo. En este contexto, los accidentes por derrumbes y desprendimiento de materiales son el resultado de una falta de planificación adecuada con respecto a la organización de la seguridad en la faena, lo cual involucra selección de trabajadores, procedimientos seguros de trabajo, estudios geotécnicos, capacitación y supervisión adecuada”, afirma Pedro Gac, docente de la carrera de Ingeniería en Seguridad y Prevención de Riesgos de la Universidad Andrés Bello.

¿Cómo prevenir?

La construcción es una fuente de trabajo con riesgos cambiantes de acuerdo al avance de las obras, donde cada etapa representa un riesgo diferente. “Por otro lado, por su temperamento, formación, nivel cultural y social, el trabajador de la construcción es un hombre arriesgado con características personales muy propias”, opina el experto.

Reducir las conductas inseguras o riesgosas de los trabajadores sólo es posible mediante capacitación y entrenamiento permanente en materias de seguridad. Además, la ley obliga a los empleadores a informar oportunamente a sus trabajadores sobre los riesgos propios de sus labores, las medidas preventivas y los procedimientos correctos de trabajo.

A juicio de Gac, el foco para el control de los riesgos en faenas de la construcción debe contemplar, necesariamente, tópicos como políticas claras de seguridad en las empresas, con responsabilidades para todos los niveles de la organización; programas de prevención de riesgos que abarquen todas las etapas de la obra, con procedimientos de trabajo seguros por cada actividad y entrega de implementos adecuados a la exposición de cada tipo de riesgo; charlas diarias sobre seguridad por cinco minutos antes del inicio de la obra; compromisos de seguridad firmados por cada trabajador; supervisión diaria de las condiciones estructurales de la obra por profesionales calificados; coordinación con las mutuales; señalización clara y específica; y por supuesto, incentivos.

Fiscalización

Existen varios organismos involucrados en la supervisión y fiscalización de las condiciones de higiene y seguridad en una faena constructiva, como las Mutuales de Seguridad, la Inspección del Trabajo y la Seremi de Salud. “En toda obra o faena que tenga más de 25 trabajadores se debe formar un Comité Paritario de Higiene y Seguridad, que reúna a representantes de los trabajadores y de la empresa. A través de este comité, los trabajadores canalizarán todas sus inquietudes en materia de seguridad, con apoyo permanente del jefe de obra y del Departamento de Prevención de Riesgos respectivo. Si la seguridad es participativa, se evita que cada trabajador tenga que denunciar por su cuenta y que se rompa el buen clima laboral”, asegura Pedro Gac.

Pese a que “el país está en un buen nivel respecto de leyes, decretos y normativas en estas materias, lo anterior se debe materializar con un fuerte compromiso entre empresas y trabajadores con la una visión clara de que la seguridad es responsabilidad de todos y nadie puede ni debe desligarse de ella”, agrega el académico.

Trabajadores contratistas y subcontratistas: ¿quién se encarga de su seguridad?

En Chile, cerca del 68% de los trabajadores que mueren a causa de accidentes laborales proviene de empresas contratistas. La Ley 20.123, vigente desde el 14 de enero de 2007, establece que las empresas principales son responsables solidarias por la salud, seguridad y aspectos previsionales de los trabajadores contratistas. Como explica Pedro Gac, “esto significa que al momento de llegar a un acuerdo comercial, la empresa principal debe exigir a la contratista el cumplimiento de todas las normativas vigentes establecidas en el Código del Trabajo, la Ley 16.744 y otros decretos referidos a estas materias”.

De acuerdo a esta normativa, las empresas contratistas están obligadas a mantener los contratos de trabajo de sus empleados al día; adherir a una mutual; mantener los pagos de sueldos, imposiciones y planillas al día; entregar bajo firma a cada uno de sus trabajadores un reglamento interno de orden, higiene y seguridad; establecer procedimientos seguros de trabajo; y facilitar todos los implementos de seguridad necesarios a sus trabajadores. Además, la empresa principal debe ejercer su derecho a información, para lo cual debe auditar mensualmente a la empresa contratista en estas materias. Todas estas exigencias recaen también en las subcontratistas.

Edición: Universia / RR


Fuente: Mineduc





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad